Argentinos y brasileños se van a Uruguay e invierten en vino local

Argentinos y brasileños se van a Uruguay e invierten en vino local
Brasileños y argentinos se están instalando en Uruguay y han comenzado a invertir en la industria del vino local, pero con un perfil artesanal
Por iProfesional
22.08.2021 13.17hs Actualidad

La industria del vino uruguayo ha crecido significativamente, un poco impulsada por la pandemia. Según informaron medios locales, únicamente en 2020, las empresas del rubro produjeron 70 millones de litros y en ese año los uruguayos tomaron 13% más en comparación con el 2019.

Dos de los departamentos productores de vino son Maldonado y Canelones, lugares a donde quienes llegan a Uruguay para instalarse eligen como residencia. De hecho, de acuerdo a lo indicado por El Observador, tanto argentinos como brasileños, se instalan lejos del ruido de sus ciudades natales e incluso de Montevideo, y eligen sitios más tranquilos y con más espacios verdes. 

Son algunos de ellos quienes han empezado a invertir en la creciente industria vitivinícola uruguaya. Además de los vinos puntualmente, también se llevan a cabo experiencias como recorridos por los viñedos o la oferta de un restaurante con un estilo familiar.

El concepto "boutique", tal como ellos lo definen, apunta a fabricar productos más personalizados para captar un público que elija la calidad. 

Cómo nacieron estas inversiones

Según relata el sitio citado, una mañana Zlatkin se despertó con el pensamiento de poder hacer algo "productivo" y a raíz de esa idea comenzaron a analizar alternativas. "Básicamente en Uruguay se puede hacer vino, criar ganado o producir aceite de oliva", indicó Arkader.

La pareja está instalada a unos pocos kilómetros de Pueblo Edén, lo que les permite estar inmersos en un panorama natural muy atractivo para potenciales clientes. Esta fue otra razón para pasar a ser productores de vinos.

Maldonado y Canelones son dos de los departamentos donde
Maldonado y Canelones son dos de los departamentos donde ha crecido la industria vitivinícola

Actualmente, Viña Edén tiene 17 etiquetas. Al comienzo, los empresarios viajaron a Francia para traer las plantas y comenzar a generar los viñedos. Lo más complejo fue conseguir un equipo de trabajo, según rememoró Arkader, ya que no conocían a los profesionales.

"Eso se sumó a que en Uruguay es muy difícil emprender, porque algunas leyes laborales llegan a ser absurdas", destacó.

Sin embargo, la empresa ha tenido un buen recorrido y actualmente han comenzado a exportar a México, Brasil y el Caribe. Los viñedos, que son autosustentables, se encuentran abiertos para que el público pueda recorrerlos con la compañía de un guía. 

Argentinos que inviernen en vinos en Uruguay

Varios argentinos que se instalaron en Uruguay también están apostando por esta industria. Leo Mc Lean, quien era responsable de ventas para Disney, se fue de Argentina y se instaló en Pueblo Garzón.

Tiempo antes de llegar, Mc Lean tuvo un encuentro con Gerardo Michellini, un enólogo argentino, a quien le manifestó el interés de poder hacer un proyecto cercano al mar. 

De esta manera, creció el entusiasmo para conocer las "bondades del este de Uruguay". La industria vitivinícola ve esto como una novedad y una práctica poco común, ya que está instalado el concepto de que el vino debe salir de zonas montañosas.

Mc Lean creyó que esa visión viene influenciada de regiones como Mendoza o países como Chile. "En Maldonado tenemos las condiciones ideales. Por eso nos instalamos en Garzón y de ahí empezamos a hacer vinos con influencia marítima", explicó el argentino al diario citado. Con estas condiciones nació el Bar del Vinos, una apuesta boutique y personalizada.

Bar de Vinos
Bar de Vinos

La inversión superará los us$ 2 millones y apunta a que la "naturalidad" del vino esté siempre presente. Sobre esto, Mc Lean indicó que, al ser un emprendimiento pequeño, permite cuidar cada detalle

Por último, el artículo menciona a Tomas -que es un pseudónino, ya que la fuente prefirió no ser identificada- también instalará una bodega de vinos en Uruguay. El interés por el rubro, a diferencia de Mc Lean, viene desde hace muchos años.

Por el tipo de trabajo que tenía, le tocó vivir en varios países de la región, uno de los cuales fue Chile. La idea se concretó cuando el argentino se instaló en Uruguay y entendió el potencial del sector, sumado a que se siente cómodo por tener tanta "cercanía cultural".

Al igual que el resto de los inversores que apuntan a hacer crecer la industria vitivinícola uruguaya, Tomas apostará por un proyecto de excelencia. Se prevén varios escenarios para la inversión, con un máximo de US$ 4 millones. Esto buscará generar productos de nicho y diferenciados, con una impronta familiar.

La zona elegida será también Garzón. Si bien el proyecto aún no comenzó, están convocando a los enólogos y afinando detalles para poder inaugurar los viñedos. Comenzarán a plantar en 2022 y la producción se dará en los años posteriores, si todo sale según lo previsto. "Innovando con alguna cepa y con un perfil artesanal. Que no compitan directamente con el resto del mercado", agregó.

Arkader, quien ya tiene unos años dentro del rubro, nota que hay una tendencia por traer novedades a la industria. En este sentido, Tomas concluyó: "No es todo tannat, si bien se va a seguir explotando, hay espacios para hacer otras cosas".