Christian Bragarnik: cómo pasó de jugador de fútbol de un humilde club del ascenso, a poderoso representante

Christian Bragarnik: cómo pasó de jugador de fútbol de un humilde club del ascenso, a poderoso representante
Una corta carrera por el ascenso, un video que lo conectó con la gente indicada y el salto a manejar jugadores, entrenadores y hasta clubes
Por Juan Minotti
30.06.2021 16.42hs Actualidad

La mayor parte de las historias de un hombre de poder vinculado al fútbol comienzan lejos de las frías oficinas y cerca del verde césped. La de Christian Bragarnik, el representante más influyente de la argentina, no es la excepción. Como tantos chicos, su sueño más primario era ser jugador de fútbol. Pero, a diferencia de tantos otros, él lo consiguió.

Su ilusión era defender los colores de Vélez, el club de sus amores, pero su realidad no llegó tan alto como sus aspiraciones. Hizo inferiores en Almagro y Comunicaciones y llegó a jugar en la Primera D como volante central. Pasó por J.J. Urquiza y Yupanqui, el club donde colgó los botines tras una olvidable temporada en 1999.

Cuentan los pocos que estuvieron presentes en el último encuentro del ahora representante como futbolista, que ese día jugó como centro delantero. Su equipo, Yupanqui, enfrentaba a otros de los más humildes de la categoría, Atlas, que años más tarde se haría muy popular por una serie de televisión, pero que por aquel entonces conservaba el más absoluto de los anonimatos. Como si a aquella tarde de sábado le faltasen argumentos para realizar cualquier otra actividad que ver ese partido de fútbol, los dos equipos que se enfrentaban se ubicaban 14° y 15°, es decir, último y ante último.

su carrera como jugador, que finalizó a la corta edad de 28 años.
Bragarnik finalizó u carrera como jugador, a la corta edad de 28 años en el club Yupanqui 

A pesar de lo esperable, Yupanqui dio cátedra en Villa Soldati y se impuso por 7 a 2. Sin embargo, Bragarnik no convirtió ninguno de los tantos de su equipo, incluso cuando dos de sus compañeros, Luis De La Rosa y Mauro Grosso, hicieron tres tantos cada uno. Aquel episodio sería el último de su carrera como jugador, que finalizó a la corta edad de 28 años.

La transferencia que lo cambió todo

Paralelamente, como consecuencia del amateurismo que reina en la última categoría del fútbol argentino, administraba un videoclub en el barrio porteño de Flores. Entre su trabajo y sus estudios en la carrera de abogacía, se hacía tiempo para editar videos relacionados al fútbol y más precisamente a futbolistas, hasta que un día del tumultuoso año 2001, le llegó una oportunidad única.

El padre del jugador Mariano Monrroy, que por entonces estaba en Talleres, pero había jugado en Arsenal, le recomendó ir a ver al dueño del videoclub para que le haga un video con sus mejores jugadas. Bragarnik no sólo lo hizo, sino que le dio una copia a otro cliente, con vínculos con el fútbol mexicano y se puso al hombro una negociación.

Al poco tiempo, Monrroy fue vendido al Irapuato por u$s400.000. Aquel equipo funcionaba como uno de los bancos de prueba de un fondo de inversión que tenía intereses más complejos, inclusive en el fútbol: también eran dueños del Querétaro. Al ver como se movía el joven intermediario que había acercado a un futbolista que dio buenos resultados, los magnates mexicanos lo contrataron como empleado del club. Trepó de manera fugaz y en un año se convirtió en presidente de la institución.

Poco a poco quiso ampliar sus horizontes, por lo que se dio cuenta de que no debía ligarse exclusivamente a un club como dirigente, sino trabajar como un asesor externo que pudiese vincularse con más de una institución. Hizo buenas migas con Jorgealberto Hank, quien manejaba al Xolos de Tijuana y de ese modo terminó de tejer una red importante.

El dato para nada menor es que Jorgealberto es el hijo Jorge Hank Rhon, dueño de la compañía de apuestas deportivas más grande de México y ex Presidente Municipal de Tijuana. Hank padre es un personaje muy polémico en Norteamérica, que entre otros hechos de relevancia pública fue detenido en 2011 en su domicilio particular con 88 armas de fuegos largas y cortas y 9 mil cartuchos.

En 2004, el ya consolidado hombre de negocios volvió a la Argentina para entrelazar los vínculos que tenía en una de las plazas de mayor crecimiento económico dentro del fútbol por aquellos años y los pocos que había construido en su país de origen. Para eso fue fundamental la relación entablada con la familia Grondona, de gestión histórica en Arsenal de Sarandí, donde había jugado Monrroy.

Paralelamente, como consecuencia del amateurismo que reina en la última categoría del fútbol argentino, administraba un videoclub en el barrio porteño de Flores. Entre su trabajo y sus estudios en la carrera de abogacía, se hacía tiempo para editar videos relacionados al fútbol
Paralelamente al fútbol argentino, entre trabajo y estudio, Bragarnik se hacía tiempo para editar videos relacionados al fútbol

La actualidad de uno de los hombres más fuertes del fútbol

Hoy Bragarnik no sólo maneja a más de 100 jugadores y 20 directores técnicos sino que además toma decisiones de índole más dirigencial en varios clubes importantes de Argentina, Chile y México. Uno de ellos, ejemplo de crecimiento deportivo, es Defensa y Justicia, institución que sufrió el flagelo del promedio que lo amenazaba con bajar de la Primera B Nacional a la B Metropolitana hasta el 2011 y que desde el 214 juega en Primera División con sostenido éxito. De hecho, en el último año ya consiguió sus dos primeros títulos internacionales.

Con la misma firmeza con la que pisa las calles de Florencia Varela, tiene incidencia en las política deportiva de Ferro y Godoy Cruz, y si bien ha tenido vaivenes en las relaciones con los dirigentes, es un hombre de permanente consulta en los clubes más importantes de Argentina. Durante la gestión de Daniel Angelici fueron muchísimos los jugadores manejados por su empresa, Score Fútbol, que llegaron a Boca.

Durante el 2014, por ejemplo, fue el representante de los dos técnicos de los equipos de Avellaneda, Racing e Independiente, que tuvieron a Diego Cocca y a Jorge Almirón en sus bancos de suplentes. En aquella temporada, manejó varias de las contrataciones de ambos clubes, inclusive la llegada de Gustavo Bou a la Academia. La "Pantera" había tenido un flojo paso por Gimnasia y su llegada a un grande sorprendió, pero terminó siendo la figura del torneo.

Su influencia es tanta que se ha transformado en un personaje conocido popularmente. No es habitual que representantes trasciendan el negocio futbolero y se conviertan en nombres que salen con absoluta frecuencia de la boca de los hinchas de todos los clubes. Incluso, en el "Programa Sin Nombre" un ciclo que se emitió en TyC Sports hasta el 2020, le dedicaron una canción humorística.

Christian Bragarnik: cómo pasó de jugador de fútbol de un humilde club del ascenso, a poderoso representante

Horizontes europeos

En agosto de 2019, Bragarnik desembarcó en Alicante, España, para hacerse dueño del Elche. Actualmente posee más del 90% de las acciones del club que logró desde entonces el ascenso a primera y la permanencia, tras un año de sufrimiento en La Liga. Algunos de los socios con los que comparte la propiedad del club son reconocidos futbolistas, como el propio Bou o Darío Benedetto, el ex goleador de Boca.

El representante pobló al equipo de futbolistas argentinos como Diego el "Ruso" Rodríguez, Paulo Gazzaniga, Juan Sánchez Miño, Iván Marcone, Pablo Piatti, Emiliano Rigoni, Guido Carrillo y Lucas Boyé aunque no todos son manejados por él.

En la última fecha, consiguió un triunfo como local ante el Athletic de Bilbao que le permitió salvarse del descenso, aunque en dicho partido solo tres futbolistas argentinos de los mencionados fueron titulares y otro ingresó desde el banco. Algunos, solo pasaron por el club seis meses.