El Gobierno empezó a tomar nota de un cambio en el clima social que amenaza el esquema de contención

El Gobierno empezó a tomar nota de un cambio en el clima social que amenaza el esquema de contención
Las autoridades intentan mantener a los movimientos lejos de las calles, pero esa tarea se complica por la inflación y las restricciones presupuestarias.
Por Juan Manuel Barca
18.03.2021 13.45hs Política

El Gobierno empezó a tomar nota de un cambio en el clima social motorizado por la suba en los alimentos, la eliminación del IFE y las restricciones presupuestarias. Se trata del recrudecimiento de las protestas piqueteras y el alejamiento de sectores que hasta hace poco apoyaban a Alberto Fernández, una situación que comenzó a exponer las crecientes dificultades de las autoridades para mantener el control de la calle.

El nuevo escenario se vio reflejado en la movilización iniciada este jueves desde las 10 de la mañana por más de 20 organizaciones en distintos puntos del país. Así, en paralelo a la reunión entre el Presidente y los gobernadores de las provincias para analizar la situación sanitaria de la pandemia por videoconferencia, los manifestantes coparon puntos neurálgicos del AMBA en una jornada que concluirá con una concentración en Plaza de Mayo, donde esperan congregar 40.000 personas en Plaza de Mayo.

La medida fue convocada por el Frente de Lucha Piquetero, encabezado por el trotskista Polo Obrero, junto con el MST Teresa Vive y Barrios de Pie (Libres del Sur), con quienes vienen protagonizando acciones conjuntas desde principio de año. Liderada por Silvia Saravia, su agrupación es una de las dos en que se dividió Barrios de Pie en 2018 por las elecciones presidenciales. Mientras Saravia respaldó a Roberto Lavagna, el actual dirigente de Somos Barrios de Pie, Daniel Menéndez, integró el Frente de Todos.

Esas diferencias no impidieron que Saravia apoyara la gestión de Fernández, pero la escalada inflacionaria y los recortes en la política alimentaria motivaron su acercamiento con movimientos opositores. "Alberto Fernández armó la mesa contra el hambre, se planteó que teníamos un rol fundamental, pero lo que sucediendo es un ajuste por la pandemia y las decisiones del gobierno", señaló la dirigente a iProfesional.

Un sector de Barrios de Pie tomó distancia del gobierno por las medidas aplicadas desde fines del año pasado.

Reclamos por recortes en alimentos

Uno de los reclamos principales es el incremento de la asistencia alimentaria. Los movimientos prepararon un "polentazo" en reclamo de la ampliación del cupo de productos que, según denuncian, se vio reducido desde fin de año después de la aprobación del Presupuesto 2021 y la eliminación del IFE. La decisión les fue confirmada por la secretaria de inclusión social del Ministerio de Desarrollo Social, la camporista Laura Alonso, por lo cual varios comedores dejaron de recibir frutas y lácteos.

"Desde el Presupuesto Nacional se han reducido o eliminado las ayudas de emergencias (IFE), privilegiando a los acreedores de la usuaria deuda externa. La asistencia a los comedores populares es pésima. Hay comedores populares que han pasado meses sin recibir alimentos en medio de la pandemia y la recesión que dejó 2 millones de nuevos desocupados", advirtió el líder del Polo Obrero, Eduardo Belliboni.

El dirigente encabeza el Frente de Lucha Piquetero, el paraguas de izquierda bajo el que se agrupan también el MTR Histórico, MTR Votamos Luchar, C.U.Ba. M.T.R./Mido, MAR, M29, Bloque Piquetero Nacional (T.Or.Re, Agrupación Armando Conciencia, RUP, O.T.L.), MTR 12 de Abril, FDU, Buel, A. Trabajar, Organización 17 de Noviembre (M.D.L, La William Cooke, Mujeres en Lucha), MTL Rebelde, M.B.T, Frente de la Resistencia.

Desde ese espacio, Belliboni rechazó la creación del "registro piquetero" oficializado la semana pasada por el Ministerio de Trabajo, en respuesta a un reclamo de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). La medida apunta a reforzar la representación institucional de las organizaciones oficialistas mediante el control de sus padrones, la realización de elecciones y la recaudación de una cuota. Ese regimen, similar al de los sindicatos, le permitiría a la UTEP integrarse a la CGT.

"El gobierno nacional actúa para tratar de contener y regimentar al movimiento piquetero. En el marco de su plan de pacto social ha lanzado por medio de una Resolución del Ministerio de Trabajo, la creación del Registro de Asociaciones de Trabajadores de la Economía Popular y de Subsistencia Básica: un instrumento para "institucionalizar" los reclamos populares y regimentar las organizaciones piqueteras, otorgándole mayores potestades al Estado", denunció el referente del Polo Obrero.

El ministro de Trabajo lanzó un
El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, lanzó un "registro piquetero" para reforzar el diálogo con las organizaciones oficialistas.

Tensiones en el Frente de Todos

La UTEP es la filial piquetera del Frente de Todos encabezada por Esteban "Gringo" Castro", quien el fin de semana participó del "Lujanazo" junto al titular de la central obrera, Héctor Daer. Del conglomerado oficialista también participa Emilio Pérsico (Movimiento Evita), Daniel Menéndez (Somos Barrios de Pie), Juan Grabois (MTE) y Juan Carlos Alderete (CCC). Tanto Pérsico como Menéndez son funcionarios de Desarrollo Social, mientras que Alderete es diputado por el oficialismo.

Con el apoyo de la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, ese sector impulsó inspecciones a los supermercados para controlar los precios, una medida que permite redireccionar el malestar por la inflación fuera de las calles. En el Gobierno, mientras tanto, aseguran que están en su "mejor momento" con la UTEP. "La semana pasada fue todo amor, hasta incluso estuvo presente Juan Grabois", señalaron fuentes del Ministerio de Trabajo, en referencia al lanzamiento del registro de la economía popular.

Ese esquema de contención, sin embargo, empezó a resquebrajarse esta semana. Así lo evidenció la sorpresiva protesta realizada ayer por la CCC, un agrupamiento que retornó a las calles después de varios meses de mantener un perfil bajo. Fue en reclamo de la aplicación del aporte extraodinario a las grandes fortunas, paritarias libres, la suspensión del pago de la deuda externa, vacunas y la sanción de la ley de techo, tierra y trabajo, un proyecto presentado por Alderete que aún sigue sin ser tratado.

El otro dato político en el ámbito piquetero es la confluencia concretada este jueves con la participación novedosa de un sector de la izquierda "popular" que venía realizando medidas por separado. Ese es el caso del FOL Unidad, FAR, FOB Autónoma, OLP Resistir y Luchar, Igualdad Social, Movimiento de los Pueblos, FPDS Corriente Plurinacional, Mulcs, Izquierda latinoamericana Socialista.

Los principales reclamos de la convocatoria son el aumento del salario mínimo al nivel de la canasta básica -en febrero fue de $58.000-, garantizar la conectividad y wifi a la juventud pobre para poder estudiar, tierra y vivienda, y alimentos para los comedores populares. "La canasta de pobreza triplica el salario mínimo y la verdadera canasta familiar, que incluye alquiler, educación de los hijos, etc., resulta inalcanzable para para la inmensa mayoría de los y las trabajadores", informaron en un comunicado.

Política en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído