Cambio de aire en Movistar Argentina: Marcelo Tarakdjian asume como CEO

El anuncio del cambio de comando ocurrió unos días antes de que se conociera la decisión de Telefónica de hacer el spin off sobre Hispanoamérica
Por Andrea Catalano
31/01/2020 - 17,00hs
Cambio de aire en Movistar Argentina: Marcelo Tarakdjian asume como CEO

Febrero. Arranca una nueva etapa en Movistar Argentina. Asume Marcelo Tarakdjian al frente de la filial local en un contexto muy particular. Días después de que se anunciara oficialmente su designación como nuevo CEO de la subsidiaria, la compañía a nivel global le contaba al mundo que escindiría a la división de Hispanoamérica mediante un spin off.

Tarakdjian, quien lideró la operación de Movistar en Uruguay durante cuatro años hasta el pasado viernes, sucederá a Federico Rava quien, con más de 30 años en la empresa, continuará como presidente del directorio.

El flamante CEO, argentino y licenciado en administración de empresas y contador público nacional por la UCA, cerró su ciclo en la filial uruguaya con la adjudicación de dos bloques en la banda de 2,6 GHz por la que la compañía pagó u$s 28 millones. La licitación que encaró el Gobierno uruguayo se destinó a la mejora de los servicios móviles que las prestadoras ofrecen en ese país.

Esta última experiencia será fundamental para el proceso de licitación pendiente que, se espera, comience a desarrollarse una vez que el gobierno actual defina un plan orientado en esa dirección.

La última vez que la Argentina ejecutó una licitación de espectro fue en 2014, cuando se distribuyeron frecuencias para avanzar hacia las redes 4G. Luego de que en 2015 se quitó la adjudicación al Grupo Vila Manzano por no cumplir con los requisitos surgidos de ese proceso, esas porciones de espectro pendientes quedaron dando vueltas.

Ni la gestión de ese entonces ni la posterior, de Mauricio Macri, lograron hacer algo con ella, más allá de la postura que uno y otro tomaron respecto de ese recurso. Habría intención del nuevo gobierno de tener un plan definido en los próximos meses para terminar de cerrar el proceso de 4G.

De ahí que el ingreso de Tarakdjian será fundamental para liderar una situación similar, ahora en estas pampas. Tendrá su debut local, al igual que sus pares de las compañías competidoras y los funcionarios que, en su momento, convocarán al proceso.

Escenario local 

El nuevo ejecutivo asume, como se dijo, en un contexto particular de la compañía a nivel global. Hace dos meses, José María Alvarez Pallete, CEO de la operación global, anunció un spin off para las operaciones de Hispanoamérica Norte e Hispanoamérica Sur. Brasil quedó afuera por la simple razón que el mayor socio del Mercosur venía operando desde hace muchos años como división independiente del resto de la región.

Morgan Stanley tiene el mandato para liderar este spin off que podría tomar varias formas: que aparezcan interesados en hacerse con toda la operación o partes de ellas, que se establezcan alianzas o que se encuentren otros caminos que le den más certeza a las filiales de regionales.

La de la Argentina es una de las subsidiarias más sanas de la región. En tiempos en donde se especula sobre el valor que tienen las operaciones en conjunto, la local se erige como una de las principales dado su buen comportamiento económico-financiero.

Uno de los principales despliegues que la compañía encara es el de su red de fibra óptica. A diciembre pasado, la compañía ya contabilizaba más de 2,17 millones de hogares pasados (con potencial de que sus servicios sean contratados en esas viviendas) y más de 520.000 clientes conectados.

La tecnología de fibra óptica es la más eficiente para ofrecer servicios empaquetados, y sobre la que las actuales y futuras prestaciones se apalancan. De ahí el valor de estos despliegues.

También es la base de las redes móviles pues las antenas 4G, para soportar el creciente tráfico móvil, están comunicadas entre sí por fibra óptica.

Telefónica Movistar cuenta en la Argentina con 17 millones de clientes móviles, según el balance correspondiente al tercer trimestre de 2019.

El período de junio a septiembre de 2019 mostró crecimiento en ingresos y en OIBDA, del 47,7% y del 31,5% respectivamente, debido al alza de los accesos de valor, al aumento de las tarifas y a la venta de celulares con un mayor margen de ganancia.

No obstante, cuando se miran los resultados de los primeros meses de 2019 se advierte el impacto de la economía hiperinflacionaria, tal el término utilizado en el balance.

Respecto del servicio de televisión paga, ya suma más de 130.000 clientes mientras que Movistar Play, la prestación que funciona para los clientes del servicio de telefonía móvil de la empresa, supera los 142.000 clientes, siempre de acuerdo al último reporte de resultados.

Hasta ahora, la operadora no ha informado sobre inversiones para 2020.

El buen desempeño de la operación argentina, aún en un contexto macroeconómico adverso, la posicionan como una de las más fuertes de Hispanoamérica, al menos en términos de negocios.

A la hora de estimar cuánto podría valer sólo esta filial, el comparativo más cercano es Telecom, la compañía de telecomunicaciones más grande del país. Los especialistas estiman que su valuación podría superar los u$s2.000 millones.

Versiones que no cesan

Mientras en la compañía local se preparan para la nueva etapa, desde el otro lado del Atlántico continúan llegando novedades. Este viernes trascendió que la casa matriz habría solicitado al Citi acelerar la venta de Hispanoamérica a Millicom y Liberty, dos operadores que ya tienen presencia en la región.

En medio de versiones que se disparen de uno y otro lado, en medio de cierta incertidumbre que todavía la Argentina no logra despejar a casi dos meses de la sunción del nuevo Gobierno, y a cargo de un barco que se mantiene, con todo, en equilibrio. Así asume Marcelo Taradkjian la responsabilidad de la filial argentina de Telefónica Movistar.

Como se dijo, la compañía no deja de dar novedades prácticamente todas las semanas. El énfasis está puesto en recuperar la confianza de los inversores y, así, lograr concretar pasos concretos para reducir su deuda, que asciende a 38.000 millones de euros.

En los últimos días, anunció la organización de su nueva unidad global de consumo digital (CDCO) que se creó en noviembre pasado, en el marco del anuncio de la transformación de la compañía, y que será comandada por Chema Alonso, hasta ahora el responsable del proyecto de inteligencia cognitiva y de la estrategia de datos de Telefónica.

En un comunicado, la empresa de telecomunicaciones explicó que la unidad tendrá como principales objetivos "transformar y acelerar los procesos de venta de productos y servicios", así como la relación con los clientes en el área de consumo "haciéndolos más digitales, rápidos y sencillos"

Esta área tendrá la tarea de impulsar la innovación en todos los niveles de la compañía. Innovación que deberá plasmarse en el desarrollo y lanzamiento de nuevos productos y servicios digitales en el ámbito del hogar digital. Esto deberá apalancarse, a su vez, en la cuarta plataforma, donde se consolidan los datos que genera la compañía y sus clientes y que conforman la base de aura, su asistente virtual con inteligencia artificial (IA).

Temas relacionados