La grave crisis económica que atraviesa Roberto García Moritán, el marido de Pampita

La grave crisis económica que atraviesa Roberto García Moritán, el marido de Pampita
Es uno de los gastronómicos afectado por las restricciones en el marco de la pandemia del coronavirus que los obliga a cerrar las puertas de sus locales
Por iProfesional
10.06.2021 07.30hs Actualidad

El empresario Roberto García Moritán, marido de Pampita, estaría atravesando una grave crisis económica.

Dedicado al sector gastronómico desde hace tiempo, el ex marido de Milagros Britos, dueña del banco Macro, tendría severos problemas económicos como varios de sus colegas a raíz de las restricciones implementadas a la gastronomía desde marzo del año pasado, en el marco de la pandemia de coronavirus.

De acuerdo a lo que informó Crónica, varios trabajadores de sus restaurantes La Mar y Tanta se quedaron sin trabajo. Incluso, estaría analizando cerrar de forma definitiva los locales.

La Mar, uno de los restaurantes de García Moritán.
La Mar, uno de los restaurantes de García Moritán.

El propio García Moritán había contado meses atrás que se propusieron "pagar a los proveedores y los sueldos" para que sigan funcionando sus restaurantes en la Ciudad de Buenos Aires, priorizando el bienestar de sus empleados. No obstante, día tras día se siguen endeudando, por eso había exigido en ese momento "un poco de previsibilidad" sobre el futuro de la economía del país.

"La verdad es que estamos mal. Todos los días que abrimos las puertas vamos juntando más deudas. Pero los que creemos que vamos a poder hacerles frente en algún momento somos los que estamos abiertos, pero hay muchos que están quedando en el camino", había dicho el año pasado a la revista Hola Argentina.

Pampita, mientras tanto, trabaja en Showmatch y Pampital Online.
Pampita, mientras tanto, trabaja en Showmatch y Pampital Online.

La crisis del sector es general desde que arrancó la pandemia. La gastronomía, como en la etapa más dura de la cuarentena del año pasado, en las últimas semanas sólo pudo operar mediante las modalidades de delivery y "take away", es decir, los pedidos para retirar. Empresarios del ramo consultados por este medio sostuvieron que estas opciones "no mueven la aguja", sobre todo en los emprendimientos "clásicos".

Desde entidades que también integran a los comercios dedicados a esta actividad fueron contundentes a la hora de exponer cuál será el efecto que provocará el nuevo parate. "Nos termina de hacer bolsa", graficó Fabián Castillo, presidente de FECOBA, la federación del comercio y la industria.

"El sábado es el día que mediamente permite equilibrar los números de sectores como la gastronomía. Lo que no se vendió en la semana muchas veces mejora a partir de lo que se comercializa en esa jornada. Es el momento en que la gente suele salir, al menos los pocos que se animan", dijo a iProfesional.

"Reducir el movimiento de los restaurantes al delivery o el ‘take away’ es una locura. Esa una opción que, con suerte, a algunos les acerca una facturación del 10 al 15 por ciento de lo que representa una jornada sin ese tipo de limitaciones", afirmó.

El directivo también se mostró disconforme con el modo en que Nación y la Ciudad diseñaron las medidas que vienen. "Se están limitando a llamarnos para informarnos la decisión y nada más. No hay consultas respecto del estado de los sectores productivos. Y tampoco señales de que habrá ayudas para aliviar el cierre que van a imponer. Esta es una película cada vez más de terror", dijo.

Actualidad en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído