Video: el hijo de un millonario chino que juega en un club porque su padre es el dueño

Video: el hijo de un millonario chino que juega en un club porque su padre es el dueño
El magnate que compró el club y forzó al entrenador a poner a su hijo en cancha. El joven tiene sobrepeso y pateó todos los tiros libres y corners
Por iProfesional
19.05.2021 14.39hs Recreo

El partido va empatado 1 a 1 y faltan 15 minutos para el final. El técnico no tiene alternativa más que cumplir con la orden del dueño del club. En el equipo Jilin Baijia, de la segunda división del fútbol de China, se retira el número 13 e ingresa, con la 7 en la espalda, Xu Guangnan. Un regordete mediocampista que hará poco para que su equipo gane el partido.

Las imágenes se remontan al 2019, pero se viralizaron en estos días en las redes sociales después de que el usuario de Twitter @futboltrotters compartiera un extracto con las mejores escenas del crack sin talento.

Vale aclarar que esto no es tan inusual en el fútbol chino. El magnate que compró el club y forzó al entrenador a poner a su hijo en cancha no fue el único que aprovechó su billetera para cumplir un sueño futbolero.

He Shihua, otro empresario apasionado por la pelota, también utilizó el dinero para jugar en el ascenso de China. Recientemente jugó unos minutos, con la 10 en la espalda, pero en otro club: el Zibo Cuju.

Pero volvamos al simpático Xu, que demostró cumplir con todas las características de una estrella del fútbol, excepto por la magia con los pies. Es que, a pesar de que entró solo por 15 minutos, el número 7 de los azules caminó la cancha como si llevara en el campo de juego más de una hora.

Con el pecho inflado, la cabeza en alto y un andar maradoneano, se ubicó en las cercanías al área rival y pidió la pelota para armar juego. Sin embargo, a falta de velocidad y visión, la devolvía de primera, a veces con precisión y otras tirándole un compromiso a sus compañeros.

De todos modos no se achicó y, siguiendo lo que acordó el entrenador con su papá, el 7 se encargó de ejecutar todas las pelotas paradas de su equipo. Hay que admitirlo, con el balón detenido, su desempeño no fue tan malo como cuando lo apretó algún defensor rival.

Como toda estrella Xu Guangnan puede llegar a equivocarse y perder una pelota, pero no va a rebajarse a correr a un volante del otro equipo como si fuera un burro. Así que después de una mala entrega, mantuvo su caminata por el círculo central, mientras un compañero intentaba recuperar la posesión.

Faltan 10 segundos para el pitazo final. El 7 tiene la pelota e intenta desbordar por la derecha. Se frena, busca un pase de caño para un compañero que termina siendo un regalo para el 3 del otro equipo.

Sale un pelotazo para la contra del rival, el reloj marca 92 minutos 57 segundos. Un delantero de los rojos se escapa y, tras una mala salida del arquero, sella el 2 a 1. Está claro que el pobre Guangnan tuvo unos 15 minutos para el olvido...

Salarios atrasados y conflicto interno

La cuenta especializada Titan Sports Plus, informó que, por aquellos días, el resto de los jugadores del equipo se encontraban en medio de una protesta porque el club les debía los salarios. La incorporación del hijo del dueño, no ayudó a destrabar el conflicto.

Evidentemente el desempeño del futbolista de 126 kilos fue tan malo que ya nunca más volvió a pisar un campo de juego. Sin embargo, en las redes sociales su legado se mantiene vigente y, a pesar del paso del tiempo, la magia de sus jugadas sigue circulando con mucho aprecio de los usuarios.

"Lo acabo de ver. A favor del hijo del dueño, siempre intentó tocar de primera y no es morfón". "A mi me gusta que mantiene la pose de crack displicente". "El problema son los compañeros que son horribles". "No sé si me pone más nervioso que se crea bueno y no dé un pase bien, o que sea tan displicente que se queje del compañero cuando de un pase malísimo". Fueron algunos de los divertidos comentarios de los tuiteros.

Temas relacionados