iProfesional

Confidencial: la oposición, envuelta en un desborde de egos, peleas y enfrentamientos en el Congreso

El Parlamento es, por estos días, la zona de batalla preferida de todos los espacios políticos para intentar sumar una cuota de poder
Por iProfesional
06/12/2021 - 13,00hs
Confidencial: la oposición, envuelta en un desborde de egos, peleas y enfrentamientos en el Congreso

El 7 de diciembre es la sesión preparatoria en la Cámara de Diputados. Allí, los legisladores que consiguieron una banca en las elecciones del 14 de noviembre, prestarán juramento frente a sus colegas que todavía tienen dos años de mandato y estarán listos para que el suyo entre en vigencia a partir del 10 de diciembre.

La nueva composición es un empate. Es cierto, el oficialismo tiene dos diputados más, fruto de que Juntos se quedó en las gateras en distritos clave como la CABA, donde ingresó menos legisladores de los que hubiese obtenido, de repetir los resultados de las PASO.

Pero en términos de distribución de cargos, es empate, porque el control de las comisiones se divide en forma proporcional de acuerdo a los diputados de cada bloque y en estas condiciones no hay otro modo de distribución que la división por mitades. Habrá tantos presidentes de Comisión de un espacio como de otro.

Ahora bien, no todas las comisiones tienen el mismo valor. Por ejemplo, el oficialismo no podría ceder jamás "Presupuesto y Hacienda", pero a cambio, podría tener que entregar Relaciones Exteriores o Legislación General, otros dos centros de poder de alta potencia.

La nueva composición del Congreso es un empate

El problema que muchos perciben es que, si bien el oficialismo perdió las elecciones y la oposición las ganó, al menos en el Congreso, Sergio Massa mantiene medianamente articulados a los suyos y la oposición es un verdadero desborde de egos, peleas y enfrentamientos, que podrían dificultar su poder de negociación.

Es cierto, peleados y todo, siguen en un interbloque, pero todavía sin conducción definida y con sectores que negocian "por la suya" con el Frente de Todos, para buscar sus lugares en la Cámara.

Emilio Monzó por ejemplo, presidirá un bloque propio dentro del interbloque Juntos. Pero negocia por su cuenta con Massa, para que, al menos una comisión de relevancia, quede a su cargo. "Emilio habla casi todos los días con Sergio y tienen entre ellos una suerte de ida y vuelta de favores que generó el propio Monzó en la presidencia de Macri", explica una fuente massista.

"Cuando Monzó era presidente de la Cámara, nunca lo dejó afuera de nada a Sergio, le dio tal vez más de lo que correspondía. La verdad es que repartió con todos, repartió bien dicen acá cuando les das tanto o mas a los ajenos que a los propios", explica un avezado hombre de la Cámara Baja, que lleva décadas rotando entre los distintos bloques peronistas.

La fuente continúa: "Esto termina así. Cuando la oposición venga a pedir tal comisión, le van a decir que no, van a tensar la negociación y al límite, le van a decir: ‘bueno, pero es para Emilio’, a eso apuesta Monzó y Massa lo va a ayudar". La navegación a media agua que lleva el ex intendente de Carlos Casares desde hace años, le va a rendir frutos en este juego de equilibrios de poder.

Mientras Massa mantiene medianamente articulados a los suyos, la oposición es un verdadero desborde de egos

Ahora bien, esta claro que no es la única fractura. Cuando dentro del bloque de Juntos se distribuyan las comisiones que presidirán los radicales, la pregunta es qué radicales. Porque los que responden a Mario Negri y los que siguen a Emiliano Yacobitti (menos pero no pocos), pugnarán por ser los acreedores legítimos. Los equilibrios son complejos, se puede pensar que cada sector recibirá las presidencias de comisión en proporción a la cantidad de diputados que cuenten en sus filas. Pero no es tan sencillo. No solo es cuestión de cantidad, sino también de relevancia. Hay comisiones que nadie quiere y por contraposición obvia, comisiones que todos quieren.

También dentro del PRO, después de la movida de Patricia Bullrich para desplazar de la presidencia del bloque a Cristian Ritondo y el armisticio firmado a los pocos días, se habla de que la ex ministra de seguridad "aflojó" porque hubo un acuerdo para el reparto. Pero, ¿se podrá/querrá cumplir?. "Hasta acá Patricia lo único que hace es amagar. Amagó su candidatura a diputada en la interna contra (María Eugenia) Vidal y se bajó. Ahora amagó pelear la presidencia del bloque y también se bajó. Algún día va a tener que dejar de amagar si quiere tener juego en serio", dicen dentro de su propio armado político.

Está claro que en la oposición van a quedar heridos. Hay equivalencias de poder y no es sencillo distribuir lo que hay entre tantas ambiciones. Las promesas a los heridos de próximas recomposiciones y compensaciones, a esta altura pagan poco, todos entienden que es ahora, que, si no pulsean ya mismo, su ambición para 2023, mas grande o mas pequeña, larga con desventaja, y bajo la gris cúpula del Congreso se librará una guerra de guerrillas que promete ser sangrienta.