Más artículos

¿Resistencia o integración?: el lado B de la transformación digital

¿Resistencia o integración?: el lado B de la transformación digital
Tener en cuenta la complejidad de los modos de relacionamiento permitirá construir estrategias que incluyan y acompañen a las personas
Por Jair Zolotow, director de Consummity de Datos Claros
13.08.2019 11.17hs Tecnología

La era digital presupone un convencimiento, una creencia fundamental: La tecnología vuelve la vida más sencilla, la tecnología nos ayuda y resuelve problemáticas. Si bien esta premisa está extendida y el desarrollo tecnológico cuenta con un consenso bastante amplio en términos societarios, eso no implica que no haya disonancias, diferencias, entre las personas, respecto a su aproximación al uso de las herramientas tecnológicas y a los modelos de atención digitales.

Sin embargo existen diversos tipos de segmentaciones posibles que hacen más compleja la mirada sobre el avance de la transformación digital:

* Las diferencias generacionales entre personas que nacieron en la era digital en donde el uso y la adopción de los nuevos modos de atención resulta mucho más simple y quienes nacieron acostumbrados a los modos de atención tradicionales.

* Las diferencias territoriales entre quienes habitan en los grandes centros urbanos, en particular en AMBA, y están diariamente permeados por los avances digitales, y quienes habitan en centros urbanos más pequeños, en donde la inversión en los modelos de atención digital aún no es tan rentable, y otro tipo de experiencias más tradicionales sigue teniendo sentido.

* Las desigualdades en el acceso a los servicios y la tecnología de quienes por su nivel socioeconómico sostienen relaciones cotidianas con las empresas que ofrecen los modelos de atención digital más avanzados, frente a quienes no acceden a ese tipo de servicios y dispositivos, lo cual a su vez reproduce esa misma desigualdad.

* Las diferencias en los estilos de vida y valores sostenidos. La era digital también está acompañada de un resurgimiento de lo que podemos denominar "la era de lo orgánico", en donde un conjunto de preocupaciones por la salud, la alimentación, el ejercicio, la espiritualidad, el medio ambiente, ha tomado forma en términos de valores y búsqueda de estilos "desconectados", generando otro tipo de vinculaciones respecto de los modos de comprar y vender.

Estas son solo algunas de las segmentaciones más visibles. Cualquier estrategia de transformación digital debe poner el foco en definir quiénes son sus clientes, con quiénes se va a interactuar, qué necesita cada tipo de cliente, ¿conviene migrar toda mi atención hacia lo digital?

Tener en cuenta la complejidad de los modos de relacionamiento permitirá construir estrategias de transformación digital que incluyan y acompañen a las personas en sus aprendizajes y adaptaciones necesarias.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas