iProfesional

Ley de Alquileres: la reforma vuelve a Diputados y se estira la indefinición sobre los futuros contratos

El oficialismo hizo cambios al proyecto con media sanción que impulsó JxC. Propone mantener los 3 años de contrato y prohibir el cobro en dólares
Por Pablo Sieira
29/09/2023 - 01:15hs
Ley de Alquileres: la reforma vuelve a Diputados y se estira la indefinición sobre los futuros contratos

El debate sobre la reforma de la Ley de Alquileres no encuentra fin. La discusión lleva ya más de un año y ahora el proyecto de la oposición que tuvo media sanción de la Cámara de Diputados hace un mes volvió allí desde el Senado, donde el oficialismo aprobó una serie de cambios a la iniciativa original, con fuertes críticas a su contenido.

Con 37 votos a favor y 29 en contra, el Frente de Todos (Unión por la Patria) aprobó el dictamen que modifica los nuevos plazos de los contratos de alquiler y el tipo de actualización que proponía el proyecto impulsado por Juntos por el Cambio en la Cámara de Diputados.

Allí deberá abrirse un nuevo debate sobre los cambios hechos por el Senado y se reinicia la disputa parlamentaria. Juntos por el Cambio necesitará volver a construir un acuerdo con otros bloques opositores para insistir con su proyecto original, algo que ya no le había resultado fácil en la primera oportunidad.

Esto supone que la Ley de Alquileres vigente, que fija contratos de 3 años con ajustes anuales determinados por la combinación de los índices de inflación (IPC) y de variación salarial (RIPTE) seguirá sin cambios hasta que el debate termine de resolverse en la Cámara baja.

Ley de Alquileres: qué cambios hizo el oficialismo al proyecto de Diputados

El proyecto de reforma con media sanción que aprobó la oposición en la Cámara baja proponía volver a los contratos de alquiler de 2 años con ajustes que podrían ser cada 4 meses "como mínimo", según lo que "acuerden las partes". Asimismo, el monto se actualizaría en base a cualquiera de los índices oficiales disponibles (índice de precios minoristas, mayoristas, RIPTE y otros) también por un "acuerdo entre las partes".

Al igual que los diputados del Frente de Todos, los senadores también se opusieron desde el primer momento a la reducción del plazo para los contratos y, sobre todo, a dejar el ajuste sometido al acuerdo entre las partes porque entienden que la relación entre inquilinos e inmobiliarias es desigual.

El oficialismo cambió el proyecto de reforma que había aprobado la oposición en Cámara de Diputados 

En este sentido, los puntos principales del dictamen del oficialismo que modificó aquel proyecto plantea mantener el plazo actual de 3 años para los contratos y actualizaciones cada 6 meses en base al índice "Casa Hogar" que publica el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat. Este índice tiene en cuenta el promedio de la variación salarial del último año y el promedio de la inflación del mismo período y toma el que sea menor.

El nuevo proyecto que ahora tendrá que debatir Diputados también propone eliminar de la inicaitiva de reforma original la posibilidad de pedir meses de alquiler por adelantado y establece que el precio debe fijarse "como valor único, en moneda nacional, y por períodos mensuales", es decir que no pueden publicarse en dólares como ya empezó a ocurrir.

El debate del Senado: las críticas del oficialismo y la advertencia opositora

El oficialismo hizo duras críticas al proyecto que envió la oposición de Diputados al Senado y no apuntó solo al plaza y al índice sino, principalmente, a otros puntos como que "ya no había alquileres para comercios de 3 años" e incluía "la posibilidad de que los inquilinos tuvieran que pagar meses por adelantado".

"Claramente proponemos una visión que defiende a los inquilinos ante una realidad salvaje", afirmó la oficialista Anabel Fernández Sagasti, quien agregó: "Obviamente esta media sanción (la del Senado) no es la panacea, pero por lo menos estamos parando la vergüenza que mandó la Cámara de Diputados".

Además, la senadora mendocina y referente de La Cámpora afirmó que el oficialismo quiso abrir una negociación con Juntos por el Cambio para lograr un proyecto "con el consenso necesario" pero en la bancada opositora se negaron por cuestiones vinculadas a la campaña electoral. "Nos dijeron 'nosotros hasta el 22 de octubre no podemos firmar nada con ustedes'".

Por su parte, los senadores de Juntos por el Cambio reconocieron que la media sanción de la Cámara de Diputados no resuelve la crisis que atraviesa el mercado de alquileres con suba de precios y una oferta cada vez más escasa, pero cuestionaron los cambios hechos por el oficialismo porque, según estiman, podrían agravar más la situación actual.

El nuevo proyecto mantiene los contratos de 3 años, fija ajustes semestrales y prohíbe publicar en dólares

El porteño Martín Lousteau recordó que la Ley de Alquileres fue aprobada "por consenso" y proteger a los inquilinos pero ocurrió lo contrario. "El tema es que (el alquiler) es una relación entre dos, y ese es el riesgo que tiene este dictamen del oficialismo, que por cuidar al más débil después se lo perjuica".

En este sentido, subrayó que el índice que ahora propone el oficialismo los cambios que hizo el oficialismo al proyecto de reforma "toma el 90% de la evolución del salario de los últimos 12 meses o la inflación, lo que sea más bajo". Con esto, "le esta imponiendo un ínice menor a la inflación al propietario, entonces el propietario lo va subir hoy". advirtió.

También sostuvo que es "un índice anual en un contrato que se renueva cada 6 meses" y señaló: "Cuando baje la inflación, que es lo que tenemos que hacer, le vamos a generar un problema adicional al inquilino, no lo vamos a proteger".

¿Por qué se estira la indefinición sobre la reforma de la Ley de Alquileres?

Cuando un proyecto de ley es aprobado por la cámara de origen (en este caso, Diputados) y la cámara revisora (el Senado) le hace modificaciones, el texto debe volver a donde se votó en primer lugar.

En esa situación, la Cámara de Diputados tendrá dos opciones: aceptar los cambios del Senado y sancionar la ley o desestimarlos e insistir en la redacción original, para lo que necesita reunir el mismo tipo de mayoría con la que la cámara revisora aprobó las modificaciones.

La situación actual de la Cámara baja ya es extremadamente compleja por la ausencia de mayorías claras para cualquier sector y esta dinámica en torno al tratamiento del proyecto le agrega una dificultad más a la resolución del tema de los alquileres, dado que la pulseada política hará que todos salgan a buscar los votos necesarios para imponer su postura.

En Diputados se reinicia la disputa en torno a la reforma de la Ley de Alquileres

Juntos por el Cambio había consensuado el proyecto de reforma original con la mitad del Interbloque Federal y los diputados rionegrinos de la bancada Provincias Unidas en la Cámara baja. Ahora en el Senado el gobernador electo de Río Negro, Alberto Weretilneck, acompañó en general los cambios que hizo el oficialismo, lo que anticipa un posible cambio de postura enn una parte de los aliados que había tenido la oposición.

Por ello, la eventual reforma de la Ley de Alquileres vigente (27.551) todavía tiene final abierto. Mientras tanto, la inflación dispara los precios de base, aparecen inmobiliarias que publican precios en dólares y la oferta de inmuebles para alquiler se mantiene en los niveles más bajos.

Temas relacionados