Cae el contrabando de celulares pero ni los fabricantes de Tierra del Fuego podrán aprovechar el momento

La devaluación desalienta el comercio ilegal. Pero sus efectos más grandes, mayor inflación y baja del consumo, también harán retraer la producción local
Por Andrea Catalano
01/10/2018 - 14,53hs
Cae el contrabando de celulares pero ni los fabricantes de Tierra del Fuego podrán aprovechar el momento

Con un dólar en torno a los $40, parece que al contrabando de celulares le ha llegado la hora de contraerse. Y en épocas en donde todo se reduce tanto, que una actividad ilegal también se achique no viene mal. Pasa que la situación es tan compleja que ni siquiera en el corto plazo la industria local del ensamblado de celulares va a poder aprovechar la coyuntura ventajosa.

Entre enero y agosto de este año la cantidad de celulares que ingresar al país por contrabando fue 1.034.000 unidades, y la proyección es que hacia el cierre de 2018 esa cantidad se mueva entre 1,5 y 1,7 millón de equipos, es decir, casi la mitad de los 2.810.311 que lo hicieron en 2017, según cifras que maneja la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE).

Hay una nueva realidad. El contrabando existe desde que se unificó el tipo de cambio a finales de 2015. Desde entonces registramos una tendencia creciente, de parte de las marcas que tienen capacidad para medir con exactitud qué cantidad de dispositivos ingresan al país por esa vía”, dijo a iProfesional, Federico Hellemeyer, presidente de AFARTE.

Las cuatro marcas que concentran la producción y comercialización de smartphones en el paísSamsung, LG, Motorola y Huawei- saben con precisión cuándo se activa un equipo que ingresó por la vía del contrabando. Y a partir de ahí se realizan las estimaciones.

La tendencia del contrabando hasta 2017 era creciente. En 2017 se trató de más de 2,8 millones de equipos contra 10,6 millones que se integraron en Tierra del Fuego y otros 500.000 que se importaron legalmente”, agregó el directivo.

Ahora, la previsión es que el contrabando de celulares se reduzca en un 40% aproximadamente al cierre del caótico 2018. Pero todo será por obra de la devaluación, no porque desde la administración nacional se hayan implementado medidas para luchar contra el ingreso ilegal de mercaderías sino por las razones de fuerza mayor que impone la Argentina misma.

Y como el peso se devaluó de manera agresiva desde mayo primero, y se profundizó en agosto, después, hacerse de pesos en el mercado local para luego comprar en dólares los teléfonos móviles se hizo más dificultoso.

Tal como lo explicó el analista Enrique Carrier a finales de agosto. “En lo que va del año calendario, la devaluación del peso alcanzó el 52%, bastante por encima de la inflación estimada