Tensión en el Gobierno: una crisis política con final incierto

Tensión en el Gobierno: una crisis política con final incierto
Resultados, Renuncias Mediáticas, Reformas y Cambios. Una crisis política del oficialismo con final incierto que puede golpear a la economía
Por Carlos Arbia
16.09.2021 07.48hs Política

Resultados, Renuncias Mediáticas, Reformas y Cambios. Una crisis política del oficialismo con final incierto que puede golpear a la economía. No se sabe por ahora si hoy habrá algún tipo de definición de la pelea por los cambios de gabinete que por el momento mantienen el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Lo concreto es que el miércoles Alberto Fernández decidió resistir la presión que desató el sector político que responde a CFK

No hubo cambios, pero nada asegura que no los habrá en los próximos días. Lo concreto es que el presidente decidió contraatacar y rodeado de los ministros que le responden, los funcionarios que no funcionan de acuerdo al análisis del kirchnerismo, y mientras arreciaba la ola de renuncias presentadas por ministros, secretarios y directores de organismos descentralizados del kirchnerismo.

Con respecto a la decisión de Alberto Fernández, un histórico ex funcionario que acompañó mucho tiempo al fallecido ex presidente Néstor Kirchner comentó a iProfesional que "el kirchnerismo quiso hacer con Alberto lo mismo que hicieron Néstor y Cristina en Santa Cruz, cuando echaron a los gobernadores Sergio Acevedo, Carlos Sancho y Daniel Peralta quienes sucedieron a Néstor en la gobernación de esa provincia y lo más importante es que hasta ahora resistió". 

El ex funcionario agregó además que "el Presidente pudo haber hecho lo que siempre hicieron la mayoría de los que confrontaron internamente con Néstor y CFK que es agachar la cabeza y aceptar sus órdenes. El optó por mantenerse en su posición, consciente de las consecuencias que podía acarrear, pero convencido de que adoptando medidas concretas desde su administración y poniéndose la campaña al hombro, el escenario desfavorable del domingo pasado podía revertirse y así se lo hizo saber a la vicepresidenta el martes por la noche en una reunión de ambos a solas en Olivos".

Este clima negativo provocó que se redujeran las ganancias en acciones y bonos obtenidas tras las PASO del domingo pasado, cuando la derrota abultada del oficialismo había causado un impacto favorable a los inversores. 

Para comenzar a entender el por qué de esta crisis hay que analizar los resultados de las elecciones PASO del domingo pasado. En ese aspecto hay que señalar que la mayoría de los encuestadores y consultoras plantea en sus recientes informes que será muy difícil para el oficialismo revertir esos resultados que han provocado la peor derrota electoral del kirchnerismo. 

Resultados, Renuncias Mediáticas, Reformas y Cambios. Una crisis política del oficialismo con final incierto que puede golpear a la economía
Resultados, Renuncias Mediáticas, Reformas y Cambios. Una crisis política con final incierto que puede golpear a la economía

"Esta PASO tiene toda la pinta de ser una muestra electoral contundente que se modificará muy poco en la elección general de noviembre. Luce tipo 2017 donde PASO y general fueron prácticamente lo mismo. El resultado está casi puesto. No hay mucha magia para hacer en dos meses para dar vuelta la historia, ni política ni económicamente hablando" dice un reciente informe de la consultora M&S. 

La novedad a testear en 2021 era que nunca había ido a competir electoralmente con 50% anual de inflación. En la PASO, la economía pasó factura con los bolsillos de una gran parte de los argentinos muy deteriorados.

El análisis va más adelante y explica que si se extrapolara la votación - encuesta del 12 / 9 a la elección definitiva del 14 / 11, surgen dos consideraciones. La primera es que quedaría un Congreso sin mayoría en ninguna de las dos Cámaras.

En Diputados, la primera minoría sería de Juntos por el Cambio con un bloque de 119 miembros, a 10 del quorum.  En el Senado, la primera minoría sería del Frente de Todos con un bloque de 35 miembros, a 2 del quorum propio. O sea, sería un Congreso más equilibrado, con más necesidad de negociar leyes.  En segundo lugar, con respecto a la presidencial 2023 manifiesta que si en noviembre se replicara el triunfo de Juntos por el Cambio de septiembre, crecería la chance de un gobierno no K a partir del 10 de diciembre de 2023. 

En seis de las últimas ocho elecciones (1987, 1993, 1997, 2001, 2005 y 2013) el resultado de la legislativa previa a la presidencial fue un buen anticipador de lo que ocurrió después: quien ganó la legislativa, ganó la presidencial que ell oficialismo perdió contra Juntos en la provincia de Buenos Aires (37% del padrón nacional): 38% de los votos contra menos de 34%. 

La causa excluyente de la derrota bonaerense fue que por primera vez sacó menos de 40% en el Conurbano más K: el Frente de Todos le ganó a Juntos, pero apenas 39 a 30. 

El estudio agrega un dato fundamental. Solo en dos oportunidades el resultado de una legislativa anticipó mal la presidencial de dos años después

En 2009 el kirchnerismo perdió, pero después fue reelecta Cristina Fernández en 2011 y en 2017 (Cambiemos ganó, pero después no fue reelecto Mauricio Macri en 2019. En ambos casos, lo que cambió la historia fue la economía: la bonanza en 2011 y la malaria en 2019. Será muy difícil que en esta oportunidad se generara una bonanza en 2022 y 2023 que salvara al oficialismo de una derrota en la presidencial que viene. 

Es verdad que para la elección presidencial faltan dos años, pero para las próximas legislativas menos de dos meses. Por ese motivo pesará mucho más la respuesta oficial de para dónde irá el gobierno con la política económica que la expectativa más favorable de mediano plazo respecto a un 2024 con un Presidente de otro signo partidario. Por lo tanto, la fragilidad macro y la tensión cambiaria se superpondrán con la contundente derrota oficialista en las PASO y con la respuesta oficial respecto a qué hacer con la política económica, en los próximos dos meses hasta la elección general y en los próximos dos años hasta la presidencial. 

Todos apuntan contra Guzmán

En lo económico importa mucho para el mercado financiero y el mundo empresario como se resolverá la pelea dentro del Gobierno entre el ala más cercana al presidente que conforman el ministro de Economía, Martin Guzmán, al parecer perdonado por CFK al hacer correr el rumor que ella no quiere la renuncia de Guzmán y los funcionarios que responden al Gobernador bonaerense, Axel Kicillof, quien el martes pasado criticó la visión fiscalista de la economía que tiene el ministro. 

En ese aspecto hay que descartar que una de las renuncias mediáticas del miércoles fue la de la secretaria de Comercio, Paula Español, que responde al gobernador. 

Guzmán parecía uno de los crucificados por la vicepresidenta, que viene reclamando que los "funcionarios que no funcionan" den un paso al costado. La sorpresa es que, ayer en plena crisis de gabinete, CFK se comunicó con el titular del palacio de Hacienda para asegurarle que nunca había solicitado su renuncia. 

"Quiero decirte que en ningún momento pedí tu renuncia" fueron palabras de la vicepresidenta resonaron en los oídos de Martín Guzmán mientras las pantallas de los canales de noticias mostraban los febriles movimientos de funcionarios en la Rosada, que acudían al llamado de Alberto Fernández para surfear la ola provocada por la renuncia en masa de los ministros kirchneristas. 

La renegociación de un acuerdo con el FMI podría favorecer al ministro, pero hay varios economistas que suenan para reemplazarlo. Entre ellos el ex presidente del BCRA Martin Redrado, el ministro de Desarrollo bonaerense, Augusto Costa, y el ex viceministro de Economía Emanuel Alvarez Agis. Pero podría aparecer un tapado que nadie tiene en cuenta por ahora. 

Desde el kirchnerismo acusan a Guzman de sentarse sobre la caja en los primeros meses del año: hasta julio solamente tuvo un déficit primario de 0,7% del PBI, cuando el objetivo anual llega a entre 4,2% y 4,5% del Producto Bruto. Esa suerte de disciplina fiscal estuvo explicada por los ingresos extra por las retenciones, en el marco de la suba del precio de los commodities, y en el impuesto extraordinario a la riqueza.

Desde el kirchnerismo acusan a Guzman de sentarse sobre la caja en los primeros meses del año
Desde el kirchnerismo acusan a Guzman de sentarse sobre la caja en los primeros meses del año

Crece la figura de Sergio Massa

Desde los dos sectores enfrentados rescatan la tarea conciliadora del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que se reunió ayer en el Congreso con el diputado Maximo Kirchner. De acuerdo a lo que pudo investigar iProfesional, el líder del Frente Renovador promueve una modificación de los ministerios y quiere evitar ser el futuro jefe de Gabinete.

Los equipos técnicos de Massa promueven la creación de dos llamados "superministerios": el de Economía, Producción y Desarrollo para manejar todo lo referido al aspecto económico y el de Trabajo y Desarrollo Social para abordar la problemática del empleo y la transformación de los planes sociales en empleo genuino. 

Con esta reforma se reduciría la cantidad de ministerios y se daría una señal de baja futura del gasto público. En caso de lograr este objetivo se irían el ministro de Desarrollo Productivo, Matias Kulfas, y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, otro de los apuntados por el kirchnerismo. Los candidatos a esos superministros serían el propio Massa o un economista de su confianza y el actual ministro de Desarrollo, Social, Juanchi Zavaleta

Para la jefatura de Gabinete el elegido en el futuro sería el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde

os dos sectores enfrentados rescatan la tarea conciliadora del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa
Los dos sectores enfrentados rescatan la tarea conciliadora del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa

Por el momento los funcionarios que responden a Alberto Fernández no se acoplaron a la estrategia impulsada por Cristina Kirchner para presionar al Presidente a reformar el Gabinete. La jugada se suma a otros gestos similares en los gobiernos de la provincia de Buenos Aires y de Santa Cruz, también gestionados por gobernadores del kirchnerismo, que tuvieron lugar en el comienzo de la semana, pocas horas después de la derrota en las PASO. 

La reunión del presidente con los ministros que no presentaron la renuncia terminó cerca de las 21.15 y minutos después, pasadas las 21.30, Alberto Fernández dejó la Casa Rosada en helicóptero para dirigirse a la Quinta de Olivos. No hubo declaraciones ni definiciones. Antes, el mandatario mantuvo un breve encuentro con Aníbal Fernández, ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner. 

"Vine a hablar con el Presidente de política. Charlamos de política, no me ofreció nada, no le pedí nada", respondió a la salida del encuentro. Además, sostuvo que "las renuncias son algo simbólico, se ponen a disposición del Presidente" y que, por ende, es el primer mandatario el que definirá si las acepta o no. Y aseguró: "No hay ningún quiebre en el Gobierno".

Con un nivel de actividad muy bajo que aun recuperándose solo puede volver a bajo nivel de 2019 la intención del kirchnerismo era redoblar la apuesta para mejorar los bolsillos de los argentinos pero al parecer el presidente Alberto Fernández no está de acuerdo con un paquete de auxilio para los sectores más golpeados por la pandemia como el que se iba anunciar hoy. 

Entre esos aspectos podemos citar un aumento de los valores de las jubilaciones y pensiones, una nueva mejora de la AUH y aumentos en los planes sociales y créditos a tasa subsidiada todo a través de una mayor emisión monetaria que probablemente generará más inflación y más déficit fiscal. Por el momento esos anuncios fueron frenados hasta que la crisis se solucione.