Más artículos
El test psicológico del árbol: un clásico para evaluar tu estabilidad emocional

El test psicológico del árbol: un clásico para evaluar tu estabilidad emocional

El test psicológico del árbol: un clásico para evaluar tu estabilidad emocional
El test psicológico del árbol no es más que el dibujo de este elemento de la naturaleza, pero esto representa el equilibrio que tiene la persona
Por iProfesional
11.08.2020 16.11hs Actualidad

En este período de aslamiento muchos son los desafíos o pruebas para hacer y conocer la personalidad de cada uno. El test psicológico del árbol no es más que el dibujo de este elemento de la naturaleza. Es algo simple e inofensivo. Sin embargo, el árbol representa la sensación de equilibrio que tiene la persona consigo misma y sus recursos personales. A través de las diferentes partes que conforman el objeto se puede conocer cómo se configura la estructura del "yo".

Se puede aplicar en niños de 5 o 6 años para adelante. Vas a necesitar, papel, lápiz, goma de borrar y si quisieras, lápices de colores. Son muchos los elementos a los que prestarle atención: la raíz y el suelo, el tronco, ramas y copa entre otros elementos que pueden aparecer.

Importante: antes de seguir leyendo, lo primero que tenés que hacer es dibujar el árbol como te parezca y después sí analizarlo:

Aspectos generales del test pisoclógico

En cada uno de los dibujos que se utilizan para realizar test, hay elementos que son comunes para todos. La ubicación del dibujo en la hoja tiene un significado. Si la hoja se toma en forma vertical, se divide en zona superior, que está relacionada con el mundo de las ideas, la fantasía, la imaginación, lo espiritual, etc. La zona media representa el mundo afectivo, el presente, lo cotidiano. Y por último la zona inferior, el mundo de lo instintivo, los impulsos, lo biológico, lo material.

Si el dibujo se sitúa a la derecha se vincula con el futuro, lo proyectos, la necesidad de contacto con el medio social. En cambio, a la izquierda, con el pasado, la familia, los recuerdos, pasividad.

Las raíces y el suelo

Es un elemento de vital importancia. Es porque tiene la doble función de proveer de alimento y energía al árbol a la vez que sirve de sostén. Constituyen, además, la transición entre las emociones más íntimas y el mundo exterior. Es decir, que la raíz suele relacionarse con la parte más instintiva, se sentimientos más primarios.

¿Cómo dibujás el arbol?: este test psicológico revela tu estabilidad
¿Cómo dibujás el arbol?: este test psicológico revela tu estabilidad

A su vez, el suelo constituye el principio de contacto con la realidad. Es el punto desde el cual el tronco emerge para sobrevivir en el medio externo.

Entonces, el trazo de un suelo firme puede asociarse a firmeza, seguridad, convicción en las propias ideas. Por el contrario, cuando el suelo no está presente significaría inestabilidad, inseguridad, dudas, falta de arraigo, necesidad de encontrar el propio espacio.

Si se hace referencia a las raíces, si éstas están bien dispuestas en la base del tronco suponen seguridad, buen contacto emocional con la familia. En cambio cuando se emiten puede ser signo de fragilidad, temor, miedo al mundo externo.

El tronco

Este es el elemento que se identifica con el "Yo". así, se plasma la percepción que uno tiene de sí mismo y también el grado de seguridad o confianza que se tiene para afrontar los retos del mundo externo.

Entonces, los troncos débiles, estrechos, irregulares, bajos o deformes significan un carácter débil, influenciable, que afronta con temor un mundo externo que es asumido como hostil. Si dibujas el tronco así, es un indicador de problemas emocionales. Si se lo dibuja muy ancho hace referencia a esas personas que son más dadas a la actuación que al pensamiento, son más impulsos y se ciñen más al instinto. Por último, un tronco «normal» a aquel que está entre ancho y delgado, suele definir a personas que tienen un equilibrio emocional.

La forma en que las personas dibujan el árbol dice mucho sobre la personalidad
La forma en que las personas dibujan el árbol dice mucho sobre la personalidad

Las ramas y copas en el test psicológico

Las ramas y las hojas y los demás elementos que puedan constituir la corteza del árbol, revelan la calidad e intensidad de las relaciones hacia un mundo exterior. Es decir, que se puede interpretar como símbolo de los brazos y de la dirección de las aspiraciones. Además, el estado de ánimo actual.

Según la forma en la que se dibuje, describirá a una persona que tiene facilidad para adaptarse al exterior, se comunica eficazmente con los demás. En cambio, si adopta una posición de retraimiento y defensa de su propio ego ante las amenazas externas.

También, si el árbol tiene ramas se interpreta como que son sujetos que se relacionan activamente con los demás; mientras que si no hay ramas pero sí un follaje, se suele interpretar como que no son tan espontáneos en sus relaciones con los demás.

Lo más leído
Más sobre Actualidad