Lobby: quiénes son los ganadores y perdedores tras las elecciones en Corrientes

Lobby: quiénes son los ganadores y perdedores tras las elecciones en Corrientes
La reelección de Valdés, acompañado en fórmula por Pedro Braillard Poccard, reafirmó el predominio del radicalismo en una provincia que controla desde 2001
Por Claudio Mardones
31.08.2021 07.00hs Política

Las elecciones a gobernador de Corrientes, que este domingo concluyeron con la reelección del radical Gustavo Valdés por el 75% de los votos, se metieron de lleno en la agenda nacional a dos semanas de las PASO. El resultado confirmó los mejores pronósticos que tenía la UCR para el comicio y reforzó la ofensiva que impulsa el partido para disputarle al PRO el liderazgo de Juntos por el Cambio.

Sin embargo esta visita a las urnas se concretó en un clima muy enrarecido por el ataque a balazos que sufrió el diputado provincial del FdT, Miguel Arias, durante el cierre de campaña de su fuerza en la localidad de Tapebicuá. El caso conmocionó a todo el país y sigue sin esclarecimiento, pero no tuvo impacto en el resultado de este domingo.

La reelección de Valdés, acompañado en la fórmula por el senador nacional Pedro Braillard Poccard, reafirmó el predominio del radicalismo en una provincia que controla desde 2001, cuando se realizaron las primeras elecciones a gobernador luego de la intervención federal que aprobó en 1999 el Congreso Nacional a partir de un proyecto presentado por el entonces presidente Fernando de la Rúa.

En las ejecutivas de 2017, cuando peleó por la sucesión de Ricardo Colombi, Valdés venció al candidato peronista Carlos "Camau" Espínola. El Encuentro por Corrientes (ECo), marca provincial de JxC, cosechó el 54,05% y le sacó una ventaja de 9 puntos al 45,20% que había obtenido el Frente Corrientes Podemos Más.

Cuatro años después, el oficialismo correntino, que es hegemonizado por el radicalismo, llegó al 76% de los sufragios y le sacó 50 puntos al Frente Corrientes de Todos, que llevaba como candidato a gobernador el exintendente capitalino Fabián Ríos, secundado en la fórmula por el senador Martín Barrionuevo. El aspirante llegó al primer lugar en la lista como parte de una larga negociación en la que se involucró el Gobierno para cerrar una lista de unidad, pero este domingo esa escudería obtuvo el 24% y registró una de las peores elecciones del peronismo en la provincia.

Los porcentajes revelan que el radicalismo local se quedó con más de la mitad de los votos que cosechaba el peronismo hasta 2017, dentro de un padrón que este domingo contó con 870.000 correntinas y correntinos habilitados para votar. La geografía que dejaron las urnas también configuran una tendencia que podría repetirse dentro de dos semanas, cuando los mismos votantes participen de las primarias nacionales del 12 de septiembre.

Los primeros balances de la conducción radical sirvieron para redoblar la ofensiva opositora contra el Gobierno a partir de este lunes. Con los números en la mano, en la conducción partidaria consideran que la migración de votos del peronismo son parte de un voto castigo a la gestión nacional de la pandemia y la economía, dos lecturas que alimentan el discurso proselitsta de JxC.

Envalentonados por el 75%, proyectan esa tendencia y aseguran que es el anticipo de lo que sucederá en las PASO, aunque el padrón correntino es una porción ínfima del total nacional, con una participación que no superó el 65%. Algunos dirigentes sueñan con un "efecto contagio" en el norte, aunque los indicios positivos para JxC se reducen a las dos provincias que administra la UCR en una región del país donde el PJ nunca perdió predominio.

El revés que sufrió el peronismo correntino ocurrió en un marco de unidad, supervisado por el ministro de Desarrllo Social, Juan Zabaleta, que a principios de año fue designado interventor del Partido Justicialista provincial. Los esfuerzos no alcanzaron y sumaron otro número negativo que los ensombreció.

El peronismo correntino estuvo supervisado por el ministro de Desarrllo Social, Juan Zabaleta

Fue con la derrota sufrida en la capital provincial, donde el vicegobernador Gustavo Canteros, que rompió con Valdés y se pasó al peronismo, perdió este domingo como candidato a intendente frente al mandatario comunal Eduardo Tassano, que obtuvo la reelección y mantuvo el control de la UCR en ese distrito clave por la misma diferencia que obtuvo a nivel provincial.

Los resultados revitalizaron al partido y fueron recibidos por toda su dirigencia, aunque no viajó ningún representante del macrismo a nivel nacional. La ausencia de dirigentes del PRO contrastó con la nutrida presencia radical.

Estuvieron el titular del Comité Nacional, Alfredo Cornejo, su antecesor durante la fundación de Cambiemos, Ernesto Sanz, los jefes de las bancadas parlamentarias, Mario Negri y Luis Naidenoff, el senador nacional Martín Lousteau y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, que viene de revalidar su poderío en las legislativas del 27 de junio, donde el Frente Cambia Jujuy se quedó con 18 de las 24 bancas que renovaba la legislatura provincial a partir de una cosecha del 42% de los votos.

La reelección pone a Valdés en un lugar de mayor peso dentro de la UCR y lo ubica en un lugar expectante en la pelea por la conducción del partido, que está en manos de Cornejo hasta fin de año. Morales busca sucederlo al frente del Comité Nacional, como otro paso para afianzar su precandidatura presidencial para 2023.

La reelección de Valdés reafirmó el predominio del radicalismo

Para entonces falta una eternidad, pero el interés de Morales no se contradice con la estrategia general del partido de disputarle al PRO el control de JxC en todos los frentes posibles.

El cacique jujeño quiere medirse dentro de dos años con el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta para definir la candidatura presencial de la alianza opositora, pero está dispuesto a realizar una elección interna con los demás dirigentes del radicalismo que piden pista para disputar ese puesto, como Cornejo y el actual precandidato a diputado nacional por Buenos Aires, Facundo Manes.

Corrientes es la primera de las dos provincias que este año eligen gobernador. El 14 de noviembre, cuando se concreten las generales, también habrá comicios ejecutivos en Santiago del Estero, que también fue intervenida en 2004 por una ley del Congreso a partir de una iniciativa firmada por el entonces presidente Néstor Kirchner. La provincia es gobernada por Gerardo Zamora, del Frente Cívico, que buscará otra reelección como un aliado clave del Frente de Todos.