Encuesta con sorpresas y un nuevo "gurú": el secreto detrás del discurso neo estatista de Cristina Kirchner

La líder del kirchnerismo vio sondeos en base a los que comienza a delinear su estrategia de campaña. Confrontación con el modelo macrista
Por Fernando Gutiérrez
27/11/2022 - 07,55hs
Encuesta con sorpresas y un nuevo "gurú": el secreto detrás del discurso neo estatista de Cristina Kirchner

Cristina Kirchner podrá tomarse su tiempo para despejar la duda sobre si será candidata en 2023, pero dejó en claro que no perderá un minuto para marcar cuál será el tono de la campaña: quiere volver a plantear el "choque de modelos de país" con una atenda más estatal que nunca.

En otras palabras, rechazará toda sugerencia de ir por "la avenida del medio" ni suavizar el discurso en la búsqueda del peronista "moderado". Más bien al contrario, lo que se viene es un giro a la izquierda en el discurso. Y la decisión, que se insinuó con claridad en el reciente acto del estadio de La Plata en el que Cristina se reencontró con su base militante tras el trauma del atentado contra su vida, tiene un fundamento muy claro: hay encuestas que afirman que existe el margen para esa radicalización en el discurso.

Concretamente, a lo que le presta atención Cristina es a la opinión de un consultor español que ha ganado influencia en el kirchnerismo desde que, en 2019, cuando parecía que el macrismo reelegiría sin mayores problemas, vaticinó que el peronismo tenía todo a favor para regresar al poder.

Se trata de Alfredo Serrano Mancilla, fundador y director del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica, un organismo desde el cual se ha acercado a los gobiernos latinoamericanos de línea "progresista", en particular el régimen chavista de Venezuela. El consultor se ha reunido periódicamente tanto con el presidente Alberto Fernández como con Cristina Kirchner, para plantearles su visión sobre la opinión pública latinoamericana y la coyuntura social argentina.

Entre las necesidades de la gente y la "agenda mediática"

Su planteo principal es que, a diferencia de lo que se suele plantear en los medios de comunicación, no hay una tendencia a la "derechización" de la región ni existe una mayoría social que esté reclamando el regreso de los principios liberales y privatistas de los años ’90.

Pero, sobre todo, lo que le mostró el consultor español a Cristina es que la sociedad argentina tiene prioridades que no necesariamente coinciden con los de la "agenda mediática" ni con los debates de redes sociales como Twitter -que, según afirma, sólo representa al 15% de la población argentina- y que, en cambio, está dispuesto a seguir a un líder que sintonice con sus preocupaciones "fuera de agenda".

La estatización en la gestión del litio es uno de los puntos fuertes en la agenda neo estatista que plantea Cristina Kirchner
La estatización en la gestión del litio es uno de los puntos fuertes en la agenda neo estatista que plantea Cristina Kirchner

Plantea que en sus investigaciones -que incluyen encuestas tradicionales y entrevistas presenciales- se encuentra con una situación recurrente: "La sociedad argentina tiene una opinión mucho más progresista que lo que dicen los medios de comunicación. Y tiene una preferencia muy clara por un rol protagónico del Estado en temas como el litio y los recursos estratégicos, en la asistencia social, en las mejoras salariales, en la política anti inflacionarias".

Las claves del manual neo-estatista de CFK

Y, entrevistado por medios afines al Gobierno, el politólogo español abundó en los resultados de las encuestas que él mismo había analizado con Cristina Kirchner. De allí se desprendían datos como los siguientes:

  • Cuando se le pide a la gente su visión sobre cómo resolver la inflación, es una minoría de 28,8%  la que plantea que se trata de un problema histórico sin solución. Por el contrario, un 32,9% cree que se lo puede resolver si el Gobierno enfrenta con determinación a los grandes empresarios, por ejemplo poniendo el foco es disminuir los márgenes de ganancias. Y un 37% tiene una visión de que la inflación es un problema político que se puede resolver a través de un acuerdo nacional.
  • Ante la iniciativa -defendida por el kirchnerismo y rechazada por Alberto Fernández- de que el Gobierno decrete un aumento salarial de suma fija, una amplia mayoría de 62,2% cree que sería una medida acertada y aliviaría la pobreza, mientras que una minoría de 35,7% teme que esa suba pueda agudizar la inflación.
  • Y en la agenda de los recursos naturales del país, se observa una decidida preferencia por la gestión estatal. Por ejemplo, en el tema del litio -sobre el cual hay un creciente cúmulo de noticias sobre inversiones extranjeras para su explotación y exportación-, una mayoría de 52,2% cree que se debería avanzar a un régimen de nacionalización, mientras un 32,4% cree que su gestión sería más eficiente en manos de los privados.

No por casualidad, estos temas están ganando espacio en la agenda kirchnerista, y particularmente fueron mencionados en el último discurso de Cristina en el Día del Militante. En esa ocasión, la vice destacó la importancia estratégica del litio, la apuesta económica al autoabastecimiento de gas gracias a Vaca Muerta, mencionó la hidrovía sobre el río Paraná-un tema que generó fuertes críticas desde los sectores más estatistas hacia la gestión de Alberto Fernández- y hasta se animó a una defensa de la deficitaria Aerolíneas Argentinas.

Las encuestas del kirchnerismo marcan que hay una mayoría que rechaza las reformas privatistas esbozadas por Mauricio Macri en su libro
Las encuestas del kirchnerismo marcan que hay una mayoría que rechaza las reformas privatistas esbozadas por Mauricio Macri en su libro "Para qué"

Además, recordó que Vaca Muerta, que se transformó en una de las escasas coincidencias nacionales en cuanto a la necesidad de potenciar su explotación, no tendría el actual valor estratégico para el país si no se hubiese tomado la medida de la reestatización de YPF en 2012. Cristina hizo cuestión de marcar la diferencia entre el macrismo -que votó contra la estatización de la petrolera-, y la Unión Cívica Radical, que acompañó con la decisión en el Congreso. La mención dejó en evidencia el intento de la líder kichnerista por ampliar su base de apoyo e insinuar una alianza con "fuerzas populares y progresistas", una definición que incluye a la UCR pero excluye al resto de Juntos por el Cambio.

Lo cierto es que los expertos estiman que el año próximo, una vez que esté terminado el gasoducto Néstor Kirchner, se podrá ahorrar hasta u$s3.000 millones por importaciones de gas, un rubro que en 2022 se convirtió en uno de los principales succionadores de las reservas del Banco Central. Y, de continuar el ritmo de inversiones anunciado, se recuperaría el autoabastecimiento hacia 2025, cuando ya no se compraría sino que se exportaría por u$s7.000 millones.

En las antípodas del "Para qué" macrista

El giro neo estatista en el discurso de Cristina va en línea con las conclusiones a las que llegó el consultor Serrano Mancilla: "A veces se ensancha de manera errónea la llamada ‘Corea del Centro’ o la ‘avenida del medio’. Pero no es lo que nos muestran las encuestas. Es un error caer en la tentación de que es una parte de la sociedad no politizada o que se ha derechizado".

Y, en consecuencia, el consejo del politólogo estrella es que no solamente no se debe moderar el discurso sino que se debe radicalizar más para reconciliarse con el tercio de los votantes que en 2019 acompañó al Frente de Todos pero que en las legislativas de 2021 votó por la oposición o se abstuvo.

Y, ya en terreno de candidaturas y de pronóstico electoral, el español sostiene que Cristina Kirchner mantiene chances de imponerse si logra alianzas como para llegar al 45% en primera vuelta. En cambio, cree que sus posibilidades disminuyen si tiene que competir en un balotaje.

Otras investigaciones no vinculadas con el kirchnerismo parecen confirmar esos datos. Por caso, una reciente encuesta de Isonomía muestra a Cristina Kirchner con una imagen positiva de 41%, una marca que está nueve puntos debajo de Horacio Rodríguez Larreta pero que supera en ocho puntos a Mauricio Macri y a Patricia Bullrich.

Dentro del espacio oficialista, Cristina se ubica dos puntos por debajo de Sergio Massa, pero los analistas afirman que, en el caso de la líder kirchnerista, su imagen se suele traducir en intención de voto, algo que no necesariamente ocurre con otros dirigentes. Lo cierto es que hoy en el kirchnerismo se impuso la idea de que un discurso decididamente crítico sobre la situación actual no sólo no lo perjudica sino que aumentará sus chances, siempre que venga acompañado por una agenda de reformas "progresistas".

Nuevas encuestas marcan un apoyo de 41% para Cristina Kirchner, que no despeja el misterio sobre su candidatura
Nuevas encuestas marcan un apoyo de 41% para Cristina Kirchner, que no despeja el misterio sobre su candidatura

Es la concepción opuesta a la que existe entre los "halcones" de Juntos por el Cambio, que creen que la sociedad está reclamando reformas liberales para las que no estaba preparada en 2015, cuando fue electo Macri.

El propio ex presidente, al presentar su libro "Para qué", planteó con claridad su convicción sobre que hay margen para avanzar en temas que antes resultaban vedados. Así, recordó que cuando terminó el período de gestión de Cambiemos, una amplia mayoría superior al 70% apoyaba la propiedad estatal de Aerolíneas, mientras que hoy esa postura no llega al 40% de adhesión, "y pronto va a ser cero, y nos vamos a sacar de encima a Biró y vamos a estar llenos de aviones".

Fue uno de los pasajes más aplaudidos por la concurrencia, que llegó a su clímax cuando Macri arremetió contra los postulados de lo políticamente correcto. Tras recordar que Aerolíneas estatal le costó al país u$s10.600 millones, un dinero suficiente para "tener la mejor red de trenes del mundo", se preguntó: "¿dónde mierda están las prioridades?".

Pero en el kirchnerismo descreen que ese consenso social anti estatal sea real. No por casualidad, Cristina hizo una encendida defensa de la gestión estatal de Aerolíneas.

La batalla por la opinión pública

¿Quién tiene razón sobre la preferencia de los argentinos ante la dicotomía entre las propuestas estatales y las privatistas? Hoy no resulta fácil tener una respuesta tajante a esa pregunta, pero las encuestas dan indicios de que ciertos reflejos estatistas se mantienen. Al menos, así parece inferirse de estudios como el realizado por el politólogo Luis Costa, quien niega que haya un giro de la opinión pública hacia posturas anti intervencionistas.

Sin embargo, también se han conocido encuestas que podrían reflejar un cambio. Como la de la consultora D’Alessio IROL Berensztein, referida a la inflación, que no solamente detecta pesimismo sobre el éxito del plan "Precios Justos" sino que marca que una mayoría de 55% cree que la causa principal de la inflación es la emisión monetaria del Banco Central.

Lo más llamativo es que se han conocido encuestas que piden una disminución del gasto público en territorios con predominio electoral kirchnerista, como el oeste del conurbano. La consultora Fuente Primaria marca que un 90% de la opinión pública en esa área rechaza el argumento de que las empresas sean las culpables de los aumentos de precios.

En definitiva, lo que evidencias estos estudios aparentemente contradictorios es que la batalla por la opinión pública está lejos de quedar definida, y será el campo de batalla en la campaña electoral que ya se empieza a disputar. Cristina Kirchner, con números en la mano, confirmó lo que sospechó desde siempre: que sus chances mejoran cuando recurre a su discurso clásico.