Lo imposible se logró: ya podés comer un bife de carne roja creado en laboratorio

Lo imposible se logró: ya podés comer un bife de carne roja creado en laboratorio
Esto podría ser un gran avance para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero e incluso para dar respuesta a nuevos modelos de nutrición
Por iProfesional
17.02.2021 15.57hs Actualidad

La carne roja es una de las más investigadas en los laboratorios de producción de alimentos. Esto es así porque su consumo puede suponer un gran riesgo para el planeta Tierra, debido a las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de la propia industria alimentaria, lo que significa un 25% del total de emisiones a nivel global, según un estudio de la Asociación estadounidense para el avance de la ciencia (AAAS).

Es por eso que la creación de carne de laboratorio podría ser un gran avance para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero o dar respuesta a nuevos modelos de nutrición.

Esta fue la tarea de la startup israelí Aleph Farms, que ha creado el primer bife de laboratorio, utilizando bioimpresoras 3D, además de células de vacas reales, según informa Business Insider. Aquí, entonces, es cuando aparece la gran duda: ¿realmente implica alguna ventaja la carne artificial respecto de la carne de origen animal?

Carne sin sacrificio

bife impreso 3D
El primer bife de laboratorio se realizó utilizando bioimpresoras 3D

Los científicos encargados de este hallazgo bautizaron a este tipo de carne como el "primer bife del mundo obtenido sin sacrificio", según informó Bloomberg.

Fruto de la dificultad añadida de obtener este corte -que cuenta con los tendones y la grasa propia de la carne animal-, su precio actual ronda los 50 euros.

De todas formas, la startup aún se encuentra en ronda de inversión, por lo que el resultado final o comercial no se podrá ver hasta dentro de 3 o 4 años, por lo menos.

Sin embargo, este hallazgo ya supone un hito revolucionario en el campo de la bioimpresión e incluso en el ámbito de la alimentación espacial (en 2019, Aleph Farms cultivó células bovinas en la Estación Espacial Internacional).

Pero la pregunta a la que realmente se ha de hacer frente es si esta carne tiene algún beneficio respecto a la carne roja animal y si su producción es más viable para el medioambiente que la ganadería tradicional.

Carne de laboratorio: ¿alimento ultraprocesado?

bife impreso 3D
El consumo de carne roja puede tener consecuencias negativas para la salud

Según algunos y estudios y nutricionistas, el consumo de carne roja puede tener consecuencias negativas sobre la salud y aumentar, en consecuencia, el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, cáncer o diabetes.

A pesar de ello, muchos recomiendan un consumo moderado, ya que es una gran fuente de proteínas, de B12 y de hierro.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la carne creada en laboratorio se considera un alimento ultraprocesado, lo que puede implicar que, aunque cumpla con las propiedades nutricionales propias de la carne roja, puede no ser tan saludable para el ser humano.

Además, las diferentes ganaderías ayudan a que los hábitats naturales se mantenga en un círculo perfecto y sostenible, ya que facilitan el abono de los suelos y previenen el avance de matorrales que causen peligro de incendio.

Es decir, que lo más recomendable sería reducir el consumo de carne, como vienen advirtiendo muchas organizaciones, y realizar actividad física diaria, aparte del consumo diario de frutas y verduras

Los pro y los contra de la carne roja para la salud

Un excesivo consumo de carne se relaciona a la aparición de ciertas patologías
Un excesivo consumo de carne se relaciona a la aparición de ciertas patologías

El consumo de carne roja está muy instalado en la dieta argentina, al igual que sucede en otros países del mundo. Se trata de uno de los alimentos básicos, no solamente por el aspecto nutritivo, sino también cultural.

Sin embargo, hay estudios que indican que el consumo de carne, tanto de vaca, como de cerdo, de cordero, entre otras, podría tener efectos diversos en el organismo. Por un lado, podría tener efectos positivos y, por otro lado, podría tener efectos negativos. Conocer ambas formas de impacto en la salud es clave para saber cómo y en qué cantidad incluir este alimento en la dieta. De todos modos, es importante tener en cuenta la necesidad de consultar con un experto al momento de hacer un cambio en la alimentación, ya sea para menor o para mayor consumo de carne. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) parte de la idea de que comer carne tiene beneficios para la salud. Cabe mencionar que la entidad advierte de que muchas de las recomendaciones nacionales de salud aconsejan a las personas limitar el consumo de carne procesada y de carne roja, ya que se trata de un hábito que está vinculado a un mayor riesgo de muerte por enfermedades del corazón, diabetes y otras patologías.

Según un artículo publucado por Europa Press, un experto en dieta y nutrición, quien a su vez publicó un libro titulado Cocina comida real (Paidós), puso de manifiesto que la carne "es un alimento neutro". ¿Qué significa esto? Que, en sí mismo, no es ni perjudicial ni beneficioso para la salud, sino que todo depende del contexto de resto de la alimentación.

En este sentido, tanto la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), como la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), así como la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) recuerdan que no es imprescindible eliminar el consumo de carne roja, siempre que nuestro patrón alimentario sea equilibrado y saludable.

De acuerdo a lo establecido por la dieta mediterránea -que se considera una de las más saludables del mundo-, la carne roja debería consumirse con moderación y, si puede ser como una parte más de un guisado u otras recetas. En otras palabras, su consumo debería realizarse en cantidades pequeñas y siempre se deben elegir las carnes magras. Es importante tener en cuenta que, además de esta recomendación, se debe acompañar la carne con una gran cantidad y variedad de vegetales. 

El consumo de carne debe ser moderado, al igual que otros componentes de la dieta
El consumo de carne debe ser moderado, al igual que otros componentes de la dieta

La forma de cocción también es un elemento importante, ya que hay formas que son más saludables que otras. Si se cocina a la parrilla, por ejemplo, el experto afirma que se generan más productos más perjudiciales para la salud, compuestos tóxicos en ese quemado de la carne. Desde la OMS, de hecho, afirman que "los métodos de cocción a alta temperatura generan compuestos que pueden contribuir al riesgo cancerígeno, pero su papel no está todavía plenamente entendido".

En este punto, la entidad internacional detalla que cocinar a altas temperaturas o con la comida en contacto directo con una llama o una superficie caliente, como la barbacoa o la sartén, producen ciertos tipos de químicos cancerígenos (como los hidrocarburos aromáticos policíclicos y las aminas aromáticas heterocíclicas). Sin embargo, indica que por el momento no hay suficientes datos para llegar a una conclusión sobre si el modo en el que la carne es cocinada afecta el riesgo cardiovascular o no. 

En concreto, señala que la carne se compone de varios componentes. La carne también puede contener sustancias químicas que se forman durante el procesamiento de carne o su cocción. Por ejemplo, entre productos químicos cancerígenos que se forman durante el procesamiento de carne se incluyen compuestos N-nitroso e hidrocarburos aromáticos policíclicos.

Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído