Crisis: Milei echó al ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, quien habría filtrado información

Mientras el Gobierno pelea por aprobar la Ley ómnibus, también debe lidiar con problemas internos. ¿Qué sucederá con el área que queda acéfala?
25/01/2024 - 21:47hs
Crisis: Milei echó al ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, quien habría filtrado información

No debieron pasar ni siquiera dos meses para que el presidente Javier Milei decidiera despedir al primer miembro de su Gabinete. Se trata del ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, que habría filtrado información relevante a la prensa "de manera maliciosa".

El dato clave tendría que ver con el recorte de transferencias a los gobernadores. Se trata de conversaciones privadas de alto nivel, que se desarrollaron en el marco de las últimas reuniones de Gabinete que el Presidente viene convocando.

"Los voy a dejar sin un peso, los voy a fundir a todos". La frase la habría pronunciado Milei en la reunión de Gabinete. Fue cuando se dio cuenta de que el poroteo de votos en Diputados empezaba a ser desfavorable al oficialismo. Y su filtración fue la que derivó en la rápida salida de Ferraro. Horas antes, el ministro Caputo había mantenido una reunión con empresarios en la que puso blanco sobre negro lo que está en juego.

Guillermo Ferraro, la primera baja del Gabinete de Milei

La información filtrada habría incluido parte de la reunión de este jueves y estaría vinculada con una postura de la nueva gestión contra los gobernadores por la Ley ómnibus, y que Luis "Toto" Caputo ya había anticipado (que el Gobierno "dejaría sin un peso" a las Provincias si no acompañaban el paquete de reformas).

La medida se conoció tras un pedido formal de renuncia del jefe de Gabinete, Nicolás Posse, aunque por el momento no se conoce quién lo reemplazará. En principio, el organismo perdería rango y quedaría -como secretaría- a cargo del ministro de Economía, Luis Caputo.

En noviembre, Milei anunció que el exduhaldista y excambiemita Guillermo Ferraro sería el nuevo ministro de Infraestructura de la Nación y que tendría cinco áreas a cargo: transporte, obras públicas, energía, minería y comunicaciones; y que el enfoque será estimular al sector privado para que invierta, con menor participación del Estado.

Tras la baja de Ferraro, el área de Infraestructura quedaría bajo el ala de Luis Caputo.
Tras la baja de Ferraro, el área de Infraestructura quedaría bajo el ala del ministro de Economía, Luis Caputo.

El empresario que hasta abril de 2023 pasado se desempeñó como director de KPMG Argentina fue funcionario en la secretaría de Industria durante el interinato presidencial de Eduardo Duhalde entre 2002 y 2003; y años más tarde estuvo en la gestión de Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires.

"En principio el ministerio es nuevo, no existe, y está dentro de la racionalización del Estado y del sector público la consolidación de los que hoy son ministerios como Transporte, Obras Públicas, Energía, Minería y Comunicaciones. Esas serían las cinco áreas principales", marcó en ese entonces el hasta ahora integrante del Gabinete de Milei, que tenía a su cargo un megaministerio y respondía a la coordinación general de Nicolás Posse. 

En ese momento estaba convencido de que el Estado debía reducir su participación en la economía por lo que remarcó esa como una de las improntas que le daría al área: "Casi todas las estimaciones de los organismos multilaterales, como de las cámaras, es que la inversión que hay que hacer para poner en valor la infraestructura existente, y ni hablar la nueva, es tan importante en términos de PBI, estamos hablando de 15 puntos anuales, que es imposible soportarla desde el sector público con el presupuesto público", sentenció.

"Es un ministerio importante en cuanto a políticas, áreas y también a proyectos, porque aunque sea el sector privado estimulado para esto, los proyectos siempre van a ser muy importantes", consignó Ferraro en ese entonces.

Como ejemplo marcó que uno de los principales problemas a solucionar eran las concesiones ferroviarias con origen en los 90 que vencieron durante los últimos ocho años ya que no se generaron nuevas condiciones, por lo que esas obras que deberían hacerse se encuentran en un "porfolio de precariedad".