iProfesionaliProfesional

Presentan un novedoso curso online sobre vinos

El sommelier Mariano Fresco lanzó "La oratoria del vino". Un curso de cuatro clases orientado a sommeliers y público en general
27/05/2024 - 19:36hs
Presentan un novedoso curso online sobre vinos

Si trabajás en la industria del vino o simplemente te apasiona este universo y sentís que necesitás expresarte mejor o que aún tenés que pulir detalles, entonces chequeá este dato: el sommelier Mariano Fresco acaba de lanzar "La oratoria del vino", un curso consta de cuatro clases online que duran entre 30 y 40 minutos.

Cada encuentro propone técnicas para perfeccionar la oratoria y poder, así, expresarse con estilo, practicidad y dinamismo en la comunicación enogastronómica.

El curso -disponible en https://marianofresco.com/curso/la-oratoria-del-vino- está pensado para sommeliers, comunicadores, influencers y público en general, que quieran comunicar el vino de un modo simple y directo.

En la primera parte de cada clase, Mariano se enfocará en las cualidades que debe tener todo orador, cuya finalidad es persuadir y seducir desde la palabra, pero también desde lo gestual. Y en la segunda parte, se aplicarán esos consejos infalibles de la buena oratoria a todos los temas relacionados con el vino.

En diálogo con Vinos & Bodegas, Mariano destaca que "el curso surge a partir de la necesidad de combinar mis dos grandes pasiones profesionales: periodismo y sommellerie. La comunicación siempre fue, en lo personal, un plus a la hora de entablar vínculos con los públicos enófilos en todos los ámbitos: desde una cata, a una cena maridada, una presentación institucional o una clase".

"Uno de los puntos más salientes que me destacan los receptores es el ‘cómo’ les hablo y el modo en que les transmito los temas relacionados con el vino. Desde mi punto de vista, es fundamental lograr feedback desde el minuto cero, desde que me presento, y hacer sentir al prójimo parte importante, fundamental de cada encuentro", completa.

Mariano Fresco, sommelier y comunicador

Y agrega que su prioridad "es que, a partir de ese ida y vuelta fluido, haya química y una mística especial. Cada vez que finalizo una ponencia vínica y siento que hubo mancomunión con la gente, me voy contentísimo. Si el receptor captó mi mensaje, mantuvo la atención en todo momento, se involucró en la temática y conectó con mi speech, quiere decir que ese ‘cómo’ que me alentó a lanzar el curso fue totalmente positivo y determinante".

Cuando se le pregunta cuáles son los puntos fundamentales de este curso online, Mariano destaca que, en primer término, "el aprendizaje de técnicas imprescindibles de la oratoria. Es la base fundamental del curso. En cada una de las cuatro clases, que duran entre 30 y 40 minutos, la primera mitad está pensada para adquirir los tips indispensables para comunicarse y expresarse con seguridad y convicción".

"Independientemente de que se aplique a la comunicación del vino, propongo una nutrida información para desarrollar la oratoria de manera persuasiva y argumentativa en cualquier ámbito de la vida", recalca, para luego agregar que "el segundo punto a tener en cuenta es, justamente, cómo la oratoria y la expresión oral y corporal juegan un rol determinante cuando alguien quiere comunicar conceptos sobre el vino. Doy consejos para entrar en sintonía con el público, afín de conquistarlos, ganar su confianza y, de este modo, vivenciar un momento único e inolvidable".

Sobre los aspectos más importantes de una buena oratoria en el mundo del vino, Mariano no duda: "Hay que tener firmeza, seguridad, buena dicción y ser convincente desde el mensaje. La postura corporal y la imagen también son aspectos clave, a tener muy en cuenta".

Además, afirma que "debemos tener excelente predisposición para dialogar con el público, responder preguntas y descontracturar con anécdotas o historias mínimas, que hagan sentir a la gente parte importantísima de cualquier encuentro en el que el vino sea protagonista".

Y completa: "Amo la comunicación, el estar en contacto con el público, intercambiar experiencias y compartir conocimientos. Es una retroalimentación que, además, da complicidad y predispone a seguir en contacto. Esto, en el vino, es clave. Si la gente sale contenta de una charla mía, quiere continuar al habla y vivenciar más momentos juntos, ya me doy por satisfecho".

Temas relacionados