Más artículos

Efecto crisis: cada vez más argentinos prefieren arreglar su celular antes que comprar un equipo nuevo

Efecto crisis: cada vez más argentinos prefieren arreglar su celular antes que comprar un equipo nuevo
En la pandemia la demanda de los services aumentó un 300%. Smartphone, notebooks, consolas de juegos fueron los que más reparaciones necesitaron
Por Marysol Antón
06.12.2020 18.32hs Tecnología

Celulares, notebooks, tablets y televisores estuvieron durante estos meses trabajando como nunca antes. Y aunque nos cueste creerlo, los equipos electrónicos también se cansan, se rompen o, en el caso de los smartphones, son susceptibles ante las caídas. Por eso, apenas se abrió la posibilidad de acceder al servicio de service la demanda se disparó, sobre todo teniendo en cuenta el aumento de estos productos.

¿Qué fue lo que más hubo que reparar? El recambio de la batería de los celulares por agotamiento de su vida útil y cambiar el módulo display (pantalla) por tener el vidrio roto.

"Desde la cuarentena, la demanda del servicio aumentó un 300%. Tanto que 3 de cada 10 personas tuvieron que reparar su celular", indican desde FixUP!, start-up argentina creadora de una plataforma digital para reparar equipos.

En el caso de Smartphones, los cambios de pantalla, batería por agotamiento de la vida útil y los cambios de conectores de carga y carcasas estéticas, las reparaciones tienen precios que van desde los $4.500 en adelante, según marca y modelo. Lo bueno es que están incluidas dentro del programa Ahora 12 y hay planes de pagos en 6 cuotas.

En informática, las restauraciones más frecuentes son la optimización del funcionamiento el equipo (con la opción de cambio de disco rígido por el de un disco sólido) y en consolas de juego el mantenimiento preventivo para evitar recalentamientos y fallas de hardware.

El uso intensivo de los celulares disparó la demanda de services hasta un 300%.

Atreverse

Muchas veces, llevar un equipo a reparar despierta incomodidades, pues la pregunta de cómo quedará o si es serio el service siempre se interponen. Por eso, en FixUp! Encuestaron a sus usuarios sobre qué es lo que más les preocupa a la hora de entregar sus teléfonos, computadoras o consolas.

Así, un 52% indicó que le inquieta que quede mal arreglado, el 22% teme perder información, un 21% a que se pierda el equipo y un 5% otras causas. Siguiendo esta línea, sobre las sensaciones que les produce reparar sus equipos, un 36% indicó que le da alivio, el mismo porcentaje sienten alegría, mientras que a un 28% les provoca miedo.

Ahora, al momento de elegir un servicio, 40% de los consumidores dicen que el precio es el atributo que más pesa, 31% evalúa la calidad del repuesto, un 22% la rapidez y un 7% otros motivos. Eso sí, el 100% de los encuestados refirió que siempre prefiere intentar arreglar el equipo, sobre todo ahora que los celulares ya no entran en el Ahora 12.

"Quien alguna vez tuvo que reparar su celular, computadora o cualquier otro dispositivo seguro experimentó cierto desconcierto a la hora de buscar una solución: probablemente, encontró informalidad en el rubro, disparidad en los precios en relación a la calidad, inseguridad y desconfianza del proceso, pérdida de datos, problemas para conseguir repuestos oficiales o una nula garantía del servicio. Encontrar un buen service es una tarea compleja y la gente busca cada vez más referencias recomendables para asegurarse una buena experiencia", describe Jesús Alewaerts, Founder & CEO de FixUP!.

Miedo a que quede mal reparado y a perder información, los dos temores más frecuentes al mandar a arreglar un equipo

Movilidad a punto

La apertura de las actividades y la posibilidad de salir a pasear también nos enfrentó a un nuevo problema: tratar de encender el auto que llevaba meses parado. Esto disparó las ventas de baterías, que crecieron un 50%.

Después de siete meses de estar estacionado y sin darle uso al auto, la batería, que tiene una vida útil de entre dos y tres años, se desgasta y necesita un recambio. "Si es relativamente nueva, con una carga lenta podrá recuperarse al 100%, mientras que la que se encontraba al final de su vida útil antes de la cuarentena no lo hará", explica Luz Valbuena, responsable de Marketing de Acubat.

Temas relacionados