01.12.2021
DÓLAR
100.00 / 106.00 0.00%
BLUE
198.50 / 201.50 0.25%

¿El Frente de Él, el Frente de Ella o el Frente de Todos?: cuáles serán los caminos de Alberto y Cristina

¿El Frente de Él, el Frente de Ella o el Frente de Todos?: cuáles serán los caminos de Alberto y Cristina
Cómo será la convivencia del Presidente y la Vice luego de las elecciones legislativas. Qué caminos transitarán en los años de gobierno que restan
Por Carlos Arbia
15.11.2021 09.06hs Política

Esta vez para no explicar la derrota en las elecciones legislativas la puesta en escena fue muy distinta a la de las PASO. Él, el presidente Alberto Fernández, habló desde Olivos con traje y corbata y dio un mensaje con una impronta institucional. Estaba solo. 

Luego que se transmitieran sus palabras a todo el país Fernández llegó al búnker del Frente de Todos en Chacarita para saludar a los candidatos y a la militancia. También los invito a llenar la plaza de mayo el próximo 17 de noviembre en el que se celebra el Día de la Militancia. Ella, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner estaba por razones de salud en su domicilio de Recoleta 

Hora antes por la mañana muy temprano Él le adelantaba a la prensa: "Me preguntan a mí, no sé qué es lo que va a hacer Cristina. No lo digo con sentido irónico, pregúntenle a ella. Ayer hablé con Cristina, habla siempre con Cristina, pero no hemos hablado ni en qué momento nos encontramos, a qué hora vamos, ni nada de eso. No tiene sentido irónico, dije 'no sé pregúntenle a ella', porque la verdad no sé", repitió Alberto Fernández frente a un grupo de colaboradores que desayunaba muy temprano con él luego de votar. La vicepresidenta no le había adelantado que ella no iba a estar en el búnker del Frente de Todos en Chacarita. Tampoco que ella, si avisarle a Él, enviaría un twiter a media tarde para explicar que por razones de salud no asistió a ese lugar.

Por las declaraciones y acciones de ambos- Él y Ella- podemos concluir que las diferencias continúan. Ese es el gran problema dentro del Frente de Todos (FdT) que estas elecciones legislativas no han solucionado qué hará él en el futuro. Cumplirá la promesa que hizo anoche a través de un mensaje grabado de llamar a la oposición para consensuar un programa económico para cerrar la renegociación con el FMI. Que hará la vicepresidenta, que ha perdido la mayoría en el senado algo que antes de las PASO del 12 de septiembre era casi impensado. ¿Cuáles son los caminos desde el punto de vista de la política económica que puede tomar el gobierno en vista a los dos años de mandato que quedan de Él y Ella o del Frente de Todos?

Con respecto a lo que hará el gobierno en el aspecto económico el presidente lo explicó así: "quiero anunciar que, en la primera semana de diciembre de este año, enviaremos al Congreso de la Nación un proyecto de ley que explicite el Programa económico plurianual para el desarrollo sustentable. Ese programa contemplará los mejores entendimientos que nuestro gobierno haya alcanzado con el staff del FMI en las negociaciones que lidera nuestro ministro de economía, Martín Guzmán, sin renunciar a los principios de crecimiento económico e inclusión social a los que me he referido previamente ". 

También agregó que: "esta es una decisión política que cuenta con el pleno aval del Frente de Todos. Ha sido el fruto del trabajo conjunto con la Vicepresidenta de la Nación, el Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y mi gabinete de ministros y ministras". 

La gran duda en el mercado financiero y en el sector empresarios es si el gobierno endurecerá su política por completo. En particular las relaciones con el FMI ya que no es posible un acuerdo con el organismo con la actual política económica y tampoco queda mucho tiempo debido a las reducidas reservas internacionales líquidas que tiene el BCRA en la actualidad.

Los caminos de Alberto y Cristina: Juntos o Separados
Los caminos de Alberto y Cristina: ¿juntos o separados?

Lo que viene

Con un escenario de esas características es factible que la brecha cambiaria se pueda ampliar y que esas reservas se agoten antes de fin de mes. En la última semana el BCRA vendió casi 650 millones de dólares, equivalentes al 20% de su stock de reservas netas y se podría quedar sin dólares físicos para intervenir en el mercado. La sombra de una devaluación del peso está sobrevolando sobre las cabezas del ministro Martin Guzman y del presidente del BCRA Miguel Pesce.

Con respecto a los caminos que podría seguir en el futuro la política económica del gobierno hay 4 aspectos que debemos destacar: el dólar, la inflación, la emisión monetaria y el nuevo acuerdo con el FMI. 

De acuerdo a un trabajo de la consultora Inveq dirigida por el economista Esteban Domeq las opciones que se le abren al gobierno son tres. Un giro hacia la racionalidad económica, una mayor radicalización o aguantar hasta que la economía reviente

Por el momento una gran parte de analistas consultados por iProfesional creen que el camino del giro ortodoxo luce casi imposible de realización en particular si no se solucionan las diferencias entre Él y Ella. "Con una probabilidad de ocurrencia tendiendo a cero, este camino implicaría un cambio rotundo del enfoque que el gobierno viene teniendo hasta el momento con respecto a la política económica, se deberían modificar incluso medidas tomadas hace muy poco tiempo, pero sería el camino más directo para lograr un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y re perfilar el esquema de vencimientos con el organismo multilateral" explica el trabajo de Invec. 

Esto implicaría en términos generales que habría que instrumentar una gran cantidad de reformas que son las que la economía argentina necesita para salir de una vez por todas de la segunda década perdida de su historia (el PBI per cápita se encuentra 15% por debajo de los valores de hace diez años). 

En el actual contexto resulta casi improbable que se pueda realizar un cambio tan drástico más aún teniendo en cuenta que en el corto plazo se deberán pagar costos altos en términos de ajustes económicos que solo comienzan a dar resultados positivos en el mediano plazo. Un giro de este tipo debería ser acompañado por un cambio en la conducción del equipo económico, con el ingreso de algunos nombres de peso para cambiar las expectativas. Él, el presidente dijo que por el momento no hará cambios en el gabinete. Además si se observa la derrota del oficialismo por casi 10 puntos en la elecciones legislativas en todos el país por el momento es difícil imaginar un segundo mandato del Frente de Todos, ¿Qué sentido tiene comenzar hoy un ajuste económico que pedirá el FMI para dejarle todo servido en bandeja a la oposición dentro de dos años?

El segundo camino que plantea el informe de Inveq es una mayor radicalización de la economía en particular más cepo al dólar, más controles de precios, más emisión monetaria, más subsidios económicos. "Si el gobierno decide explorar esta vía lo empezaremos a saber con el correr de los días en caso de que se concreten algunos rumores de cambios de gabinete que han estado dando vueltas en las últimas semanas. Este camino consistiría en una profundización del esquema de los últimos dos meses: congelamientos de precios y tarifas, mayor represión financiera y cambiaria y niveles de emisión monetaria necesarios para cubrir el desequilibrio fiscal" describe el trabajo de la consultora.

Un camino intermedio que plantean Invec y otras consultoras económicas es "hacer todo lo que la economía necesita sin hacer los ajustes necesarios y hacer todo lo que la economía necesita para provocar una crisis peor a la actual". ¿En qué consistiría esto? "Básicamente no se encararía ninguna solución de fondo de los múltiples desequilibrios que tiene hoy la economía argentina, pero al menos se procuraría no continuar agravándolos como en los dos últimos años. Se intentaría lograr un "acuerdo light" con el Fondo Monetario para despejar el horizonte de vencimientos y poder acceder a dinero fresco de otros organismos internacionales, como está planeado en el Presupuesto 2022 (que aún el Congreso no trató ni siquiera en comisiones) y a cambio el gobierno se comprometería a detener el proceso de distorsión de precios relativos, hacer algunas modificaciones al esquema cambiario vigente e intentar contener las demandas sociales" dice el estudio.

Estas medidas llevarían a la economía a un nuevo escalón inflacionario más alto que el que tenemos hoy y cercano quizás a una tasa de inflación interanual del 65%/70%, lo cual políticamente implica un gran desafío para transitar dos años más de gobierno. Sin embargo, este sería el costo que el gobierno pagaría para minimizar las probabilidades de una crisis abrupta que lo pueda tomar por sorpresa en algún momento de los próximos meses, situación que sería mucho más grave de manejar en términos políticos internos y en términos sociales.

Cómo será el panorama electoral post elecciones?1¿
Cómo será el panorama financiero post elecciones?1¿

Esto implicaría en materia cambiaria ir hacia un crawling peg más rápido que el 1% mensual que se observa desde mayo pasado para hacerlo coincidir con la tasa de inflación mensual y que el tipo de cambio real deje de atrasarse (desde mayo cayó 12,5%) y probablemente un levantamiento de algunas restricciones cambiarias que podrían llevar a un desdoblamiento del mercado con un segmento comercial controlado y un segmento financiero libre. 

Con respecto a los precios controlados como el de las tarifas públicas, difícilmente se avance hacia una recomposición del precio real de las tarifas perdido en los dos últimos años, pero sí se podría llegar a negociar una actualización a un ritmo más cercano al de la inflación general para intentar limitar el atraso tarifario en los dos próximos años. Para tomar noción de este fenómeno, si durante 2022 y 2023 se repitiera el atraso tarifario de 2020-2021 en el año 2024 habría que multiplicar por cuatro el valor de una factura de electricidad en el AMBA para que este vuelva a los valores reales del 2019.

El economista y diputado electo por CABA Javier Milei explicó a iProfesional que "en las actuales condiciones con la inflación subiendo, con la emisión monetaria descontrolada y con un peso que no quiere nadie el país se encamina a una crisis parecida al Rodrigazo del 75 porque se va a destruir la demanda de dinero y eso será letal para el kirchnerismo".

De acuerdo a un reciente estudio de la consultora MS los próximos dos años que vienen serán un período de interacción extrema entre política y economía. Intrínseca en el sentido de inherente al período histórico que se viene, una inestabilidad que estará en la esencia, en la raíz de lo que serán 2022 y 2023. 

Qué posibilidad ahí que el presidente retome el manejo del gobierno considerando que el oficialismo y la vicepresidenta perdieron la mayoría en el senado en esta elección. Qué posición adoptará Ella. Confrontará, cooperará o no con el presidente lo acompañará o dará un paso al costado. Qué postura adoptarán los gobernadores e intendentes del partido justicialista. Cómo serán los movimientos en ambas cámaras de Diputados y Senadores oficialistas en el Congreso. Cómo se reacomodarán las figuras de La Campora y el justicialismo en la provincia de Buenos Aires luego de la reciente elección.

Con todas estas preguntas sin responder no puede descartarse que en los próximos meses haya problemas de gobernabilidad como tampoco más cimbronazos macro. Pensar en las PASO de septiembre del 2023 es pensar en el muy largo plazo y ni que hablar de las presidenciales de ese año. Los últimos cimbronazos económicos fueron "El Rodrigazo" en los setenta luego de la muerte de Juan Perón, "La Hiper" de Raúl Alfonsín a fines de los ochenta y el fin de "La  Convertibilidad'' en el 2001. Por ahora los caminos de Él, de Ella y del Frente de Todos no convergen en la misma dirección.