Más artículos
Siete enólogas que marcan tendencia y 7 vinos que hay que probar

Siete enólogas que marcan tendencia y 7 vinos que hay que probar

Siete enólogas que marcan tendencia y 7 vinos que hay que probar
En el marco del Día de la Mujer, Vinos & Bodegas dialogó con profesionales consagradas y enólogas que van consolidándose en esta industria
Por Vinos & Bodegas
07.03.2020 12.13hs Vinos & Bodegas

La industria vitivinícola en la Argentina genera más de 100.000 puestos de trabajo de manera directa y otros 280.000 indirectos. No hay una cifra precisa, pero la realidad es que las mujeres han venido ganando terreno. Y si bien no es una tendencia demasiado reciente, la realidad es que décadas atrás no había una sola mujer enóloga al frente de una bodega.

Fue Susana Balbo quien comenzó a marcar el camino y, con su experiencia, ayudó a que se abran más puertas a futuras profesionales.

"En mis comienzos, no sólo era la primera mujer enóloga Argentina sino que además, el único trabajo que me ofrecieron fue en una región tremendamente machista como es Salta, que es una provincia muy tradicionalista y conservadora desde el punto de vista de género", plantea Balbo en diálogo con Vinos & Bodegas.

"Trabajar en Cafayate en particular, que era un pueblo pequeño, fue un desafío porque era una vida muy expuesta donde todos estaban observando lo que yo hacía por ser la única mujer y por ser la primera. Esto trajo como consecuencia la necesidad de expresar y de manifestar que tenía talento y para hacerlo dedicaba muchas horas a trabajar y a conseguir resultados positivos en la búsqueda de que me respetaran, porque la única manera de que una mujer, al menos en esos años, fuera respetada en esta profesión era demostrando que tenía un talento que no podía ser discutido. Eso pude lograrlo en los 10 años que estuve trabajando en Cafayate y me permitió construir una reputación que luego me ayudó a desarrollarme en Mendoza", agrega.

"El hecho de haber sido la primera mujer enóloga de alguna manera hizo la diferencia, sin dudas abrí el camino de muchas mujeres enólogas que vinieron después de mí, demostrando que se puede tener una vida profesional exitosa y una vida familiar exitosa", plantea  Balbo.

Lo positivo es que las mujeres hoy en día, además de desempeñarse en el área de enología, también trabajan en los laboratorios de las bodegas, como ingenieras agrónomas, responsables de turismo y también como sommeliers.

En el marco del Día de la Mujer, Vinos & Bodegas dialogó con siete enólogas que, día a día, hacen un trabajo decisivo para consolidar la imagen del vino argentino en el mundo y recomienda siete vinos que hay que probar: 

Susana Balbo, enóloga y propietaria de Susana Balbo Wines

Susana Balbo, propietaria y enóloga de Susana Balbo Wines

-¿Cuál es tu visión sobre el rol de la mujer hoy en la industria vitivinícola?

-En el presente, el ser mujer en esta industria es más una ventaja que una dificultad porque nos hemos labrado una reputación de ser creativas, responsables, muy trabajadoras y excelentes profesionales. Además, las mujeres que entran en la industria del vino tienen mucho más fácil el desarrollarse por muchos motivos, no sólo por el hecho de que tenemos mucha más tecnología, más facilidad para viajar y acceder a investigaciones y conocimiento, sino porque además hoy las mujeres tienen enorme cantidad de herramientas para demostrar su talento y capacidad.

-¿Cuánto camino falta recorrer todavía?

-En materia de igualdad de género en Argentina la participación de mujeres en empresas, sobre todo en puestos de toma de decisiones, es bastante baja. Eso demuestra que Argentina todavía tiene una tendencia a respetar un patriarcado y seguir un estereotipo donde la mujer está relegada. Es más, Argentina todavía tiene una diferencia salarial entre mujeres que están en cargos de toma de decisiones con respecto a hombres que están en el mismo cargo. Pienso que todavía le va a llevar unos años estar en igualdad y la forma de avanzar hacia ello es instar a las empresas a informar y comunicar qué pagan para cada prestación, cuál es su escala de salarios y, de alguna forma, debería existir algún tipo de incentivo, especialmente tributario, que estimule a las empresas a tener la misma cantidad de hombres y mujeres entre sus empleados en todos los niveles. En particular, en nuestra empresa, tenemos equilibrada la cantidad de mujeres y de hombres en planta. Para nosotros el talento no tiene género-

-¿Cómo es la situación a la hora de comparar con otros países productores?

-Comparado con otros países, la brecha de género en Argentina está más atrasada, desde luego, a pesar de que tenemos muy buenas leyes con respecto a la igualdad de género, a la igualdad de salario o la obligación de tener los mismos derechos, pero hay países que están muchísimo más desarrollados donde la brecha es menor al 5 %, como el caso de Alemania, o en Canadá, que la brecha no llega ni siquiera al 7 % y en algunos rubros la mujer está hasta mejor pagada que el hombre. Y en cuanto a la industria vitivinícola, no hay demasiada brecha salarial en cuanto a hombre y mujer en otros países, la igualdad de género en los países vitivinícolas, que la mayoría son países muy desarrollados, que son los principales productores como Francia, España, Italia y Estados Unidos son países donde la igualdad de género no se discute, está totalmente instalada y, desde luego, no hay brechas salariales significativas. Probablemente sí hay una brecha salarial es totalmente acordada en función de tener más tiempo libre para dedicar a la familia o para poder tener más libertad de movimiento, pero no porque haya una diferenciación de salario por género.

Vino recomendado: Críos Malbec 2018

Vino recomendado: Críos Malbec 2018

Siempre es ineresante revisitar este Malbec, que estrena nueva etiqueta. Como de costumbre, este ejemplar no va por el camino tipico de la fruta roja sexy y simple. La fruta está en un segundo plano, aplacada, dándole más lugar a las notas florales y especiadas. De fondo también se percibe un dejo a tabaco. El resultado es una aromática equilibrada y cauta, para nada previsible. Al paladar se presenta equilibrado y balanceado: algo jugoso, de pulso más bien seco, pero no chato, gracias a un paso apenas oleoso. Posee una rica textura y una frescura agradable. Elegante y solemne.

Noelia Torres, enóloga de Bodega Ruca Malen

Noelia Torres, enóloga de Ruca Malen

-¿Cuándo y por qué decidiste ser enóloga?

-Vengo de una familia bastante afianzada en la industria y desde chica estuve metida en bodegas. Yo creo que fue natural, sobre todo porque fui al Liceo Agrícola y de ahí a la Facultad Don Bosco. O sea, soy enóloga del secundario y de la facultad. Mis tíos son enólogos, tengo primos y primas en la industria. Me acuerdo de ser chica y probar champagne, espumantes. Era lo más normal para nosotros probar vinos.

-Hace décadas esta industria estaba manejada únicamente por hombres. ¿Qué lectura hacés sobre las oportunidades y las condiciones laborales que ofrece hoy la industria a las mujeres?

-Creo que hay mayores oportunidades que hace unos años, todavía queda camino por recorrer,  las condiciones laborales van de acuerdo a las diferentes empresas y al acompañamiento de cada una, yo tuve la posibilidad de que mis jefes siempre entendieran mi doble rol de madre y el de enóloga. Pero soy consciente de que no muchas mujeres han tenido esta suerte. El cambio se está dando, es importante entender que la responsabilidad y el profesionalismo va más allá del género. Y que es un orgullo para mí er la encargada de los productos de Ruca Malen y estar al frente de un gran equipo.

-¿Cuál es tu objetivo como profesional de la industria?

-Desde el lugar que tengo en la industria vitivinícola siempre busco hacer productos auténticos teniendo como premisa la calidad y la innovación, y sobre todo crear un producto original que los consumidores puedan disfrutar y compartir un momento placentero con quienes más quieran.

Vino recomendado: Ruca Malen Terroir Series Pinot Noir 2018

Vino recomendado: Ruca Malen Terroir Series Pinot Noir 2018

Desde Tunuyán, en el Valle de Uco, llega un Pinot Noir muy bien logrado por la enóloga Noelia Torres. Apenas lo sirvas tal vez sientas que es simple y directo, porque no es de esos Pinot híper terrosos. Pero dale unos minutos y te va a sorprender con varis capas de aromas, que conjugan frutas rojas y negras apenas maduras, toques a hojas de té y una madera que complejiza, sin tapar la materia prima. En boca muestra buen volumen y cuerpo, con taninos súper pulidos. En ese sentido, y dentro de lo que permite la variedad, es un vino con sustancia, no es etéreo ni ligerito. Deja un recuerdo fresco, seco y cargado de frutas maduras, ganando elegancia hacia el final.

Madgalena Viani, enóloga de Bodega Trivento

Magdalena Viani, enóloga de Trivento 

-¿Recordás ese momento que hiciste "clic" y te decidiste por la carrera de enología?

-Tenía pensado terminar el colegio y estudiar contabilidad. Un día en el último año de secundario, nos llevan de visita a una bodega muy conocida de Mendoza, con mucha historia. Al entrar a la bodega, el aroma envolvente de los toneles, a vino reposando, me hizo reflexionar "qué voy a hacer estudiando contabilidad encerrada en un cuartito cuando yo tendría que estar acá". Ahí fue cuando hice clic en la visita a una bodega… y hoy estoy feliz. 

-Cuál es tu evaluación sobre el rol de las profesionales mujeres en la industria?

-Hace décadas esta industria estaba manejada únicamente por hombres. El movimiento de cambio hace tiempo que se viene dando. Hoy en día ves mujeres en puestos jerárquicos, llevando adelante el liderazgo de bodegas exitosas. Los tiempos de la exclusividad quedaron atrás.

-¿Qué desafíos te planteaste cuando decidiste dedicarte a la enología?

Mis desafíos personales están más relacionados al crecimiento profesional y seguir aprendiendo. Mientras que como enóloga del equipo de Trivento, es abrir nuevos horizontes y hacer del vino que es ciencia y un vino que sea arte. 

Vino recomendado: Trivento Golden Reserve Malbec 2017

Vino recomendado: Trivento Golden Reserve Malbec 2017

Qué gratificante es cuando un Malbec de Luján entrega esa fruta expresiva y voluptuosa, suavemente madura. Completan la paleta unos toques de especias y una madera que ganó delicadeza vendimia tras vendimia. En boca es jugoso pero no denso. Revela un agradable paso suelto sin dejar de ser sucroso, con fruta confitada y taninos de pulso dulce. Este Malbec no renuncia al ADN de Cuyo, pero no empalaga y la acidez está muy bien equilibtada. El resultado es un clásico actualizado.

Romina Carparelli, enóloga de Bodega Margot

Romina Carparelli, enóloga de Bodega Margot

-¿Cómo fue tu camino hasta liderar una bodega como Margot?

-En el último año de secundario empecé a trabajar los fines de semana dando catas para bodegas, en ese momento no estaba instalada la figura del sommelier y las daban las promotoras. Con la idea de comprarme mi primer auto empecé y cada vez tenía más eventos que atender, se me fueron sumando algunos días entre semana y ahí empecé a sentir que me quedaba corta en las explicaciones, que a veces no sabía qué contestar. Inmediatamente, me anoté en un curso que me diera más herramientas y sumé unas clases de inglés que también se dictaban para profesionales de la industria y trataban temas desde viticultura hasta la cata de los vinos. Hasta ese momento estaba totalmente convencida de estudiar medicina, lo de los vinos se asomaba como un hobby hermoso y súper interesante pero no lograba verme en la figura de enóloga. Y como es imposible escaparle al destino, cuando llegó la fecha de las inscripciones fui derechito a la Facultad de Enología y, sorprendiendo a media familia, me inscribí para estudiar la Licenciatura en Enología. Estoy feliz de mi elección, cuando hago mi trabajo me siento plena y también feliz de haber unido caminos con mis hermanas y mi padre en esta industria hermosa, difícil pero única.

-¿Cuán complejo fue hacerse un lugar en la industria?

-Nosotras somos tres hermanas mujeres, tuvimos padres bastante exigentes, exigentes bien, nos enseñaron que podemos hacer todo y siempre se valoró mucho el esfuerzo y el trabajo en la familia. Mi caso no es la regla general, yo me hice cargo de áreas muy sensibles en el proyecto, en la parte de enología y comercial, con el apoyo de toda una familia. No me pasó de tener que lograr un ascenso frente a un varón y quedar relegada por el hecho de ser mujer...  Me parece que todavía falta abrir el juego, las mujeres nos vamos ganando nuestro espacio pero dando una enorme pelea. Seguimos ascendiendo y siendo cada vez mejores profesionales pero a fuerza de sobrecargarnos de tareas porque la maternidad y los temas familiares siguen recayendo sobre nosotras. Ahora la tarea está un poco compartida pero bastante lejos de ser a partes iguales.

-¿Cómo te definís como profesional?

-A mí me gusta mucho la multitarea, me cuesta estar en un solo tema. Lo que veo más marcado en mi perfil y que seguramente irá creciendo con el paso de los años es la dirección de la empresa. Me gustaría ser empresaria de esta industria, seguir atendiendo la enología pero más desde la toma de decisiones que del día a día.

Vino recomendado: Celedonio Gran Malbec 2016

Vino recomendado: Celedonio Gran Malbec 2016

Es un ejemplar de estilo clásico y voluptuoso, que se destaca por sus notas de frutas rojas maduras, su colchón especiado y sus recuerdos a clavo de olor, canela y tostados. En boca muestra mucha jugosidad, con buen músculo y graso y unos taninos de pulso dulce ya muy bien pulidos, que nunca abruman. Conforme avanza, premia con aromas que recuerdan al cacao, la vainilla y la fruta roja madura y que refuerzan su clasicismo, pero siendo también muy bebible.

Lorena Mulet, enóloga de Bodega Cruzat

Lorena Mulet, enóloga de Bodega Cruzat 

-¿Qué es lo que te llamó la atención de esta industria como para volcarte a la enología?

-Siempre me sentí atraída por esta industria, el color de los viñedos en mayo, el aroma de las calles de Mendoza en época de vendimia. Cuando era niña me preguntaba qué pasaba dentro de las bodegas para que saliera ese olor tan rico. Siempre tuve mucha memoria para los aromas y hasta el día de hoy, cuando voy por la bodega y respiro profundo, se me vienen a la mente esos momentos.

-¿Cuál es tu objetivo personal?

-Seguir avanzando con la creación de productos cada vez más saludables, más naturales, reducir a su mínima expresión los conservantes. Debemos lograr que el consumidor perciba que está consumiendo algo sano, natural y que si no comete excesos hasta es beneficioso para la salud. El mundo va hacia eso. Luego debemos tener un compromiso para con el ambiente muy fuerte. Creo que el mayor desafío al que nos enfrentamos es la sustentabilidad de las empresas en cuanto a lo económico, ambiental y social.

Vino recomendado: Cruzat Single Vineyard Finca la Dama

Vino recomendado: Cruzat Single Vineyard Finca la Dama

Se trata de un 100% Chardonnay de partida limitada –de la cual se produjeron unas 10.000 botellas- iProfesional se encontró con un espumante marcado por la sutileza. No es exuberante ni estridente. Por el contrario, en nariz muestra notas de frutas blancas, con una punta tropical leve, acompañado por aromas que recuerdan al pan tostado. En boca ofrece una mouse también delicada y apenas ligera, con una frescura bien expresiva, gracias a su acidez constante. Se percibe una agradable tensión. Tiene un espíritu vibrante pero sin resignar nunca la elegancia.  

Andrea Tansini, enóloga de Bodega Doña Paula

Andrea Tansini, enóloga de Bodega Trivento 

-¿Cuándo decidiste ser enóloga y por qué?

Si bien mi padre es licenciado en enología e industria, siempre se dedicó a la industria oleícola, eso me llevó a elegir en un colegio técnico con especialidad agropecuaria y enológica.

-¿Fueron difíciles los comienzos en esta actividad?

-Recuerdo que los primeros años me costó mucho conseguir trabajo en la industria por ser mujer, principalmente en puestos estratégicos. Gracias a Dios eso ha ido cambiando. Hoy, creo que hay muchas mujeres referentes en la industria, muy reconocidas por su labor y que están liderando grandes proyectos. Creo que falta mucho camino por recorrer, pero estamos en eso. Por ejemplo, en argentina formo parte del Club de mujeres profesionales del Vino, el que está conformado por más de 70 enólogas e ingenieras agrónomas, donde se organizan eventos, degustaciones, actualizaciones y damos nuestra mirada.

-Cuál es tu objetivo como profesional de la industria?

-Lo que más me gusta es siempre seguir aprendiendo y tener el desafío de crear el vino para cada consumidor.

Vino recomendado: Doña Paula 969

Vino recomendado: Doña Paula 969

Se trata de un blend poco tradicional conformado por uvas Petit Verdot, Bonarda y un toque de Tannat (5%). La novedad es que el vino fue elaborado bajo un concepto de "mínima intervención" en huevos de cemento. Este recipiente suele utilizarse para que el líquido entre en contacto con las borras de las levaduras y el vino gane más boca, sin necesidad de que sea estructurado. Lo interesante en este vino es que se siente bastante esa fruta tan propia de la Bonarda, un poco ácida y menos golosa que los Malbec de Luján de Cuyo. Pero también aparecen toques herbales suaves y un especiado sutil. Ya en el paladar, resume el espíritu de los vinos que marcan tendencia: es jugoso, con un paso que carga el paladar pero cortado por una rica acidez.

Alejandra Martínez, enóloga de Anaia Wines

Alejandra Martínez, enóloga de Anaia Wines 

-¿Cuándo tomaste la decisión de ser enóloga?

-Decidí ser enóloga cuando salí del secundario. En un principio quería estudiar otra carrera, bromatología. Pero investigando la salida laboral y el campo y área de trabajo, me decidí por Enología. Esto fue por allá por el 2006, me recibí en el 2013.

-¿Cómo ves el presente de las mujeres profesionales en la industria?

Desde siempre las mujeres hemos trabajado en la industria, pero la mayoría siempre detrás "de". Hoy en día ya somos muchas las que estamos al frente de las bodegas. Esto no es una cuestión de capacidades, esto es evolucionar. Aunque falte mucho por hacer, hay grandes avances.

Vino recomendado: Anaia Gran Cabernet Sauvignon 2017 

Vino recomendado: Anaia Gran Cabernet Sauvignon 2017

Se trata de un nuevo proyecto, muy joven, nacido en el corazón de Agrelo, y que recién está presentando sus primeros vinos. Bajo la consultoría del gran Héctor Durigutti, cuentan con una finca de 50 hectáreas a partir de la cual alumbran tintos (Malbec y Cabernet Sauvignon) y blancos (Viognier y un Sauvignon Blanc). El concepto al que apuntan es que en los vinos se exprese el terroir y que haya una mínima intervención enológica. Este ejemplar se presenta fresco y equilibrado en nariz. En nariz se luce con su paleta de frutas rojas, suaves especias y algo que recuerda al pimentón, con una punta lejana a tabaco. En boca tiene una entrada impactante, pero luego se muestra largo y bien fluido.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ
Lo más leído
Más sobre Vinos & Bodegas