Más artículos

Plan de espectro y resolver maraña judicial para avanzar hacia 5G, ejes de la política de telecomunicaciones

Plan de espectro y resolver maraña judicial para avanzar hacia 5G, ejes de la política de telecomunicaciones
Martín Olmos, subsecretario de telecomunicaciones, reconoció el rol de las inversiones del sector. Definiciones sobre ARSAT y la Televisión Digital Abierta
Por Andrea Catalano
11.03.2020 06.50hs Tecnología

El subsecretario de tecnologías de la información y las comunicaciones, Martín Olmos, aseguró que está avanzando en el diseño de un plan plurianual de espectro porque entiende que las inversiones en el sector de las telecomunicaciones son muy importantes y porque resulta prioritario poner en orden, clarificar y dar certidumbre al sector para hacer efectivo el cumplimiento de sus obligaciones.

Así lo expresó en su primera exposición pública durante un encuentro realizado en el Centro Argentino de Ingenieros (CAI), donde se debatió sobre el camino que el país debe transitar para avanzar con las futuras redes 5G. En este encuentro diversos analistas expusieron, además, acerca de la situación de estos despliegues en la región.

La necesidad de definir un plan de espectro es una deuda que se viene acumulando desde hace más de una década y atravesó a los últimos gobiernos de turno. Los operadores de telecomunicaciones, a cargo de las inversiones en redes, son los que primero demandan más espectro para responder a las demandas que provienen, principalmente y cada vez más, de parte los usuarios.

Además de adeudar un plan de espectro, la Argentina también se encuentra retrasada en cuanto a las adjudicaciones de bandas respecto a las recomendaciones de la Unión Internacional de las Telecomunicaciones (UIT). Hasta ahora, hay entregados unos 390 MHz de manera efectiva en el país cuando para 2020 esa cantidad debería estar acercándose a los 2000 MHz ya asignados y distribuidos.

Olmos, que se presentó ante un auditorio conformado por operadores de telecomunicaciones, proveedores de equipamiento, expertos en regulación y medios, explicó que su su experiencia viene del mundo de la ciencia política y de los datos. Aun así, mostró conocimiento sobre un sector integrado por actores muy grandes, medianos y pequeños. "Queremos trabajar con todos ellos", sostuvo.

En ese sentido, señaló que "vamos a mantener el sistema de consultas públicas con el que se venía trabajando", herencia de la gestión anterior, y se mostró a favor de resolver los temas pendientes en materia de espectro porque, entiende, hasta que eso no se cierre no se podrá avanzar hacia las futuras redes 5G.

"La tecnología 4G está atravesada por una maraña jurídica y de reclamos que han sembrado incertidumbre en el sector. Es prioridad poner orden, clarificar y dar certidumbre para hacer efectivo el cumplimiento de las obligaciones", destacó durante su exposición en la biblioteca Luis Huergo, del CAI.

La situación irresuelta de Telecentro y la banda de 700 MHz es uno de esos temas pendientes. Si bien Olmos no se refirió a ninguna situación en particular, esta es una de las cuestiones a resolver. Como también lo es el modo en que se distribuirá el espectro de 4G que está en poder del Estado y que los operadores reclaman.

Lo que sí reconoció el subsecretario TIC fue que "hay demoras en los despliegues de red en corredores y en poblaciones pequeñas", razón por la que, aseguró, "vamos a trabajar en un plan plurianual de espectro. Sabemos que las inversiones en ese sector son muy importantes".

La falta de cobertura en los corredores viales que conectan provincias y regiones es una constante en distintas zonas del país, especialmente cuando se trata de aquellas alejadas del anillo central de la República Argentina. En varios casos, son las pequeñas prestadoras locales las que logran dar conectividad en estos espacios a partir de soluciones en las que se impone más la buena voluntad que la razón del negocio.

El reconocimiento del valor de las inversiones del sector por parte del funcionario cobra importancia adicional porque hasta ahora no hubo anuncios de peso de parte de las distintas prestadoras, más allá de que también están afectadas por la macroeconomía argentina y, sin dudas en estos momentos, por las distintas eventualidades que suceden en el mundo.

- Telecom mantiene su plan de inversiones por u$s5.000 millones, aunque el lapso para ejecutarlo, inicialmente de dos años, está extendido sin plazo concreto.

- Claro se mantiene en sus u$s400 millones anuales.

- Telefónica, que en 2019 finalizó un programa trienal por algo más de $44.000 millones, no ha dado a conocer cifras concretas, aunque los planes pasan por continuar expandiendo las redes de fibra óptica.

Municipios y normas

Olmos destacó que su gestión se centrará en dos ejes: por un lado, habilitar más canales de diálogo con los municipios para que se puedan encarar despliegues de red con mayor agilidad; por el otro, "darle certidumbre a la normativa del sector".

En este sentido, planteó la idea de un avanzar en un "digesto" que compile o haga de paraguas de todas las normas dispersas que rigen al sector desde hace unos 50 años.

Al principio de su exposición había manifestado que la visión general del Gobierno contempla a las tecnologías de la información y las comunicaciones como "un factor clave para el desarrollo de las personas y el ejercicio efectivo de diversos derechos, entre ellos, la libertad de expresión", y que avanzar en estos conceptos permitirá tener "mejores democracias, más robustas".

También manifestó que las TIC resultan fundamentales por el impacto que tienen en la productividad, en el desarrollo económico y en la industria. "La Argentina es un país con vocación industrial. En esto, la conectividad es clave. En este contexto también evaluamos cómo incorporamos la 5G", expresó.

"Creemos que el sector industrial tiene que existir para dar trabajo a la gente. Pero para eso tiene que haber conectividad y esto resulta clave para que la Argentina avance en la industrialización y no entre en vaivenes y caiga en crisis cada 10 años", sostuvo.

"Nuestro país sufre tremendas asimetrías socioeconómicas. El desarrollo de las TIC son una oportunidad enorme para inducir esas asimetrías, pero si no van acompañadas por políticas públicas no sirven al desarrollo, pues las asimetrías se van acentuando", subrayó.

Tal como se viene manifestando desde la Secretaría de Innovación Pública, bajo la responsabilidad de Micaela Sánchez Malcolm, y de los distintos organismos que dependen de ella, como el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), ARSAT y la Subsecretaría TIC, Olmos indicó que trabaja de manera coordinada con esos organismos.

Respecto de ARSAT, comandada por Pablo Tognetti, manifestó que "se trata de un actor muy importante que sirve a los objetivos descriptos (la conectividad), en un rol complementario con el sector privado", además de tener el valor de ser "un actor mayorista y habilitador de otros actores".

En ese sentido, señaló que la política satelital apunta a "recuperar las capacidades tecnológicas propias de ARSAT junto a INVAP, a cuidar las posiciones orbitales que hay que ocupar, y a abordar el tema de los satélites de órbita, baja porque se trata de un área de mucha innovación aunque con varios desafíos que se plantean a nivel mundial".

También anticipó que se avanzará en una tercera etapa de la Red Federal de Fibra Optica (REFEFO) para completar la red troncal, aunque aclaró que ya no serán otra vez 30.000 kilómetros como al principio de ese proyecto.

Respecto de la colaboración con el ENACOM, a cargo de Claudio Ambrosini, aseguró que "se trabaja para avanzar en las redes de última milla y la puesta en valor de la Televisión Digital Abierta (TDA)". Describió como "triste" el estado en que encontró a esta área, producto de la falta de mantenimiento.

"Creemos que la TDA tiene un rol importante para la gente que no tiene televisión paga. Y continuar ese proyecto permitirá avanzar en el apagón analógico para, así, poder también otorgar más espectro al sector", finalizó, sin dejar de hacer mención que otro de los temas sobre los que trabaja tiene que ver con avanzar en la compartición de infraestructura, otro de los grandes temas, no menos ríspidos, que enfrenta a los distintos jugadores del sector.

Como bien describió, y no sin ironía: "Porque siempre quiero que me compartan lo del otro pero no lo mío".

Un millón en un kilómetro

Antes de la exposición de Olmos expuso Celedonio von Wuthenau, quien hizo su presentación en representación de 5G Américas, la asociación que impulsa el desarrollo de las infraestructuras móviles en la región. Planteó, en líneas generales, los desafíos de las redes 5G, especialmente en lo referido a Internet de las Cosas (IoT).

"5G habilitará 1 millón de dispositivos por kilómetro cuadrado. Para esto, las redes tienen que estar preparadas desde lo más simple a lo más sofisticado. Y garantizar alta confiabilidad y baja latencia", indicó.

Entre las posibilidades que aparecerán con las redes del futuro, se abrirán "servicios específicos propios de las empresas interesadas, fuera de las redes públicas", hecho que significa un "cambio radical en los servicios de telecomunicaciones porque se podrán utilizar tanto en espectro licenciado como no licenciado".

Como el espectro es un inevitable tema de discusión, porque es la materia prima de esta industria, también se manifestó a favor de tener "normativas que favorezcan los despliegues de infraestructura, porque vienen con mucho small cells (celdas pequeñas, que pueden ubicarse en semáforos, postes de luz, carteles, y cualquier otro lugar del especio público) y mucha fibra óptica".

Pero advirtió que "no se puede pagar hoy 400 MHz al mismo precio que se pagaron los 400 MHz anteriores", en una postura que cada vez más se escucha en el sector. Que los valores del espectro que ponen los gobiernos no sean tan altos a fin de que la inversión se pueda destinar, más que nada, a los despliegues de red antes que a llenar las arcas fiscales.

La jornada "El caminio de la Argentina hacia 5G" contó también con la participación de Carolina Limbatto, economista de Cullen International; Juan Gnius, analista de Telesemana; Ignacio Perrone, investigador principal de Frost & Sullivan; y Alejandro Prince, director de Prince Consulting; quienes dieron su visión sobre lo que ocurre en la región con los desarrollos de 5G.