Más artículos

Los correos secretos del creador de Amazon a su amante

Los correos secretos del creador de Amazon a su amante
El medio estadounidense National Enquirer difundió que Jeff Bezos enviaba fotos y mensajes subidos de tono a la mujer con quien engañaba a su esposa
14.01.2019 14.35hs Recreo

En la mañana del pasado miércoles, Jeff Bezos anunció el divorcio de su esposa Mackenzie. La pareja dio la noticia por medio de un comunicado publicado en la cuenta de Twitter del fundador de Amazon.

Mediante una carta afirmaron que después de 25 años decidieron separarse y seguir compartiendo su vida “como amigos”, publicó semana.com.

Pero un día después del anuncio, se destapó un huracán mediático en torno a la pareja. El medio estadounidense National Enquirer reveló algunos mensajes subidos de tono que el hombre más rico del mundo le enviaba a su amante, Lauren Sánchez, presentadora del popular programa “So you think you can dance?” y esposa de Patrick Whitesell.

Además, mencionó el tipo de fotos que también le mandaba. En pocas palabras, el candente contenido emitido por Bezos fue calificado por el medio como "sexting".

La revista se encargó de publicar no solamente los mensajes sino hasta las fechas en las que el magnate le envió sus textos.

"Te amo, viva chica. Muy pronto te mostraré mi cuerpo, mis labios y mis ojos", le escribió Bezos a Sánchez en abril del 2018.

Un mes después, el 13 de mayo, escribió lo siguiente: “Quiero olerte, quiero respirarte. Quiero abrazarte fuerte… Quiero besar tus labios… Te amo. Estoy enamorado de ti”.

Pasadas tres semanas, el primero de junio, le envió una foto sin camisa que le llegó a la presentadora con una “declaración romántica”, como dijo el medio.

“¿Sabes lo que yo quiero? Quiero emborracharme un poco contigo esta noche. No como para caerme. Solamente emborracharme un poco. Quiero hablar contigo y planear cosas contigo. Escuchar y reír. Básicamente QUIERO ESTAR CONTIGO!!! Luego quiero quedarme dormido contigo y despertarme mañana y leer el periódico contigo y tomar café contigo”, era lo que acompañaba a la fotografía.

En otra ocasión Bezos le dijo a Sánchez que “(tu) energía e ideas y competencia y espíritu me excitan”.

"Me haces ser mejor. Estás hecha para mí. Lo sé más claramente de lo que nunca he sabido nada", fue otra de sus declaraciones de amor.

Y uno de sus escritos, al ser leído en inglés, suena como un poema: "Amo todo de tí. Me encanta que tu última foto me desconcentre completamente. Estoy loco por ti. Por todo de ti. Necesito olerte y tocarte. Quiero sostenerte. Sé que eres buena para mí. Sé que encajamos”.

"Me gusta cuando eres fuerte, y me gusta cuando eres vulnerable. Todo. Lo único que no me gusta es no estar contigo. Todo esto es directamente desde mi corazón. Amo todo de tí", le anotó otro día.

Dentro de lo que el ‘Enquirer‘ tuvo acceso también hay algunas fotos: unas de las partes íntimas de Bezos, otras sin camisa y una en la que tiene solo una toalla mientras sonríe.

"Proyecto Alexa"

Como relata el ‘New York Post‘, un empleado del ‘Enquirer‘ que trabajó en la historia contó que la operación en la que le hicieron seguimiento durante cuatro meses al hombre más rico del mundo recibió el nombre de "Proyecto Alexa" (por el asistente virtual de Amazon que está denominado por el mismo sustantivo femenino) fue sumamente secreta.

"Solo cuatro personas editoriales sabían del ‘Proyecto Alexa’", afirmó la fuente. "Seguimos cada uno de sus movimientos. No tenía idea, lo que es un poco irónico dado que (Bezos) tenía su propia seguridad privada con él todo el tiempo ", cuenta el ‘New York Post‘.

Por el seguimiento que el medio hizo a la pareja pudieron conocer con cabalidad detalles de dónde se encontraban, qué era lo que hacían y hasta cómo se miraban.

En teoría Bezos y Sánchez habrían empezado a salir en el otoño siguiente a haberse separado de sus respectivos esposos. Una fuente cercana al dueño de Amazon le dijo al ‘New York Post‘ “que él y MacKenzie se separaron el año pasado ‘y luego Jeff y Lauren comenzaron a salir’”.

Sin embargo, las fechas de los hallazgos de la revista llevarían a pensar lo contrario. La pareja Bezos fue vista en septiembre celebrando su aniversario de matrimonio número 25 en Miami y los envíos de Jeff a Sánchez fueron de varios meses antes.

Según el Enquirer, Sánchez y Bezos llevan juntos ocho meses. En uno de sus encuentros, Mackenzie “casi los atrapó”, como relata el medio. Vio que en un vuelo en el avión privado de Jeff iría, además de su cónyuge, una sola pasajera adicional: Sánchez. “Pero dijo que solo estaba relacionado con el trabajo, informó el investigador”, dice el ‘Enquirer‘.

“Sánchez también trabaja como piloto de helicóptero, y Bezos contrató a su empresa, Black Ops Aviation, para tomar fotografías aéreas para su compañía de vuelos espaciales, Blue Origin”, indica el medio.

También relata que los vio volando en el helicóptero el 30 de octubre hacia la cima del Cañón Malibú en Los Ángeles, para disfrutar de una caminata.

Ese mismo día cenaron en Santa Mónica, California. Un testigo, según el medio, les contó cómo se miraban a los ojos, se acariciaban con ternura, rozaban sus hombros y cómo ella posó su mano sobre su rodilla bajo la mesa.

Días antes, el millonario se estaba quedando con su familia en un hotel de Boston mientras visitaban a su hijo mayor en la universidad.

Mackenzie volvió a su casa en Washington pero Bezos permaneció allí. En ese mismo recinto se hospedaba Sánchez. Horas después de que que Mackenzie dejara el lugar, Sánchez y Bezos fueron vistos juntos.

De las cosas que hacen más escandalosa la situación es que Sánchez y su esposo eran amigos de Jeff y Mackenzie. Incluso, como detalla el ‘New York Post‘, ambos tienen casas cerca a Seattle.

La división de bienes

Peter Bronstein, un abogado de divorcios que representó a figuras como Harry Macklowe y Guy Ritchie, escribió un artículo para el ‘New York Post‘ en el que manifiesta que “la perspectiva de una batalla de divorcio en la tierra quemada entre Jeff y MacKenzie Bezos puede cambiar drásticamente el equilibrio de poder dentro de Amazon”.

El jurista explica que, conforme a la normativa de Washington, en caso de que no lleguen a un acuerdo amistoso la propiedad del 16 por ciento de las acciones de Amazon con la que cuenta Jeff podría estar en peligro.

La razón es que como todas las acciones fueron adquiridas durante el matrimonio, ambos son igual de dueños. Y un precedente reciente estableció, conforme escribe Bronstein, “en un matrimonio de largo plazo de 25 años o más, el objetivo del tribunal de primera instancia es colocar a las partes en posiciones financieras aproximadamente iguales para el resto de sus vidas".

“Si Mackenzie obtiene la mitad de esas acciones -porque todo se adquirió durante su matrimonio de 25 años- tendría tanto control de la compañía como Jeff. Un paso más allá, ella podría formar una alianza con otro accionista importante y ser la única que tomando las decisiones”, señala el abogado.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas