"Que el ajuste lo haga la derecha y pague los costos": ¿el plan perfecto del kirchnerismo?

Una de las estrategias habría consistido en dejar sin colaboración militante a Sergio Massa para no afectar a un sector del peronismo por la derrota
Por S.R.
14/12/2023 - 15:00hs
"Que el ajuste lo haga la derecha y pague los costos": ¿el plan perfecto del kirchnerismo?

Sobreestimar la capacidad estratégica de la ex vicepresidenta, Cristina Kirchner, es un deporte bastante habitual del peronismo. Pero lo cierto es que muchas veces sus lecturas no suenan tan disparatadas y vale la pena analizarlas.

Difícilmente se trate de un discurso consensuado, pero si es un boca a boca que genera que fuentes bastante distantes, tengan un discurso parecido. "El mejor negocio de Cristina (Fernández de Kirchner) era que (Javier) Milei fuese presidente", asegura una de ellas en un bar frente al anexo de la Cámara de Diputados.

"El ajuste era totalmente inevitable. Casi lo mismo hubiese hecho (Sergio) Massa si hubiese ganado, pero a Cristina eso no le servía porque aunque se quemara él, el costo del ajuste lo pagaba el peronismo", asegura el influyente operador camporista.

La tesis impactó a este cronista que salió disparado a buscar otras interpretaciones y recaló en el Instituto Patria. "Que el ajuste lo haga la derecha, que pague el costo. Le vendieron a la gente que no pasaba nada, que lo iba a bancar la política y en dos meses nadie llega al 15 de mes. Pero lo que pasa es que, para cuando se vaya todo a la mierda el ajuste ya será irreversible y ahí estaremos otra vez para salvar a la gente" dice la fuente.

Parece un tanto escabroso que la estrategia haya consistido en perder una elección, en definitiva, es ceder el poder, pero eso también parece tener una explicación. "Si el candidato era Wado (Eduardo De Pedro) te lo tomo, pero era Massa, mucho más peligroso que Milei. Iba a ajustar igual, se iba a encolumnar al peronismo atrás e iba a tratar de meternos en cana para tirarse lavandina, ya lo conocemos a ese…" y completa con un adjetivo calificativo que preferimos no plasmar en estas líneas, aunque señalamos que apunta a cierto material que el ser humano descarta luego del proceso digestivo.

En una breve ronda por fuentes relacionadas al gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el discurso fue por la misma línea, con un agregado: "hacía falta alguien a quien pudiésemos condicionar, con se pudiera hacer acuerdos. Esa no era (Patricia) Bullrich y tampoco Massa. Este nabo nos necesita. Necesita que le demos quorum, que no le incendiemos la calle. El acuerdo para que no nos toque está cerrado", exclama jubiloso. "¿Vos en serio no te diste cuenta que para el balotaje le abandonamos la provincia? Lo cagamos" asegura entre risotadas.

s
Habría un pacto "secreto" entre el presidente Javier Milei y Cristina Kirchner 

La estrategia del kirchnerismo para no perder poder

En síntesis, la estrategia habría consistido en dejar sin colaboración militante a Massa en el balotaje, para que gane Milei, con quien se aseguraban un pacto de impunidad, sacarse de encima al ex ministro de Economía como heredero del peronismo y que el ajuste, inevitable, lo haga la derecha, para volver próximamente montados en caballos blancos como el del General, a salvar a los argentinos.

Suena un poco pretencioso a priori como para pensar que el plan fue desarrollado por alguien con pelos y señales desde el principio. Pero es cierto que Massa solo fue candidato porque logró imponerse la última tarde antes del cierre de listas, en lo que el cristinismo entendió como una "extorsión imperdonable a la jefa", y no lo es menos, que la señora Kirchner no es reacia a las venganzas.

Entre otros datos de la realidad, podemos contar el hecho que anticipamos en estos artículos en su momento: la militancia en el conurbano bonaerense, no movió un dedo para el hombre de Tigre en la segunda vuelta que consagró presidente a Milei.

Y por fin, el pacto actual puede verse en distintos detalles: ni una sola denuncia de corrupción, ayer, senadores kirchneristas de Santiago del Estero y otros más, no estuvieron en la sesión en la que Victoria Villarruel consiguió imponer el presidente provisional del Senado.

Al respecto, una senadora de ese espacio con amplio recorrido en ambas Cámaras, con una media sonrisa y escote pronunciado, decía: "Le hicimos el acting de la pelea y le dimos la provisional como estaba acordado, fue una puesta en escena, todos saben que nosotros tenemos conducta partidaria, si hubiésemos querido estaban todos acá y el presidente lo poníamos nosotros". Difícil desmentirla, los antecedentes históricos sobre la dicha "conducta", la avalan.

Volviendo a la primera fuente, este columnista quiso saber que ocurría si plan fallaba, es decir, si a Milei le salía bien el plan económico, si el país empezaba a crecer y se perfilaba para un segundo mandato. La respuesta fue contundente: "hay un uno por ciento de posibilidades de eso. A medida que la gente sienta el ajuste, los que todavía lo respaldan van a desaparecer o a darse vuelta. Esto es salvaje, ¿no te das cuenta? Ahí le llenamos la calle de gente, y bueno, vos sabés como sigue. Si llega a las (elecciones) de medio término y las pierde, el senador De Pedro va a tener que comprarse un traje nuevo" ironiza, amenazante.

Temas relacionados