04.12.2021
DÓLAR
100.25 / 106.25 0.00%
BLUE
197.50 / 200.50 0.00%

Las 6 claves de la elección del domingo: el Congreso que viene, el día después para el Gobierno y el rol de Cristina

Las 6 claves de la elección del domingo: el Congreso que viene, el día después para el Gobierno y el rol de Cristina
Una consultora enumera los puntos salientes del análisis de los próximos comicios legislativos y del día después del Gobierno y la política
Por Dolores Olveira
12.11.2021 17.44hs Política

El Congreso que viene, el día después para la gobernabilidad y las peleas que se adelantan para 2023 son algunas de los puntos a analizar con la mira en las próximas elecciones.

A horas de las elecciones legislativas Poliarquia planteó las claves para entender el contexto en que se desarrollarán y las implicancias formales y políticas que tendrán sus resultados.

1. El "Plan Platita" no cambió el humor social

Hasta un mes antes de las elecciones PASO el clima social venía mejorando, por el fin de la pandemia, la vacunación, el fin de la cuarentena y la suba del nivel de actividad y consumo, así como una desaceleración de la inflación.

Pero el Olivosgate, con la publicación de fotos de festejos en plena pandemia, fue un punto de inflexión y frenó la incipiente recuperación que tenía el oficialismo en la opinión pública.

Desde entonces, los indicadores de humor social han mostrado retrocesos. Los intentos del Gobierno de encauzar la campaña electoral, renovar el discurso proselitista y anunciar medidas de ayuda económica y social no han tenido impacto.

2. El gobierno no revirtió el clima negativo de campaña y cometió múltiples errores

A la caída de los indicadores, se suman señales de carácter más subjetivo que dan cuenta de que el Gobierno no fue capaz de revertir la situación. Desde las PASO se sucedieron los siguientes hitos negativos:

Disputa pública entre el Presidente y la vice.

Crisis del gabinete e incorporación de funcionarios con alto nivel de rechazo social como Aníbal Fernández o Juan Manzur.

• Desacertadas declaraciones en torno al conflicto mapuche que puede costarle votos al oficialismo en el Sur, donde perdieron en todas las provincias de la Patagonia.

• Declaraciones de Alberto Fernández sobre la integración de Córdoba al país.

• Fallidos en materia internacional, incluyendo el posicionamiento argentino sobre las elecciones en Nicaragua.

• Resurgimiento de la inseguridad en la agenda pública más las reacciones sociales a los últimos hechos de violencia en el conurbano bonaerense.

El plan
El plan "platita" no tuvo el impacto esperado por el Gobierno.

Lo que viene a partir de  día después

3. El lunes es más importante que el domingo

La tensión respecto del día después es muy grande porque estas elecciones legislativas representan un punto de inflexión en la relación entre el peronismo y el kirchnerismo.

El resultado del domingo podría representar nada menos que el principio del fin del papel central del kirchnerismo después de 18 años, tanto al interior del peronismo como en el conjunto de la política argentina.

Se acentuará la crisis de liderazgo en el oficialismo con el riesgo de un vacío de poder que implique dificultades para la gobernabilidad.

Cristina Kirchner se encuentra débil y encerrada políticamente, pero no se advierten figuras de recambio en el peronismo, considerando el deterioro de la imagen de sus principales figuras, empezando por Alberto Fernández, quien pudo haber sido una alternativa de poder aglutinante a partir de 2020.

De todas formas, el resultado electoral influirá sobre el conflicto posterior: si el oficialismo consigue recuperar terreno perdido, la conflictividad interna será menor.

4. CFK se encuentra debilitada y sin buenas opciones

El principal interrogante es qué hará Cristina Kirchner ante una eventual una derrota que, en cualquier caso, significaría la certeza de su declinación.

Se abren aquí tres posibilidades:

Radicalizar su posición y su distanciamiento con Alberto Fernández, apoyándose en su núcleo duro y atribuyendo la derrota a una desviación de sus convicciones.

Esto parece poco probable la primera opción, debido al escaso margen de maniobra frente a la situación crítica de la economía, con una segura reacción negativa de los mercados, y ante un peronismo que acotará y discutirá cada vez más las decisiones de la vicepresidenta.

Radicalizar y romper tendría un costo enorme para ella y su entorno, pero si el kirchnerismo ve que todos los caminos conducen a ningún lado, tal vez opten por, al menos, mantener su relato y base electoral.

Intentar intervenir el Gobierno, vaciando de poder a Alberto Fernández.

La intervención del Gobierno parece poco probable porque ya la ejecutó después de las PASO, jugando mucho para conseguir poco.

Adoptar un bajo perfil y permita al Presidente avanzar en un programa económico.

Tomar distancia del gobierno y desaparecer en momentos críticos es una reacción que CFK ya mostró en el pasado, el interrogante es cuánto tiempo se podrá sostener frente a los desafíos económicos y sociales que se avecinan.

El Congreso podría convertirse en un terreno hostil para la coalición de Gobierno.
El Congreso podría convertirse en un terreno hostil para la coalición de Gobierno.

5. El peronismo tradicional se apresta a abrir la pelea por la sucesión

El peronismo no kirchnerista aguarda los resultados del 14 con el convencimiento de que después de una derrota nacional adquirirá un rol más protagónico, aumentando su influencia y ocupando un rol significativo. Eso dependerá del desempeño electoral de algunos gobernadores e intendentes.

La sucesión es particularmente delicada, debido a que sucederá mientras el peronismo administra el país. El único antecedente es 1974, con motivo de la muerte de Perón. Las circunstancias no son las mismas, pero los riesgos para la gobernabilidad existen como entonces y no deben ser menospreciados.

6. La oposición siente la vuelta cerca, pero son muchos los que querrán llegar primero

A Juntos por el Cambio se le abrirá una oportunidad crucial de cara a 2023, que implicará, sin embargo, importantes desafíos.

El principal e inmediato será la actitud a adoptar frente a un Gobierno débil, con una agenda muy compleja y dos años de mandato por delante.

La hoja de ruta a seguir por JxC dependerá del consenso que surja entre moderados y radicalizados. El dilema oscilará entre cuánto debe contribuir la oposición para garantizar la gobernabilidad y cómo evitar quedar comprometido con una administración que perdió la confianza de la sociedad.

Mirando el mediano plazo, parece claro que la oposición debe resolver también su sucesión. La puja entre Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta, y el desafío a ambos por parte del radicalismo, recrudeció durante esta campaña.

Las tensiones y la competencia interna deberán ser resueltas en algún momento de forma coordinada y pacífica si la coalición opositora quiere reafirmar sus chances para 2023, sobre todo considerando que un deterioro de la situación económica del país y política del peronismo puede conducir a una crisis social que termine de expandir a la mayoría de la sociedad las expresiones antisistema.