Javier Milei es el nuevo presidente: qué lo llevó a ganar y qué le espera desde el primer día

El libertario se impuso con comodidad sobre Massa. Empieza una nueva etapa para el país. Los factores del triunfo y los desafíos por delante
20/11/2023 - 00:13hs
Javier Milei es el nuevo presidente: qué lo llevó a ganar y qué le espera desde el primer día

El libertario Javier Milei se convirtió en el nuevo Presidente de la Nación tras imponerse sobre el oficialista Sergio Massa en el balotaje que puso fin a una campaña electoral cruzada por las sorpresas. El candidato de La Libertad Avanza dio la última al dar vuelta el resultado de las generales gracias a un apoyo clave de las provincias de Córdoba, Mendoza y buena parte del interior del país, pero también en la estratégica Buenos Aires. 

Milei obtuvo el 55% de los votos contra el 44% que sacó Massa, a quien la llamada "campaña del miedo" no le alcanzó a pesar de que en más de una oportunidad este outsider de la política le sirvió en bandeja los elementos para alimentar esa estrategia. Tampoco le sirvió la "deskirchnerización" ayudada por la ausencia de Cristina Kirchner y de los referentes de La Cámpora en la campaña.

El referente de La Libertad Avanza asumirá la Presidencia el 10 de diciembre sin tener un solo gobernador o intendente de su signo político y con una debilidad parlamentaria que intentará ser atenuada por el sector del PRO que lo apoyó, llevado por el ex presidente Mauricio Macri y la ex candidata Patricia Bullrich, tras la derrota de Juntos por el Cambio en la generales de octubre.

Ese respaldo fue una de las claves del triunfo de Milei y su compañera de fórmula, Victoria Villarruel, en términos de fiscalización. Y a la vista de la falta de estructura política a nivel federal del nuevo gobierno, podría ser también también importante para dotarlo de gobernabilidad.

Milei es el nuevo presidente: ¿qué factores hubo detrás de su triunfo?

La jugada de Macri dio el resultado que esperaban tanto él como Milei y una de las demostraciones se dio en Córdoba, una provincia donde el referente del PRO es muy popular y por la cual el presidente electo apostó fuerte desde su triunfo en las PASO. En el segundo distrito de mayor peso electoral después de Buenos Aires logró un triunfo aplastante con el 74% de los votos, superior al que consiguió el ex presidente en 2015.

La mayor sorpresa, sin embargo, se dio en la provincia de Buenos Aires, donde Massa sacó el 50% pero Milei alcanzó un impresionante 49%, con lo que bloqueó la única y mayor esperanza del candidato de Unión por la Patria en un distrito donde el peronismo no solo es fuerte, sino que le dio la reelección en octubre por amplio margen a Axel Kicillof

Milei se impuso con un apoyo clave del PRO y acompañamiento en casi todas las provincias del país

Milei logró además triunfos abultados sobre Massa en Mendoza y Santa Fe, otros dos distritos importantes en términos de votos, pero en líneas generales, buena parte del interior del país lo empujó a la Presidencia.

El presidente electo se impuso en San Luis y San Juan, dos provincias donde pocos meses atrás Juntos por el Cambio dio el batacazo y se alzó con las gobernaciones, pero también le fue bien en distritos peronistas como La Pampa, La Rioja, Catamarca y Tucumán.

Pero sin dudas, el factor más importante en el triunfo de Milei fue la crisis económica que el Gobierno del presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner agravó y que Massa no solo no pudo domar con su llegada al Ministerio de Economía en julio de 2022, sino que incluso dejó como saldo una inflación más alta.

Allí se encuentra el principal desafío de Milei, para el cual se espera que cuente con el acompañamiento de Macri y de buena parte del PRO. Según indicaron fuentes de ese espacio a iProfesional, ya hay conversaciones con dirigentes de La Libertad Avanza para un posible armado conjunto del nuevo Gobierno, para el cual la economía será el tema central.

Una economía en crisis y sacudida por el resultado: el primer desafío para Milei

No es ninguna novedad que la crisis económica es el primer desafío para Milei, dado que fue lo que lo de alguna manera lo llevó a la victoria (o arrastró a la derrota al peronismo) pero también por la reacción que podría mostrar el mercado financiero a partir del martes, una vez pasado el feriado del lunes.

La prioridad para la nueva gestión es la estabilización de la economía en un país que cerrará el año con una inflación superior al 140% en el mejor de los casos. Y es que la expectativa de la dolarización que prometió Milei podría impactar en el tipo de cambio antes de que asuma y disparar todavía más ese número.

La crisis económica es el principal desafío de Milei y la expectativa de dolarización que alimentó le mete presión

La variedad de tipos de cambio que no conocen precio de equilibrio, la deuda billonaria en pesos de las Leliqs y los vencimientos con el FMI, con un acuerdo de por medio que supone condicionamientos para la política económica, son elementos centrales.

En ese marco, una de las incógnitas que Milei tendrá que develar rápidamente es el nombre de su ministro de Economía, el secreto mejor guardado. Para el cargo suenan nombres del macrismo como Luciano Laspina y Federico Sturzenegger.

La palabra "ajuste" fue recurrente en el discurso de campaña del presidente electo y uno de los temas más mencionados en ese sentido fue el de los subsidios a las tarifas, especialmente en el área del transporte, la más sensible.

En cualquier caso, la necesidad de recortar gastos y recuperar ingresos vía exportaciones es una de las tareas por delante para buscar la estabilización de la economía, aunque esto está atado al escenario político que enfrenta el próximo gobierno.

Cuál fue el sentido de las palabras de Milei: respuesta a Massa y primeras señales

Las primeras palabras de Milei como presidente electo presentan un frente de tormenta, porque le pidió al Gobierno actual que "se hagan cargo de su responsabilidad hasta el final del mandato el 10 de diciembre", en lo que pareció una respuesta a Massa.

Tras la derrota, el candidato oficialista y ministro de Economía señaló que "desde mañana (por este lunes) la responsabilidad de dar certezas sobre el funcionamiento económico es del nuevo presidente electo".

Massa y Milei mostraron el primer cortocircuito de la transición con la incertidumbre económica en el centro 

Así asomó un primer cortocircuito en la transición hasta el 10 de diciembre en un escenario económico muy delicado, al que se suma otro dato: el presidente electo no confirmó en ese discurso quién será su ministro de Economía.

El presidente electo mantuvo intacto parte de su discurso de campaña, al advertir que los cambios que necesita el país "son drásticos" y que "no hay lugar para gradualismos, no hay lugar para la tibieza, ni para medias tintas", pero dejó de lado otra parte: cuando habló ante los militantes que se reunieron en la puerta del Hortel Libertador (su búnker) dijo que intentará "arreglar los problemas del Banco Central". No habló de destrucción ni cierre, como tantas otras veces.

Por otra parte, lanzó un mensaje fuerte en lo político al señalar que "hay gente que se va a resistir" porque quieren "mantener este sistema de privilegios que beneficia a algunos" y advertir: "Dentro de la ley todo y fuera de la ley nada".

La foto del escenario y el primer discurso fue un primer atisbo de la nueva estructura de poder: se mostró junto a Karina Milei, su hermana a la que llama "el jefe", y agradeció a Macri, a quien le respetó el título de "presidente". Allí estarían los dos sostenes principales del mandatario electo.  

Pero además, les dijo a "todos los argentinos y todos los dirigentes políticos" que aquellos "que quieran sumarse a la nueva Argentina serán bienvenidos, no importa de dónde vengan ni que hayan hecho antes". Fue un mensaje destinado a empezar a surfear la debilidad de estructura política con la que llega a la Casa Rosada.

Un Congreso adverso para Milei y una alianza con el PRO que será crucial  

Todos los cargos que se definían este año ya fueron confirmados en las sucesivas elecciones provinciales y las generales de octubre, por lo que Milei y el PRO que ahora empieza a rodearlo ya sabían de antemano cuál es el elenco de los gobernadores con el que deberá tratar a partir de diciembre y qué le espera a su gestión en el Congreso, que será un escenario clave quizás como nunca antes.

Milei iniciará su gestión con una marcada debilidad en el Congreso que intentará subsanar con el aporte del PRO

El escenario de la Cámara de Diputados y del Senado es de una profunda fragmentación política y, por si fuera poco, con una transformación en curso. Y es que la alianza Juntos por el Cambio, que es la segunda minoría en ambas cámaras, sufrió una fractura por la decisión del PRO de aliarse con Milei, que no fue compartida por gran parte de la UCR ni por la Coalición Cívica.

Esto hace que la bancada de 93 diputados nacionales y de 24 senadores formada por las elecciones de octubre esté en curso de transformación. El quiebre ya empezó: la Coalición Cívica anunció horas antes del resultado que abandonaba Juntos por el Cambio y el PRO dijo presente en el búnker de Milei, en una señal clara de que empieza a armarse una nueva alianza para pilotear el gobierno.

Y es que la debilidad parlamentaria de La Libertad Avanza es notoria. A partir de diciembre los libertarios tendrán 38 diputados de 257 y 7 senadores de 72. Necesitará de los legisladores del PRO en ambas cámaras y así y todo en la vereda de enfrente encontrará al peronismo englobado hasta hoy por el sello Unión por la Patria, con 105 diputados y 33 senadores, si es que no se parte también. Buena parte de ellos son kirchnerismo puro.

En ese contexto, la posición de la UCR está hoy en debate: ser oposición desde el arranque o abrir un compás de espera para dar un mínimo de gobernabilidad como hizo un sector del peronismo con Macri en 2015, ese es el dilema.