Más artículos
La "blendización" del vino: más bodegas se suben a la tendencia de alumbrar cortes

La "blendización" del vino: más bodegas se suben a la tendencia de alumbrar cortes

La "blendización" del vino: más bodegas se suben a la tendencia de alumbrar cortes
Si bien los blends siempre estuvieron presentes en la alta gama, ahora se expandió la oferta en los segmentos medios de precios
Por Juan Diego Wasilevsky
11.12.2015 20.50hs Vinos & Bodegas

Hasta hace poco tiempo los blends parecían responde a la lógica de los extremos: había muchos y muy buenos en la alta gama y mucha oferta también en la base de la pirámide.

Sin embargo, en los últimos dos años al menos, esa tendencia se fue modificando considerablemente, al punto que actualmente cualquier nueva línea de vinos que llega al mercado, además de estar conformada por los varietales clásicos (Malbec, Cabernet Sauvignon, Chardonnay, etc.) es común que también sume un corte.

Proyectos como el del enólogo Eduardo Vidal, que creó la familia de vinos El Espía con el único objetivo de jugar con blends "secretos"; establecimientos más tradicionales como Goyenechea, que alumbró su nueva etiqueta Euforia, un corte de Merlot y Malbec a precio ultra competitivo; o propuestas innovadoras, como la de Bodega Funckenhausen, que acaba de presentar un blend de Malbec, Bonarda y Syrah en botella de litro, son algunos de los tantos ejemplos que protagonizan esta oleada.¿Regreso a las fuentes?

Esta "blendización" de la vitivinicultura argentina es una suerte de regreso a las fuentes. Décadas atrás, los vinos de corte reinaban en la Argentina. Incluso hoy, en los estantes inferiores de las góndolas de los supermercados es posible ver botellas con etiquetas que son un resabio de esa era, cuando el estilo francés, al elaborar y comercializar un vino, era lo que imperaba.

"Históricamente esta ha sido la forma de hacer vinos. La identificación de variedades y la moda varietal son hechos relativamente nuevos en la historia del vino. Anteriormente, la identificación de los vinos y su personalidad, tenía más relación con la zona geográfica de origen y no con las variedades de uva utilizadas", explica Carlos Navarro, autor del libro Secretos del Vino.

"En Argentina la historia nos cuenta que también prevalecieron los vinos genéricos y aquellos que tengan memoria y años suficientes, recordarán que en tiempos anteriores no existía el amplio abanico de vinos varietales de la actualidad", agrega el experto.

"La moda varietal se debe principalmente a Estados Unidos, que rompió con el esquema europeo de privilegiar la región sobre la variedad. Los países del Nuevo Mundo siguieron todos este esquema, sobre todo para atacar el mercado de exportación", completa Navarro.Negocio en crecimiento

En la actualidad se estima que un 80% del mercado de vinos tintos de alta gama está conformado por vinos con denominación varietal y un 20% por blends.

En diálogo con Vinos & Bodegas, Dolores Lavaque, directora de la consultora especializada Stg, destaca que "hasta hace poco, encontrábamos blends en los extremos, es decir, en la alta gama y en la gama entry level, donde se venden vinos tintos y blancos sin diferenciación".

"Ahora, lo que se está poblando con red blends es la gama media, la que en general ocupan los varietales o varietales reserva", acota.

Según la experta, "a partir del 2015 se han lanzado varios red blends y se ha ido dejando de lado la denominación mal llamada de bi-varietales".

"Es una tendencia que se veía venir, era el próximo paso obligado, posterior al boom de los varietales. Y la novedad es que estos vinos de corte se identifican más con un perfil joven, fresco y frutado", recalca.Causas de la "blendización" de la oferta

A la hora de indagar en las causas que impulsan a más bodegas a ampliar su portfolio, el reconocido sommelier Alejandro Barrientos destaca dos factores preponderantes: por un lado, los consumidores se han ido cansando de tomar siempre varietales y están en busca de otras experiencias. La otra razón es que los vinos de corte amplían el horizonte de la experimentación, y este es un desafío que tienta cada vez más a los enólogos.

Alfredo Sáenz, director de la distribuidora Umami y de la cadena de vinotecas EnoGarage, confirma que "este 2015 ha sido tremendamente dinámico en la industria del vino en la Argentina, con un perfil muy innovador y un protagonismo clave de las nuevas camadas de enólogos", que se aventuran a experimentar.

Lavaque, en tanto, coincide en tomar a la inquietud de los consumidores como el motor clave que explica la expansión de este segmento.

"Hay un poco de cansancio por el monótono consumo de varietales. Si bien varía de región en región, hay una búsqueda de algo más sencillo y a la vez versátil, más desestructurado y todo terreno, para hombres y mujeres indistintamente, jóvenes y adultos", señala.

En tanto, Sáenz agrega que "el blend es, por elección, el vino que más le gusta hacer al enólogo porque es donde encuentra ese equilibrio perfecto que muchas veces un varietal no se lo da. Este es el gran motivo que permite entender la mayor oferta de este tipo de vinos a lo largo de este 2015".Desconocimiento, la gran barrera

Hay un punto clave en la expansión de la oferta de este tipo de vinos y es que todavía generan cierta confusión palabras como "corte" o "blend".

De acuerdo con la "Radiografía le Consumidor de Vino Argentino de Alta Gama 2015", elaborada por la consultora Stg en base a 1.000 casos, no son muchos los consumidores que distinguen correctamente de qué se trata un varietal y un blend, su diferencia y su clasificación.

Según el sondeo, ante la consulta sobre si conocían lo que era un vino de corte, el 74% de los encuestados respondió en forma negativa.

"De hecho, una de las conclusiones es que todavía no piensan gastar más por blends que por los varietales", afirma Lavaque.

Según Barrientos, "el consumidor que no está entrenado se confunde un poco porque una vez le dicen blend, otra assemblage y a veces vino de corte. Para muchos, si tiene dos cepas, es más fácil decir bivarietal. Si bien esto de a poco está cambiando".

Sobre este punto, Lavaque afirmó que "denominar a un vino como bivarietal es una contradicción, porque es un error utilizar la palabra ´varietal´en lo que corresponde a un corte. Si bien puede sonar a purismo, debemos reconocer que ése es un término ambiguo".El futuro de los blends

De cara a los próximos años, Barrientos afirmó que todavía hay mucho camino por recorrer, pero será cada vez más usual ver cortes tintos en el mercado.

"Si bien hay muchos varietales que se están dando magníficamente bien en la Argentina, me parece que casi todos los enólogos disfrutan elaborando blend, y la percepción del consumidor de estos vinos es de vinos de calidad", afirma.

En tanto, Lavaque coincide en que "seguramente habrá espacio para más blends. Esto, sumado al tema del terroir, o sea de regionalidad, es el futuro de la vitivincultura argentina".

Bajo la mirada de Sáenz, "mientras la industria siga siendo tan dinámica y se siga reinventando permanentemente, las posibilidades que ofrecen los blends van a permitir que esta categoría siga creciendo y diversificándose".© Por Juan Diego WasilevskyEditor Vinos & Bodegas iProfesional Mail: [email protected]Twitter: @juandiegow / @vinosargentinosFacebook: https://www.facebook.com/iprofesional.vinosybodegas

Lo más leído
Más sobre Vinos & Bodegas