La dupla detrás de los restaurantes más cool de Argentina, a punto de inaugurar dos nuevos locales

La dupla detrás de los restaurantes más cool de Argentina, a punto de inaugurar dos nuevos locales
Los empresarios responsables de dos propuestas exitosas como La Carnicería, Chori y Niño Gordo revelan sus nuevos proyectos aquí y en el exterior
Por Ayelén Iñigo
15.08.2021 19.11hs Vinos & Bodegas

Los cocineros Pedro Peña (39) y Germán Sitz (32) parecen haber encontrado el secreto del éxito en la escena gastronómica argentina. Sin excepciones, cada restaurante ideado por esta dupla creativa se convierte en un boom de reservas, reseñas positivas y posteos en Instagram.

Nacido en Colombia, Pedro vino a Argentina hace más de 10 años para estudiar cocina y se conoció con Germán –un pampeano radicado en Buenos Aires– trabajando juntos en Tipula, el reconocido restaurante del chef Hernán Gipponi. Luego de varios años de experiencia ahí, ambos decidieron que era momento de abrir su propio restaurante y se animaron en 2014 a inaugurar La Carnicería, una propuesta innovadora que apuntaba a trastocar los lugares comunes de la típica parrilla argentina.

"Apostamos a algo que entonces no existía, que era una parrilla argentina pero vista desde el punto de vista de que una parrilla podía ser un poco más arriba, presentar los platos de otra forma, darle a la gente otro tipo de productos. Lo innovador fue que la familia de Germán tiene campos en La Pampa, entonces somos los mismos productores de la carne que consumimos, además de que incursionamos en los ahumados, distintos tipos de cortes y refrescamos lo que era la parrilla tradicional", cuenta Pedro Peña en diálogo con iProfesional.

Pedro Peña, cocreador de los restaurantes más cool del momento

La Carnicería comenzó a tener su run run y al poco tiempo ya era un éxito entre la comunidad foodie porteña. A partir de allí no pararon. Al año siguiente abrieron Chori, una choripanería de impronta joven dedicada enteramente a reversionar al clásico sándwich emblema nacional; después inauguraron la parrilla asiática Niño Gordo y luego abrieron la churrería Juan Pedro Caballero.

En todos sus proyectos hay dos cosas que se repiten. Una, ligada a la propuesta creativa; es que sus restaurantes siempre apuntan a darle una vuelta de tuerca a ingredientes de fuerte raigambre nacional. La otra, es que cada uno de sus locales está emplazado en la calle Thames, en Palermo. Una especie de ritual que claramente les funciona.

Sin embargo, el punto de quiebre que los llevó a sonar cada vez más fuerte en el mundo gastronómico porteño se dio en diciembre de 2017, cuando abrieron las puertas de Niño Gordo. Esta parrilla asiática fusionada con productos argentinos como las mollejas o el bife de chorizo se convirtió pronto en un fenómeno. No había noche de la semana en la que no estallaran las reservas y los clientes hicieran cola para poder sentarse a comer ahí.

"Niño Gordo fue un éxito porque el boom de la cocina asiática era algo que estaba pasando en el mundo. Pero además, cuando empezamos a diseñar el local nos dimos cuenta cómo se estaba comportando el negocio gastronómico. Buscamos que cada persona que viniera quisiera sacarse una foto para Instagram, porque lamentablemente eso es lo que nos rige ahora. Hicimos un restaurante sabiendo y haciéndolo de esa forma, que sea 100% instagrameable", explica Pedro.

Y la estrategia no falló. Instagram se llenó de fotos de miles y miles de clientes en Niño Gordo, posando al lado de la pecera, sonriendo debajo de ese imponente techo repleto de lámparas rojas o brindando con esos vasos tan particulares con formas de caras o pulpos.

Pandemia y nuevos proyectos

Durante los momentos más duros de la pandemia, que golpeó con fuerza al sector gastronómico, el secreto de la dupla Peña-Sitz fue seguir innovando. Al respecto, Pedro cuenta: "Con la pandemia nos hicimos mil preguntas y nos tocó salir a reformular todo. Fueron casi dos años de no ganar nada sino mantener los locales, que no es poco. La churrería, por ejemplo, tenía un ticket muy barato y no vendía alcohol. Entonces le dimos una vuelta e hicimos una taquería/churrería que nos salvó la vida porque pudimos agregar la noche y el alcohol. Reformulamos un negocio que no funcionaba muy bien", detalla Pedro sobre alguna de las estrategias que implementaron en el complejo 2020.

Entre sus próximos proyectos, en las próximas semanas abrirán dos nuevos restaurantes. Uno llamado El Dorado, en Puerto Madero, que tendrá una propuesta de parrilla y arrocería a las brasas. El otro será Paquito, un bar español de tapas y vinos que buscará abordar de una forma innovadora la tradición culinaria española que se arraigó en Argentina con las inmigraciones a principios del siglo XX.

La dupla está abriendo dos nuevos restaurantes en Buenos Aires

"Paquito tendrá una cava hermosa subterránea donde le vamos a dar mucho énfasis a los vinos porque tenemos grandes alianzas con bodegas importantes argentinas. En esa misma cava como cliente vas a poder rentar una parte y tener ahí tu vino y guardar tus botellas para tomar cuando quieras, como una especie de membresía", detalla Peña sobre el proyecto.

A nivel internacional, el dúo culinario acaba de inaugurar hace apenas dos meses el bar/cafetería Café de Nadie, en la ciudad de México, con una impronta que fusiona la comida y la bebida con una experiencia sonora a través de una colección de más de 1.500 vinilos que musicalizan la experiencia en el restaurante.

"También estamos atrás del proyecto para hacer Niño Gordo en ciudad de México y en mayo del próximo año Niño Gordo abre en Miami", agrega Peña.

Por su parte, la cadena de choripanerías Chori –que ya tiene franquicias dentro de Argentina en las ciudades de La Plata, Rosario y Buenos Aires– también se encuentra en plan de expansión, con la posibilidad de abrir tres nuevas franquicias en Madrid, España.

Temas relacionados