¿Qué tiene la vacuna de Pfizer? Esta es la lista de componentes y el rol que cumplen

¿Qué tiene la vacuna de Pfizer? Esta es la lista de componentes y el rol que cumplen
Diferentes acciones regulatorias provenientes del Estado y las empresas aportaron revelaciones más detalladas sobre la composición de la nueva vacuna
Por iProfesional
14.12.2020 08.24hs Actualidad

Facebook anunció el 3 de diciembre que eliminaría las publicaciones que contengan afirmaciones falsas o teorías de conspiración sobre el contenido de las vacunas contra el coronavirus.

Ante los rumores infundados que sugieren que el empresario informático Bill Gates ha instalado microchips de rastreo en las inyecciones, o que las dosis contienen luciferasa, un químico brillante de las luciérnagas cuyo nombre algunas personas asocian al diablo, la red social afirmó que controlaría tales afirmaciones basándose en la "lista oficial de ingredientes de la vacuna".

¿Qué aparece en la lista oficial de ingredientes? La semana pasada, Margaret Keenan, una anciana del Reino Unido, se convirtió en la primera persona fuera de un ensayo clínico en recibir la vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech.

Todas estas acciones regulatorias han aportado revelaciones más detalladas sobre la composición de la nueva vacuna. Por ejemplo, esto es lo que publicó la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) sobre la vacuna de Pfizer:

Principio activo

  • ARN mensajero (ARNm) con nucleósidos modificados y la codificación de la glicoproteína de espiga (S) del virus SARS-CoV-2

Lípidos

  • (4-hidroxibutilo) azanediol) bis (hexano-6,1-diol) bis (ALC-3015)
  • (2- hexildecanoato), 2 - [(polietilenglicol) -2000] -N, N-ditetradecilacetamida (ALC-0159)
  • 1,2-diestearoil-snglicero-3-fosfocolina (DPSC)
  • Colesterol

Sales

  • cloruro de potasio
  • fosfato de potasio monobásico
  • cloruro de sodio
  • fosfato monobásico de sodio dihidrato

Otros

  • sacarosa

Leer la lista de ingredientes es como mirar el lateral de una caja de cereales, excepto por que hace falta un título en química orgánica para entenderlo. Científicos y empresarios de biotecnología analzaron para el medio digital MIT Technology Review para qué sirve cada uno de los componentes y realizar suposiciones sobre otros.

El ARNm

La vacuna de Pfizer es la primera en el mercado basada en la información genética real del virus en forma de ARN mensajero, o ARNm, un tipo de molécula cuya función habitual consiste en transportar copias de instrucciones genéticas alrededor de una célula para guiar el conjunto de las proteínas. El ARNm parece una larga cinta de teletipo que lleva instrucciones. Es muy delicado, y es por eso que la vacuna de Pfizer debe almacenarse a unos -70 °C.

La nueva vacuna, administrada en forma de inyección en el músculo del brazo, contiene una secuencia de ARN extraída del propio virus. Dicha información provoca que las células generen la gran proteína "espiga" del coronavirus, que utiliza el propio patógeno para adherirse a las células de una persona y acceder a ellas.

Por sí sola, sin el resto del virus, la espiga es bastante inofensiva. Pero el cuerpo sí reacciona ante su presencia. Esto es lo que nos deja inmunizados y listos para luchar contra el virus real si aparece.

El ARNm de la vacuna es diferente al resto de material que hay en nuestro cuerpo. Eso es bueno, porque cada célula está llena de defensas listas para destrozar el ARN, especialmente si no pertenece allí. Para evitar eso, lo que se conoce como "nucleósidos modificados" ha sustituido algunos de los componentes básicos del ARNm.

Pero Pfizer también oculta algo de información. La secuencia del gen de la espiga se puede modificar de pequeñas maneras para mejorar el rendimiento, como por ejemplo, con el intercambio de letras. Pfizer no ha especificado exactamente qué secuencia utiliza ni qué nucleósidos ha modificado. Eso significa que el contenido de la vacuna podría no ser 100 % público.

Los lípidos

La vacuna de Pfizer, como la de Moderna, utiliza nanopartículas lipídicas para recubrir el ARN. Las nanopartículas son pequeñas esferas de grasa que protegen el ARNm y ayudan que se mueva dentro de las células. Estas partículas tienen probablemente alrededor de 100 nanómetros de diámetro. Curiosamente, resultan aproximadamente del mismo tamaño que el propio coronavirus.

Pfizer asegura que usa cuatro lípidos diferentes en una "proporción definida". El lípido ALC-0315 es el activo principal de la fórmula. El motivo es que resulta ionizable: se le puede dar una carga positiva y, como el ARN tiene la negativa, se mantienen unidos.

También es un componente que puede provocar efectos secundarios o reacciones alérgicas. Los demás lípidos, uno de los cuales es la conocida molécula colesterol, son "ayudantes" que dan integridad estructural a las nanopartículas o evitan que se aglutinen. Durante la fabricación, el ARN y los lípidos se juntan en una mezcla burbujeante para formar lo que la FDA describe como un líquido congelado de "blanco a blanquecino".

Sales

La vacuna Pfizer contiene cuatro sales, una de las cuales es la sal de mesa común. Juntas, estas sales se conocen mejor como solución salina tamponada con fosfato, o PBS, un ingrediente muy común que mantiene el pH o la acidez de la vacuna similar a la del cuerpo de una persona.

Comprenderá lo importante que es eso si alguna vez ha exprimido el zumo de limón en una herida. Las sustancias con una acidez inadecuada pueden dañar las células o deteriorarlas rápidamente.

Azúcar

La vacuna incluye azúcar puro, también denominado sacarosa. En este caso sirve como crioprotector para preservar las nanopartículas cuando están congeladas y evitar que se peguen entre sí.

Solución salina

Antes de la inyección, la vacuna se mezcla con cloruro de sodio o sal común disuelta en agua, al igual que muchos medicamentos administrados por vía intravenosa. La idea es que la inyección debería coincidir más o menos con el contenido de sal en la sangre.

Sin conservantes

Pfizer destaca que su mezcla de nanopartículas lipídicas y ARNm está "libre de conservantes". Esto se debe a que un conservante que utilizado en otras vacunas, el timerosal (que contiene mercurio y sirve para matar cualquier bacteria que pueda contaminar un vial), ha estado en el centro de las preocupaciones sobre si las vacunas causan autismo.

Los Centros para el Control de Enfermedades de EE. UU. afirman que el timerosal es seguro; pero, a pesar de eso, su uso se está suprimiendo. No hay timerosal, ni ningún otro conservante, en la vacuna de Pfizer. Tampoco hay microchips.

La vacuna se conoce todavía con el nombre en clave BTN162, pero, después de recibir la autorización para su uso, se podría esperar que Pfizer le dé un nuevo nombre comercial que transmita algo sobre su contenido y de lo que promete para el mundo.

Existen diferencias profundas entre las vacunas desarrolladas en Occidente.
Existen diferencias profundas entre las vacunas desarrolladas en Occidente.

Diferencias engre las vacunas

La humanidad ha conseguido en poco más de 10 meses desarrollar tres vacunas experimentales (Pfizer, Moderna y AstraZeneca, en este último caso junto a la Universidad de Oxford) con una altísima eficacia contra el coronavirus, que debe comprobarse por estudios independientes. Las tres son muy prometedoras, pero cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes. Estas son sus diferencias.

Precio de las vacunas

La gran mayoría de la humanidad se tendrá que vacunar contra la Covid-19, así que el precio de la inyección es uno de los factores esenciales para que el medicamento sea accesible para todos.

Las diferencias entre las tres vacunas son enormes: la desarrollada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca costará unos tres euros por dosis; la de la multinacional estadounidense Pfizer y la biotecnológica alemana BioNTech superaría los 15 euros por dosis, cinco veces más; y la concebida por la empresa estadounidense Moderna y los Institutos Nacionales de la Salud de EEUU alcanzaría los 21 euros por dosis, siete veces más que la de Oxford.

Pfizer es uno de los laboratorios que anunció una vacuna contra el coronavirus
Pfizer es uno de los laboratorios que anunció una vacuna contra el coronavirus

Temperatura de conservación de las vacunas

Llevar las vacunas contra la Covid-19 a todos los rincones del mundo será un desafío logístico con pocos precedentes. Una de las claves decisivas será la temperatura de conservación de cada producto.

La Universidad de Oxford ha sacado pecho en un comunicado sobre que su vacuna experimental se mantiene en el frigorífico, a temperaturas de entre 2 y 8 grados, y por lo tanto se puede distribuir utilizando los canales ya existentes para otras vacunas.

La inyección de Pfizer, sin embargo, necesita temperaturas ultrafrías, de unos 70 grados bajo cero, un problema que la empresa intentará solucionar mediante contenedores con hielo seco que pueden conservar la vacuna durante 15 días.

El producto de Moderna está en un término medio. Su vacuna experimental permanece estable al menos seis meses a 20 grados bajo cero y aguanta 30 días en la heladera, con temperaturas de entre 2 y 8 grados.

El laboratorio AstraZeneca anunció una vacuna junto a la Universidad de Oxford.
El laboratorio AstraZeneca anunció una vacuna junto a la Universidad de Oxford.

Eficacia de las vacunas

Los equipos de las tres vacunas experimentales han proclamado eficacias de entre el 90% y el 95%, pero hay matices entre ellas. La Universidad de Oxford y AstraZeneca han anunciado este lunes una eficacia de hasta el 90%, a partir de un análisis de 2.700 personas que recibieron primero media dosis y al cabo de un mes otro pinchazo con una dosis completa. 

Con dos dosis enteras la eficacia, paradójicamente, se reduce al 62%, según los resultados de un estudio mayor, con 8.900 participantes. Los padres de la vacuna estudian este fenómeno y habrá que ver si la eficacia preliminar del 90% se mantiene en los resultados finales del ensayo clínico, que ya ha reclutado a unas 24.000 personas en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica.

La vacuna experimental de Pfizer y BioNTech ha sido la primera en ofrecer una cifra de eficacia —un 95%— con plena validez estadística, gracias a un ensayo con unos 44.000 participantes y 170 contagios entre ellos. Solo ocho de estas personas infectadas habían recibido dos dosis de la vacuna real.

El resto, 162 voluntarios, recibieron dos inyecciones de agua con sales. Esta eficacia del 95% se mantiene constante en los diferentes grupos de edad y en todos los sexos y razas de los participantes en el ensayo, según ha destacado Pfizer.

La empresa estadounidense Moderna y los Institutos Nacionales de la Salud  han anunciado una eficacia del 94,5%, según un primer análisis de un ensayo con 30.000 personas en EEUU.

Sus resultados todavía son preliminares. Está previsto que en los próximos días se sumen nuevos datos y se alcance la suficiente potencia estadística como para confirmar la cifra o matizarla.