¿Cómo se leen los registros akáshicos y qué son?

¿Cómo se leen los registros akáshicos y qué son?
Descubrir qué son los registros akáshicos es un tema que viene captando la atención de mucha gente. Te contamos de qué se trata
Por iProfesional
29.08.2021 19.27hs Actualidad

Existen diversas explicaciones y maneras de definir qué son los registros akáshicos. Para comenzar, el término "akáshico" es un neologismo derivado del quinto elemento hindú akasha, que significa 'éter', 'espacio' o 'cielo'.

Fue utilizado por primera vez en 1895 por la periodista y escritora británica Annie Besant, miembro de la Sociedad Teosófica creada por Helena Blavatsky. Tras esta explicación, se dice que los Registros Akáshicos son como una memoria universal de la existencia, la cual representan un espacio multidimensional dónde se archivan todas las experiencias del alma, incluyendo todos los conocimientos y las experiencias de las vidas pasadas, la vida presente y las potencialidades futuras.

Los registros akáshicos, una lectura al pasado, presente y futuro.
Los registros akáshicos, una lectura al pasado, presente y futuro.

En otra definición, se dice que los registros akáshicos son como una biblioteca de energía vibracional que almacena la historia de la propia existencia. Esta energía contiene información del pasado, del presente y del futuro.

Las personas que aseguran que son capaces de acceder a los registros akáshicos e interpretar esta energía, afirman que se puede encontrar información sobre cualquiera de nuestros estados, actuales o pretéritos.

Esto es particularmente útil para acceder a información acerca de vivencias del pasado para entender qué ocurre en la actualidad y cómo podría focalizarse en el futuro.

¿Cómo se leen los registros akáshicos y qué son?

Registros akáshicos: un viaje al pasado

Para entender realmente qué son los registros akáshicos, también es útil contemplar la explicación de los expertos que los consideran como el archivo del viaje de su alma, desde el momento en que se origina hasta que finalmente se vuelve a casa.

Este viaje puede tomar milenios, aunque estos autores aseguran que no importa la antigüedad del alma, ya que los registros akáshicos contienen todos los pensamientos, sentimientos, acciones y hechos de cada vida.

Muchas personas imaginan estos registros akáshicos como una biblioteca en la que cada libro representa toda una vida. Algunas personas consideran los registros akáshicos como un ordenador con toda la información almacenada en el disco duro.

Cómo se leen los registros akáshicos

Un tema clave es saber cómo se leen. En este sentido, los que entienden del tema explican que están disponibles para cualquier persona en cualquier momento, solo hay que saber acceder a ellos e interpretarlos.

Eso no significa que cualquiera pueda tener acceso a toda la información. Algunos contenidos están fuera de los límites de la observación dependiendo de la intención. Así que es importante tener una mente y un alma claras antes de entrar y poder descifrar el contenido.

Con esta premisa, sabemos que existen diferentes formas para acceder o abrir los registros akáshicos. Algunas personas afirman llegar allí a través de la proyección astral o mediante experiencias cercanas a la muerte.

Otros aseguran que fueron guiados hasta ese lugar por los ángeles y otros seres espirituales.

A pesar de estas afirmaciones, los expertos afirman que el método más simple para poder leer los registros akáshicos es la meditación. En internet se pueden encontrar meditaciones guiadas con estos fines cuyos creadores aseguran que ofrecen una recorrido a través de todo el proceso para acceder a los registros akáshicos.

Los registros akáshicos permiten desbloquearse de varios problemas.
Los registros akáshicos permiten desbloquearse de varios problemas.

El acceso a los registros akáshicos a través de la meditación comienza como cualquier otra sesión de meditación: se inicia con cierta respiración enfocada hasta que la persona siente que está entrando en un estado meditativo.

Coloquialmente hablando, acceder a estos registros akáshicos es como sintonizar una radio: solo hay que encontrar la frecuencia correcta y, mediante movimientos minúsculos, afinar hasta conseguir el sonido más claro posible.

En este caso, necesita concentrarse en aumentar su energía vibratoria. Este es el único requisito de entrada a los registros akáshicos. Una forma de hacerlo es ponerse en contacto con sus guías espirituales y pedir su ayuda y orientación para alcanzar el estado óptimo que le conecte con ese plano no físico (o etérico) de la existencia.

Más formas de acceso a los registros akáshicos

Otro método de acceso a los registros akáshicos es la visualización. En este caso, la persona tiene que imaginar que hay un haz de luz que brilla desde arriba. Es una luz blanca pura y empieza a levantarse del suelo, casi como si fuera abducido.

A medida que se siente esa sensación de ascenso, se empieza a notar la conexión del cuerpo con esa energía. Cuanto más se eleva, más aumenta la energía vibracional.

Cuando la persona sienta que literalmente no puede ir más alto, se debe mirar hacia arriba y verse a sí mismo abriendo una puerta. Habrá oscuridad detrás de esta puerta, pero pronto comenzará a ver formas, símbolos o colores.

Otro de los datos que se pueden tener en cuenta, en este caso, es que la persona puede incluso oír ruidos o voces.

Resultados de los métodos

Por lo general, las percepciones más habituales en la lectura de los registros akáshicos se recibirán a través de las sensaciones. Según los expertos en registros akáshicos, esta energía interior es el propio espíritu accediendo a información que la mente consciente no puede digerir por sí sola.

Entonces, lo que se necesita, es abrirse a la experiencia y recibir cualquier información que se pueda tomar.

Muchas veces, lo que se recomienda como beneficioso, es regresar a los registros akáshicos, para tomar notas de lo que experimentó. Si lo que se vieron fueron símbolos, es importante dibujarlos. Si se escucharon ruidos, es clave describirlos. Si surgieron sentimientos, se pueden explicar. Puede que después de varias sesiones todo cobre sentido.

Qué preguntas puedo hacer

Como hemos visto, los registros akáshicos te ayudarán a superar situaciones presentes que preocupan mucho a la persona y hasta generan un bloqueo, que paralizan y no permiten seguir adelante, por lo cual en este caso es clave considerar que con una ayuda se podrá evolucionar.

Por otro lado, como se obtendrá mucha información de las lecturas de los registros akáshicos, es importante tener identificado lo que de verdad se quiere superar y no llegar a ese momento con un sinfín de dudas y conflictos, porque será mucho más difícil poder tener un buen resultado.

Los registros akáshicos, una lectura del alma.
Los registros akáshicos, una lectura del alma.

Para ello, lo que aconsejan quienes más saben sobre los registros akáshicos, es anotar las preguntas más importantes. También, tener en claro que no se va a obtener una respuesta de sí o no, sino que las respuestas serán de orientación, es decir cómo, por qué, hacia dónde.

La lectura lo que permite es conectar con tu ser de luz, y la forma de entender lo que te pasa cambiará y dará muy buenos resultados. Entonces, al cambiar tu percepción cambiarás tus actitudes y tus acciones y por tanto cambiarás los acontecimientos que están por venir o que podrían presentarse hacia adelante en la vida de la persona.

De esta forma, la lectura de tus registros akáshicos te podrá dar respuesta, entre otras cosas, a estas situaciones concretas e importantes para diferentes ámbitos de la vida cotidiana, laboral, personal, o cualquiera que sea:

  • Bloqueos: una de las cosas que puede ayudar leer los registros akáshicos es a superar miedos o situaciones traumáticas que hoy nos están bloqueando y no nos permiten seguir adelante, o tomar ecisiones que no se sabe de que modo llevarlas a cabo, o no se encuentra el camino para hacerlo. También ayuda a superar problemas en las relaciones, situaciones que se repiten una y otra vez.
  • Energía: tu nivel de energía está afectando a cómo te sientes tanto física como mentalmente. Te sentís en un punto muerto de tu vida, que no tiene sentido tu existencia. ¿Por qué te sentís así? ¿Cómo podés mejorar tu energía?. Con la lectura de los registros akáshicos se podrá descifrar.
  • Ser de Luz: sentís que tenés que conectar con tu Ser de Luz, o tenés la necesidad de encontrar tu sentido a la vida. La lectura de los registros akáshicos ayuda a desarrollar todo el potencial y alcanzar la mejor versión de uno mismo. ¿Cuál es mi propósito? ¿Hacia dónde debo evolucionar? ¿Qué mensaje tiene tu Yo superior?, son algunos de los cuestionamientos.

La lectura de los Registros Akáshicos nos ayudará a dar respuesta a todas estas preguntas. Pero lo más valioso que recibiremos es la sabiduría para evolucionar y desarrollar todas las capacidades que tenemos en nuestra encarnación actual.

Cómo abrir mis Registros Akáshicos

Para abrir los Registros Akáshicos, tan solo debés alinear todo tu ser en la armonía, la paz y el amor. En este estado, podrás hacer la llamada a tu Yo Superior, y estarás preparado para recibir la lectura que tu Alma te tiene reservada.

Para ello, además de necesitar de un guía de luz y una técnica concreta, lo más importante es el estado mental con el que te vas a unir.

  • Fase de preparación: el objetivo de esta fase es entrar en conexión con las energías del universo, alcanzar su frecuencia vibratoria. Es muy importante que tu mente y tus pensamientos se alineen con el objetivo, que es entrar en conexión con tu Yo superior, con tu Ser de Luz. Para ello debés sentir paz, y amor pleno. Debés eliminar toda ansiedad, preocupación o prejuicio de tu mente.
  • Fase de apertura: con el estado de paz que se alcanzó, es el momento de llamar al Yo Superior. Abrir el corazón y prepararse para recibir con que te está destinado.
  • Fase de conexión: en esta fase accederás a tus registros akáshicos. Es importante escuchar con el corazón para poder extraer la información y la energía que el Alma te tiene reservada.
  • Fase de cierre: es el momento del sellado energético, de agradecer lo recibido y disfrutar de estas nuevas energías que tenés gracias a la lectura de los registros akáshicos.

Si después de conocer lo que los registros akáshicos pueden hacer por vos, sentís el deseo de emprender este fascinante viaje, solo tenés que dejarte guiar.

Registros akáshicos: preguntas más comunes

Ahora bien, cuando se investiga acerca de los registros akáshicos, muchas veces aparecen dudas sobre qué preguntas hacer. Sin embargo, existen algunas consideradas como las más comunes entre quienes desean leer los registros akáshicos.

Te describimos algunas de ellas para que sepas por dónde empezar si querés leer los registros akáshicos. Son las siguientes:

  • ¿Por qué no puedo arreglar mi relación con mi padre?
  • ¿Qué debo hacer con respecto a mi situación financiera actual?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a desbloquear mi creatividad?
  • ¿Cuáles son mis próximos pasos? ¿Cómo me expando?
  • ¿Cómo puedo mejorar mi sentido de conexión conmigo mismo?
  • ¿Por qué tengo ganas de mudarme?
  • ¿Qué me sostiene donde estoy?
  • ¿Qué necesito liberar para mudarme a un nuevo lugar (literal o metafórico)?
  • ¿De qué tengo miedo?
  • ¿En qué punto de mi relación estoy atrapado?
  • ¿Qué necesito dejar ir?
  • ¿Cómo puedo dejar ir las cosas que me molestan en mi relación?
  • ¿Dónde necesito llamar la atención?
  • ¿Qué ofrezco y recibo en esta relación?
  • ¿Cuál es la dinámica de nuestra relación?
  • ¿Cómo nos apoyamos mutuamente en el crecimiento tanto en la relación como individualmente?
  • ¿Qué ofrezco y recibo dentro de esta relación?
  • ¿Qué puedo entender, cambiar o liberar para mejorar esta relación?
  • ¿Qué trauma, dolor, miedo o enfado me impide tomar conciencia de la totalidad y alcanzar el equilibrio?
  • ¿Por qué no recuerdo ciertas partes de mi vida?
  • ¿Qué es lo que me detiene y cómo puedo liberarlo?
  • ¿Por qué tengo este miedo? ¿Qué puedo hacer para liberarlo?
  • ¿Qué puedo hacer para liberar este sentimiento de mi corazón?
  • ¿Qué se interpone entre mis sentimientos y yo?
  • ¿Para qué estoy aquí?
  • ¿Cuál es mi pasión?
  • ¿Cuál es mi propósito de vida?
  • ¿Cómo puedo avanzar para lograr este propósito?
  • ¿Por qué no experimento alegría en mi trabajo?
  • ¿Cómo puedo mantener mi relación con mi jefe?
  • ¿Qué espero de mi jefe?
  • ¿Cómo me comparo con ellos?
  • ¿Qué necesito entender acerca de mi relación con mis compañeros?
  • ¿Por qué necesito la aprobación de mi jefe? ¿De quién más necesito la aprobación?
  • ¿Qué me temo de mi trabajo?