El Senado desempolvó el Consenso Fiscal 2022: ¿blindaje de los gobernadores ante un futuro ajuste?

Se empezó a tratar tras casi un año de que se firmara. Cuál es su objetivo y por qué avanza ahora, en medio de los cambios en Economía
Por Pablo Sieira
03/08/2022 - 17,20hs
El Senado desempolvó el Consenso Fiscal 2022: ¿blindaje de los gobernadores ante un futuro ajuste?

El Consenso Fiscal que el presidente Alberto Fernández firmó en diciembre del año pasado con las 23 provincias del país recién empezó a ser tratado por el Senado esta semana, en coincidencia con la llegada de Sergio Massa al Ministerio de Economía y de cara a un posible ajuste fiscal que los gobernadores intentarán ir coordinando con la Nación, pero a su propio ritmo.

El proyecto de ley que ratifica el acuerdo firmado entre el Presidente y todos los gobernadores y vicegobernadores, con la única excepción del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, entró al Congreso en enero pasado, pero las fricciones entre el kirchnerismo y el entonces ministro de Economía, Martín Guzmán, así como la polémica por el acuerdo con el FMI lo trabaron.

La Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado lo puso a debate finalmente este miércoles y el oficialismo aceleró la firma del dictamen y dejar el proyecto en condiciones de ser votado en cualquier momento en el recinto, mientras que la oposición se mostró sorprendida por "el apuro".

"Es posible que se avance con esto ahora para que los gobernadores se puedan blindar frente al ajuste", deslizó una fuente del bloque oficialista ante iProfesional, sobre las razones por las que el proyecto se reactiva tras casi un año de demora y en medio de los cambios en el equipo económico del Gobierno, con Massa a la cabeza y la mira puesta en el gasto público.

El Consenso Fiscal descarta rebajas impositivas y fortalece la capacidad de recaudación de las provincias 

Sin embargo, un senador con peso propio en su provincia señaló consultado por este medio afirmó que la decisión de avanzar ahora con este tema surgió en la última reunión del interbloque Frente de Todos y puso en duda que haya un intento por blindar a los gobernadores "porque incluso el proyecto no los reguarda, sino que los limita".

Consenso Fiscal: ¿blindaje o reordenamiento para el ajuste?

La idea de que el Consenso Fiscal limita a los gobernadores surge del hecho de que el acuerdo busca una mayor coordinación entre la Nación y las Provincias en materia tributaria y a la vez establece límites para algunas alícuotas, como en el caso del Impuesto a los Sellos.

Pero al mismo tiempo el acuerdo fortalece la autonomía de los distritos respecto de los impuestos provinciales y le permite a los gobernadores manejar mejor su recaudación interna, al tiempo que abre una puerta a la aplicación de nuevos tributos, como el impuesto a la herencia. Además, subió los "techos" de impuestos respecto de lo que se había firmado en el Consenso Fiscal de 2017.

Esta sería una herramienta importante de cara a un posible ajuste del gasto público nacional. Dentro de los límites establecidos en el Consenso Fiscal, los mandatarios provinciales podrían manejar el nivel de recaudación por impuestos propios y así amortiguar algún posible recorte de los fondos que reciben por parte del Gobierno nacional.

El proyecto entró en enero pasado pero el oficialismo lo rescató ahora y lo dejó listo para votarlo en el Senado

De esta manera, podrían administrar el ajuste fiscal que se propone llevar a cabo el Gobierno nacional atendiendo la situación particular de sus propios territorios, para procurar que las medidas no dinamiten sus posibilidades de reelección.

Cómo fue el debate "exprés" en el Senado

Durante el breve debate que se dio en el Senado, el presidente de la Comisión de Presupuesto, Ricardo Guerra (Frente de Todos) señaló que, si bien el Consenso Fiscal es anterior al compromiso que suscribió el país con el FMI, su aprobación es necesaria porque apunta a "consensuar políticas en materia de tributación en todo el territorio para trabajar mancomunadamente y que haya ciertos equilibrios".

Además de buscar un control más coordinado frente a los casos de evasión impositiva, el Consenso Fiscal también establece "límites o techos de las alícuotas de los distintos impuestos provinciales", según precisó el senador oficialista por La Rioja.

"En materia de endeudamiento responsable, se procura que no se repita la historia reciente de tomar deuda por encima de las efectivas posibilidades que se tienen y que no se tome deuda para gastos corrientes, sino tiene que tener como contraprestación obras de infraestructura por ejemplo", agregó Guerra.

El Consenso Fiscal lo firmaron el Presidente y los gobernadores en diciembre de 2021

No obstante, un punto clave fue resaltado por el chaqueño Víctor Zimmermann (Juntos por el Cambio), vicepresidente de la comisión, quien señaló que el acuerdo también permite a las provincias aplicar nuevos tributos que hasta ahora no tienen. A modo de ejemplo, señaló "la posibilidad de que puedan implementar el impuesto a la herencia, que hasta ahora la única que lo está haciendo es la provincia de Buenos Aires".

Además, el senador opositor sostuvo que "puede haber alguna restricción para las provincias en tema de financiamiento" y recordó que los distritos "sobre todo en el Norte necesitan de las transferencias del Estado nacional".

Por su parte, el riojano Julio Martínez (Juntos por el Cambio) subrayó que "llama la atención el apuro" del oficialismo por tratar el tema ahora y, tras recordar que el consenso se firmó "antes del acuerdo con el Fondo Monetario", puso en duda si no sería necesaria "alguna adenda o modificación" en el proyecto.

"No hay nada que se contradiga en este consenso con lo previsto en los compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional, por lo tanto que desde ese punto de vista no habría ningún inconveniente", respondió Guerra ante el planteo de Martínez.

Detalles del acuerdo entre la Nación y las provincias, y la excepción de la Ciudad

El acuerdo entre el Gobierno nacional y las Provincias destaca el objetivo de promover el "intercambio de información de naturaleza tributaria sobre los contribuyentes" de las distintas jurisdicciones del país para fortalecer "las capacidades de gestión y potenciar el cumplimiento tributario por parte de los y las contribuyentes a escala nacional, provincial y municipal".

Rodríguez Larreta fue el único que no firmó, a diferencia de los gobernadores opositores de Jujuy, Mendoza y Corrientes

En el caso del Impuesto a los Sellos, el Consenso Fiscal fija alícuotas máximas del 3,5% para la transferencia de inmuebles; del 3% a la de automotores; y del 2% a los restantes actos, contratos y operaciones alcanzadas por este tributo.

En contraste, el acuerdo señala que "los actos, contratos y operaciones relacionados con las actividades de loterías y los juegos de azar" no quedan alcanzados por el establecimiento de una alícuota máxima.

El pasado 27 de diciembre de 2021 el presidente de la Nación y los representantes de las 23 provincias. Entre los gobernadores que firmaron estuvieron tres de Juntos por el Cambio: el jujeño Gerardo Morales, el correntino Gustavo Valdés y el mendocino Rodolfo Suárez.

La única excepción fue Rodríguez Larreta. El mandatario porteño explicó en aquel momento que la Ciudad no se adhería al Consenso Fiscal porque "incluye aumento de impuestos". De esta manera exhibió una diferencia de criterios con sus pares de la coalición opositora.

Ese mismo día, la por entonces secretaria de Provincias del Ministerio del Interior y ahora ex ministra de Economía, Silvina Batakis, le respondió a Rodríguez Larreta que ese incremento es "algo que ya sucedió y que aprobó su propio gobierno". En ese sentido, señaló que "a través de su presupuesto y de sus leyes impositivas (la Ciudad aumentó) un 52% el ABL y las patentes".