El inventor del mouse que impulsó el "coeficiente intelectual colectivo"

Era un ingeniero de corazón y las soluciones utópicas no siempre dan cuenta de las complejidades de las instituciones sociales humanas
Por Cesar Dergarabedian
22/01/2023 - 09,05hs
El inventor del mouse que impulsó el "coeficiente intelectual colectivo"

Hoy vivimos en un mundo donde las personas editan texto en pantallas, controlan computadoras con gestos o haciendo clic con el ratón ("mouse", en inglés), se comunican a través de audio, video y pantallas compartidas, y usan hipervínculos para navegar a través del conocimiento.

Todas estas acciones fueron ideas creadas en un centro del Instituto de Investigación de Stanford (SRI, sigla en inglés), en el estado norteamericano de California, en la década de 1960.

Sin embargo, el director de ese centro, Douglas Engelbart, nunca obtuvo apoyo para la mayor parte de lo que quería construir, incluso décadas después, cuando obtuvo reconocimiento por sus logros.

El creador del mouse

Engelbart fue un ingeniero del Silicon Valley californiano que inventó el ratón ("mouse", en inglés) de la computadora y al que se le atribuyen muchos de los conceptos que sustentan la informática moderna e Internet.

Nacido en 1925 en la ciudad estadounidense de Portland, Engelbart llegó a la mayoría de edad cuando la Segunda Guerra Mundial asolaba Europa. Se unió a la Marina de los EE. UU. como técnico en electrónica y radar, y después de la guerra estudió ingeniería eléctrica en la Universidad Estatal de Oregón.

Continuó hasta completar una maestría y un doctorado en la Universidad de California en Berkeley, donde también fue profesor asistente. Aproximadamente un año después, en 1957, se unió al Instituto de Investigación de Stanford (hoy llamado SRI International), que tenía poco más de una década. Desde 1959 hasta 1977 dirigió el Centro de Investigación de la organización, y en 1963 desarrolló el concepto del mouse de computadora.

Douglas Engelbart en 1968. Debajo a la izquierda, uno de sus prototipos de mouse.
Engelbart en 1968. A la derecha, uno de sus prototipos de mouse.

El protagonista de una conferencia histórica

El mouse revolucionó la informática personal, pero el público no lo vio por primera vez hasta varios años después. 

En una presentación en la Fall Joint Computer Conference en la ciudad californiana de San Francisco el 9 de diciembre de 1968, presentó los conceptos de enlaces de hipertexto, edición de texto en tiempo real, el uso de múltiples ventanas y teleconferencias.

También mostró un conjunto de tres dispositivos que trabajaban juntos para controlar una computadora. "Tenemos un dispositivo señalador llamado mouse, un teclado estándar y un juego de teclas especial", dijo a la audiencia, en una conferencia que fue definida décadas después como la "madre de todas las demos".

En un mundo de computadoras centrales controladas por teclados, el mouse era una idea nueva. "No sé por qué lo llamamos ratón. A veces me disculpo. Comenzó de esa manera y nunca lo cambiamos", dijo, explicando el nombre a su audiencia.

Un año más tarde, el centro de investigación que dirigía Engelbart subrayó su importancia en la informática al convertirse en el segundo nodo de Arpanet, el antecesor de la Internet actual.

Engelbart recibió muchos premios por su trabajo durante los últimos años de su vida. Incluyeron la Medalla Nacional de Tecnología en 2000, el Premio Lemelson-MIT en 1997 y el Premio Turing, también en 1997.

Falleció el 2 de julio de 2013 en su casa en la ciudad californiana de Atherton. Tenía 88 años.

Mucho más que un ratón

Para Engelbart, las computadoras, las interfaces y las redes eran medios para un fin más importante: amplificar la inteligencia humana para ayudarnos a sobrevivir en el mundo que hemos creado.

Enumeró los resultados finales de impulsar lo que llamó "coeficiente intelectual colectivo" en un artículo de 1962, titulado "Aumento del intelecto humano". Incluía conceptos como "comprensión más rápida… mejores soluciones y la posibilidad de encontrar soluciones a problemas que antes parecían insolubles".

La visión de Engelbart de humanos con mayores capacidades, habilitados por computadoras, le llegó en 1945, después de leer el artículo del inventor y director de investigación en tiempos de guerra Vannevar Bush en la revista Atlantic Monthly, "As We May Think". Bush escribió:

"La suma de la experiencia humana se está expandiendo a un ritmo prodigioso, y los medios que usamos para atravesar el laberinto resultante hasta el elemento momentáneamente importante son los mismos que se usaban en los días de los barcos de aparejo cuadrado".

Eso inspiró a Engelbart, un joven ingeniero eléctrico, a pensar en la idea de que las personas usen pantallas y computadoras para resolver problemas en colaboración.

Cambios mucho más allá de la informática

Trabajó en sus ideas por el resto de su vida, a pesar de que la gente en la academia y la industria informática le advirtieron una y otra vez que sus ideas de usar las computadoras para cualquier otra cosa que no fueran cálculos científicos o procesamiento de datos comerciales eran "locas" y "ciencia ficción".

Engelbart en 2008, con uno de sus prototipos de mouse.
Engelbart en 2008, con uno de sus prototipos de mouse.

Engelbart sabía desde el principio que las pantallas, los dispositivos de entrada, el hardware y el software podían permitir la resolución colaborativa de problemas solo como parte de un sistema que incluía cambios cognitivos, sociales e institucionales.

Pero encontró que introducir nuevas formas para que las personas trabajen juntas de manera más efectiva, el eje de su visión general fue más difícil que transformar la forma en que interactúan los humanos y las computadoras.

Engelbart trabajó durante la mayor parte de su vida y carrera para que cualquiera pensara en serio en sus ideas, de las cuales el mouse era un componente esencial pero de bajo nivel.

Solo durante una década dorada obtuvo un respaldo significativo. En 1963, el Departamento de Defensa de EE. UU. proporcionó los medios para que Engelbart reuniera un equipo, creara el futuro y dejara boquiabiertos a todos los diseñadores de computadoras del mundo en la que se conoce como " la madre de todas las demostraciones ". Engelbart notó con consternación que, aunque la computadora personal evolucionaba con rapidez, los otros elementos de su plan no lo hacían.

El creador del "coeficiente intelectual colectivo"

En ese momento, las computadoras personales no estaban conectadas en red entre sí, como podían estarlo las terminales de computadoras grandes en ese momento, y carecían de un mouse o una interfaz de apuntar y hacer clic.

Engelbart afirmaba que la computadora y el mouse eran solo los "artefactos" en un sistema que se centraba en "los humanos, usando lenguaje, artefactos, metodología y entrenamiento".

Prototipo del mouse de Engelbart.
Prototipo del mouse de Engelbart.

A fines de la década de 1980, Engelbart creó su Instituto Bootstrap autofinanciado para tratar de obtener sus ideas sobre cómo trabajar de manera más efectiva con la aceptación que tenían sus artefactos.

Desarrolló formas de analizar cómo actuaban las personas dentro de una organización y técnicas específicas que, según él, impulsarían el "coeficiente intelectual colectivo", al que definió así:

"El coeficiente intelectual colectivo es una medida de la eficacia con la que un grupo de personas puede desarrollar, integrar y aplicar su conocimiento hacia su misión al mismo tiempo".

El fabricante de ratones Logitech proporcionó espacio para oficinas, pero el Bootstrap Institute, integrado por Engelbart y su hija Christina, nunca vendió estas empresas a ningún financiador, empresa importante o departamento gubernamental.

La frustración final de Engelbart

El fracaso de Engelbart a la hora de difundir las partes menos tangibles de su visión se debe a varias circunstancias. Era un ingeniero de corazón, y las soluciones utópicas de los ingenieros no siempre dan cuenta de las complejidades de las instituciones sociales humanas. Solo agregó un científico social a su laboratorio justo antes de que se cerrara.

Los discursos de Engelbart sobre saltos vinculados en tecnología y comportamientos organizacionales probablemente sonaron tan locos para los gerentes corporativos de la década de 1980 como lo hizo aumentar el intelecto humano con máquinas a principios de la década de 1960.

Al final, la forma en que funcionan las empresas de Silicon Valley cambió radicalmente en las últimas décadas, no porque las empresas establecidas pasaran por el tipo de transformaciones internas que imaginó Engelbart, sino porque fueron desplazadas por nuevas empresas..

Al igual que Tim Berners-Lee, el creador de la Web, Engelbart nunca buscó apropiarse de lo que contribuyó a la capacidad de conocimiento del mundo. Pero se sintió frustrado hasta el final de su vida por la forma en que tantas personas adoptaron, desarrollaron y se beneficiaron de los medios digitales que él había ayudado a crear, sin lograr las importantes tareas para las que los había creado.