La Corte Suprema rechaza demanda de Texas y Trump para revertir las elecciones

Buscaba bloquear las boletas de millones de votantes en estados en disputa que se inclinaron a favor del presidente electo Joe Biden
Por iProfesional
12/12/2020 - 13,02hs
La Corte Suprema rechaza demanda de Texas y Trump para revertir las elecciones

La Corte Suprema actuó con una velocidad inusual para rechazar una demanda del fiscal general de Texas, respaldada por el presidente Donald Trump, para bloquear las boletas de millones de votantes en estados en disputa que se inclinaron a favor del presidente electo Joe Biden.

La decisión de la corte de desestimar la impugnación es el indicio más fuerte hasta el momento de que Trump no tiene ninguna posibilidad de anular los resultados electorales en la corte y que incluso los jueces que colocó en la Corte Suprema no tienen interés en permitir que continúen sus desesperadas demandas legales.

El tribunal no proporcionó el detalle de la votación, pero no hubo desacuerdos con la orden. El juez Samuel Alito y Clarence Thomas habrían permitido que el caso se presentara al tribunal, pero enfatizaron que no otorgarían ningún otra concesión.

Trump y su equipo legal, paralizados por una serie de diagnósticos de coronavirus entre abogados que habían viajado por todo el país defendiendo el caso de Trump, han promovido durante semanas apelaciones cada vez más desesperadas y teorías de conspiración infundadas sobre el robo de su segundo mandato.

Sigue la lucha judicial

Aunque todavía no admitió admitió su derrota en las elecciones de este año, ya se habla de su regreso en 2024. El 66% de los votantes republicanos verían con buenos ojos una hipotética candidatura del actual presidente, Donald Trump, en los próximos comicios, una posibilidad que ha cobrado fuerza en estas últimas semanas.

Así figura en una encuesta de la firma Seven Letter Insight, en la que se refleja a partir de 1.500 entrevistas que solo un 41% de los independientes y un 26% de los demócratas respaldan una tercera candidatura de Trump a la Casa Blanca.

A Trump no parece haberle pasado factura su polémica reacción tras los comicios, en los que ha denunciado sin pruebas un supuesto fraude que por ahora no le ha reconocido ningún tribunal. Ocho de cada diez de sus votantes también ponen en duda el proceso y un 43% no tiene claro que su papeleta se hubiese registrado de forma correcta.

Así, un 62% de los seguidores de Trump no aceptan el resultado, frente al 97% de votantes del demócrata Joe Biden, que sí lo avalan. Un 63% es partidario de que agote la vía judicial, de tal forma que sea el Tribunal Supremo quien tenga la última palabra.

Sin embargo, solo un 38% se muestra a favor de que se niegue a entregar el poder a Biden y a abandonar la Casa Blanca el 20 de enero. Dos de cada tres republicanos quieren que Trump vuelva a presentarse dentro de cuatro años y un 52% respaldan que pueda ceder el testigo a uno de sus hijos como presidenciable.

Respecto de la imagen pública de Trump, uno de cada tres republicanos se refieren a él como un "jefe", frente al 64% de demócratas que lo consideran "un tipo loco". El "tipo loco" es también la opción preferida por los republicanos para describir a Biden, un "abuelo" a ojos de sus propios votantes (35%), según este sondeo, que tienen un margen de error de 2,5 puntos.

Trump: un
Trump: un "jefe" o un "tipo loco", según a quién se le pregunte.

Grandes empresas pasan la página: se enfocan en Biden

Los presidentes de las grandes empresas estadounidenses ya dieron vuelta la página de la era Trump y se concentran en la futura administración de Joe Biden. Primer tema en la agenda: presionar para un nuevo plan de ayuda a la economía.

Dos meses antes de que Biden asuma la Presidencia, los círculos empresariales ya les piden presionar al Congreso para que adopte un nuevo plan de ayuda económica en medio de la pandemia de coronavirus.

"Los próximos dos meses son esenciales en la gestión de dos crisis que se superponen: el control de la propagación del covid-19 y la reconstrucción de la economía estadounidense", indicó la federación de fabricantes de productos manufacturados.

"No hay tiempo que perder ni lugar para el error", añade la organización en un comunicado en el que pide a Donald Trump cooperar con el equipo de transición de Joe Biden.

Trump se rehúsa a reconocer la victoria de Biden, lo cual retrasa la transición armoniosa que suele caracterizar a Estados Unidos.

Varios presidentes de grandes empresas como Scott Kirby, de United Airlines, o la Cámara de Comercio Estadounidense, felicitaron al futuro presidente desde el 7 de noviembre, cuando la mayoría de los grandes medios proyectaron su victoria.

Doug McMillon, titular de Walmart, aprovechó la publicación de los resultados del grupo el 17 de noviembre para asegurar que tiene "prisa por trabajar con la administración (Biden) y las dos cámaras del Congreso para que el país avance".

Incluso algunas de las voces más influyentes de Wall Street, como Steve Schwarzman, cofundador de la firma de inversiones Blackstone -fiel apoyo y consejero informal de Trump- dijo este lunes que el momento de reconocer la derrota llegó.

"El resultado es evidente", comentó en un mensaje a la agencia AFP.

"Apoyé al presidente Trump y su sólida política económica", destacó. Pero "como muchos en los medios de negocios, estoy listo para ayudar al presidente electo Biden y su equipo, que deberán enfrentar ahora el desafío de la reconstrucción de la economía luego del covid", añadió Schwarzman.

Joe Biden: los empresarios se le acercan y esperan que no se demore más la transición.
Joe Biden: los empresarios se le acercan y esperan que no se demore más la transición.

El tiempo corre

Trump no admite su derrota y sus servicios no autorizan al equipo de Biden a recibir informaciones clasificadas o entrevistarse con los diferentes responsables de los ministerios.

El presidente del banco JPMorgan Chase pidió una "transición pacífica".

"Guste o no el resultado de la elección, hay que sostener la democracia porque está basada en un sistema de fe y confianza", declaró Jamie Dimon durante una conferencia organizada por The New York Times la semana pasada.

Algunas organizaciones sectoriales de empresas duramente afectadas por la pandemia, como la gastronomía o la hotelería, piden a Biden que coopere con el Congreso.

Temas relacionados