iProfesional

Sin Cristina, el peronismo debate la nueva estrategia: ¿se reflota el plan de elecciones primarias?

Gobernadores y la CGT apuestan a un consenso interno, pero se anticipa difícil. Nombres en danza y el rol clave del Presidente y la vice
14/12/2022 - 13:00hs
Sin Cristina, el peronismo debate la nueva estrategia: ¿se reflota el plan de elecciones primarias?

El renunciamiento de la vicepresidenta Cristina Kirchner a una candidatura en 2023 puso al peronismo a discutir su reorganización para las elecciones nacionales y, en ese marco, la posibilidad de que haya una primaria (PASO) en el Frente de Todos como siempre quiso el presidente Alberto Fernández se vuelve a abrir, aunque los actores que participan del debate intentan evitarla.

La palabra "reorganización" fue la que más se escuchó al finalizar la reunión que mantuvieron el último lunes los gobernadores peronistas y la mesa chica de la CGT en el Consejo Federal de Inversiones (CFI). De allí surgió la decisión de armar una mesa política donde estén todos los sectores para discutir el armado electoral y, eventualmente, la candidatura presidencial.

Buena parte de esos gobernadores está en contra de que el peronismo tenga una PASO. Le reclamó públicamente su eliminación al Presidente, que se resistió. Fue su forma de evitar que Cristina Kirchner, la figura más convocante dentro del oficialismo, lo marginara el año próximo del armado de las listas. Los votos y el tiempo ya no dan en el Congreso para suprimir las primarias.

Como los gobernadores, en la CGT también se inclinan por la idea de tener un candidato de unidad en 2023 que evite una interna, según fuentes consultadas por iProfesional. Pero a su vez los sindicalistas quieren que la discusión sobre el futuro del peronismo sea más horizontal y que el kirchnerismo no imponga sus nombres en las listas como en campañas pasadas.

La discusión se anticipa compleja porque requerirá un acuerdo que incluya a sectores muy variados y los cortocircuitos pueden aparecer a medida que se acerque el momento de las definiciones, entre marzo y mayo de 2023. Una de las preguntas que intentan responderse en el peronismo es quién puede lograr la unidad. La otra es qué podrían hacer Alberto Fernández y Cristina Kirchner si ese consenso no se da.

El anuncio de Cristina Kirchner y el debate del peronismo: ¿cómo evitar una PASO?

Al hablar de unidad, el primer nombre que aparece en el Frente de Todos hoy es el de Sergio Massa. Son varios los gobernadores e intendentes bonaerenses que apuestan a que el ministro de Economía logre cumplir su promesa de bajar la inflación al 3% mensual en abril para pedirle que se lance, aunque él sostiene en público y en privado que no lo hará pase lo que pase.

Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Massa tienen la llave de un posible consenso o de una PASO  

"Si espera a 2027 como se comenta por ahí, ¿qué va a hacer 4 años en el llano?", se preguntan quienes no se resignan a descartar a Massa, que hoy tiene apoyo de casi todas las terminales del oficialismo incluido el kirchnerismo. Sin el ministro, las posibilidades de evitar una PASO se reducen.

El paso al costado de Cristina Kirchner se suma a que Alberto Fernández dejó hace tiempo de hablar de su reelección y en una reciente entrevista con el Financial Times ratificó que no piensa en eso. Los números de las encuestas no lo favorecen y casi no hay dirigentes de peso en el peronismo dispuestos a apoyarlo si se lanza a esa aventura.

La otra opción que se baraja es que sea un gobernador. El jefe de Gabinete, Juan Manzur, que volverá a Tucumán como candidato a vicegobernador sonó en algún momento para encabezar una fórmula. Y el chaqueño Jorge Capitanich, cercano a la vicepresidenta, está tan dispuesto tanto a encabezar como a acompañar, según comentan en el peronismo.

En el elenco de gobernadores el nombre de Axel Kicillof como posible candidato presidencial empezó a levantar vuelo tras el renunciamiento de la vicepresidenta, aunque el bonaerense quiere ir por otro mandato en la Provincia.

Los que suenan, los que pueden volver y el riesgo de una interna

Kicillof sería un representante directo de Cristina Kirchner a los ojos del resto del peronismo y esto podría generar desacuerdos en el marco de la discusión que empezó a abrirse esta semana. Lo mismo pasa con el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, que empezó a levantar el perfil y se prepara para ser candidato a presidente si se presenta la oportunidad.

Alberto Fernández, por su parte, habla muy seguido con el embajador en Brasil, Daniel Scioli, según supo iProfesional. Scioli tiene una trayectoria política que nadie desconoce y mantiene buenas relaciones con casi todo el peronismo. Nunca fue pasable para el paladar kirchnerista, pero la ex presidenta lo ungió como candidato en 2015 para enfrentar a Mauricio Macri.

Los gobernadores y la CGT activaron el debate sobre la reorganización y apuntan a lograr un consenso

"Daniel siempre está ahí por su nivel de conocimiento y su trabajo. Puede llegar a ser candidato, porque todos lo conocen y han trabajado con él, ya lo fue una vez, pero hoy no está pensando en eso", señaló a iProfesional una fuente de trato asiduo con el embajador.

Nadie le pidió a Scioli hasta ahora ser candidato, pero su figura podría generar el consenso que buscan los distintos actores del peronismo. "Cuando hubo un techo electoral bajo y hay que acercar a todos lo sectores, Cristina ha aceptado a los dirigentes más dialoguistas", recordó un operador del peronismo consultado por este medio, en alusión al propio Scioli en 2015 pero también a Alberto Fernández en 2019.

Por otra parte, si la vicepresidenta decidiera impulsar como candidato a un dirigente de su círculo, otros sectores como la CGT y el propio Fernández podrían hacer lo mismo con un dirigente de perfil más centrista, donde encajaría alguien como Scioli (si Massa se mantuviera al margen) y que se resuelva en las PASO.

El Presidente afirma desde 2021 que para él las PASO son el mejor mecanismo cuando no hay consenso. Aquí está el dilema del peronismo de cara a 2023 y la raíz del debate interno sobre su reorganización para evitar una interna que podría desgastar todavía más al Gobierno.

A la espera de Cristina Kirchner

"El lunes reaparece ella y vamos a ver qué dice ahí", señalan en el oficialismo en referencia al encuentro del Grupo de Puebla que cerrará Cristina Kirchner tras la postergación por su diagnóstico positivo en Covid. 

Son varios los que todavía no quieren creer que la negativa de la vicepresidenta a ir en una boleta sea una decisión definitiva, aunque también empiezan a sumarse quienes piensan que el anuncio de Cristina Kirchner no fue simplemente producto de su furia con la "mafia judicial" y los medios a los que les atribuye la condena en su contra en la causa Vialidad y que lo cumplirá.

En el peronismo están atentos a la reaparición de Cristina Kirchner y a las señales que envíe

En cualquier caso, todos ellos y también quienes apuestan a que su renunciamiento sirva para una mesa política que resuelva el armado electoral de forma más horizontal esperan el nuevo discurso de Cristina Kirchner, porque todo movimiento de la vice direcciona las cosas para un lado o para otro. Ella ya dijo que hará "lo que tenga que hacer" para que el peronismo vuelva a ganar.

El líder camionero y co titular de la CGT Pablo Moyano, que juega más cerca del kirchnerismo que sus colegas de la central gremial, reconoció este lunes que el renunciamiento de la vicepresidenta a una candidatura fue "un bombazo" y agregó: "Hay charlas con distintos sectores del Frente de Todos y del peronismo. Se va a ir acomodando y va a ir saliendo el candidato con mayor apoyo y lo vamos a determinar en una fórmula consensuada".

La idea del consenso es lo que desvela a todas las vertientes del peronismo en el nuevo escenario que abrió Cristina. En charlas reservadas, la opción que más garantías parece ofrecer para ello es una fórmula encabezada por alguien de buen diálogo con la mayoría de los sectores y secundada por un kirchnerista puro que contenga los votos de la vice.

Que haya una PASO o no dependerá,en definitiva, de si logran ponerse de acuerdo todas las tribus del peronismo y eso, a su vez, dependerá mucho de lo que haga Cristina Kirchner.