Burnout: cuáles son los síntomas y cómo identificar si estás padeciendo el síndrome "del trabajador quemado"

El burnout o síndrome de desgaste profesional es la respuesta del trabajador cuando nota la diferencia entre ideales y realidad laboral. Cómo evitarlo
Por iProfesional
10/04/2022 - 19,22hs
Burnout: cuáles son los síntomas y cómo identificar si estás padeciendo el síndrome "del trabajador quemado"

La vida laboral no siempre es tranquila y sin secuelas, sino que la salud, muchas veces, se hace eco de las horas que cada uno pasa trabajando. Una de las consecuencias de esos momentos de mucha preocupación es el burnout, también llamado síndrome de desgaste profesional o síndrome de estar quemado.

Este problema surge como respuesta al momento en que, un trabajador, percibe la diferencia entre sus propios ideales y la realidad de su vida laboral. En cuanto a la forma de manifestarse, es a través del agotamiento físico, emocional y mental, donde aparece el estrés causado por el estilo de vida que se lleva como empleado.

Las consecuencias pueden ser muy graves, tanto en la esfera física como psicológica, siendo dos de los síntomas más comunes la depresión y la ansiedad.

Otro dato para tener en cuenta es que, el síndrome de burnout, suele aparecer en las personas que han elegido su oficio de manera vocacional (es muy frecuente entre profesionales sanitarios, profesores y trabajadores sociales).

También sucede que, aunque al principio las manifestaciones y el malestar sólo se extienden a la vida laboral, finalmente alcanzan la vida social y familiar del trabajador afectado.

Burnout: cómo fue descubierto 

El síndrome de burnout fue descrito por el psicólogo estadounidense Herbert en 1974, quien lo definió como una sensación de fracaso y una existencia agotada o gastada que resultaba de una sobrecarga por exigencias de energías, recursos personales o fuerza espiritual del trabajador.

El síndrome de burnout afecta a los trabajadores.
El síndrome de burnout afecta a los trabajadores.

Ese estudio lo realizó basándose en la experiencia con trabajadores de los servicios sociales del Bronx, en Nueva York.

Recién en 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció el burnout como síndrome, que fue incluida en la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos, cuya entrada en vigor se fijó el 1 de enero de 2022.

Más allá de las primeras percepciones, Manel Fernández, profesor en la Universidad Abierta de Cataluña (UOC) y coach de empresa especialista en bienestar en el trabajo, hizo hincapié en que el síndrome de burnout no es exclusivo de los trabajadores que desempeñan su labor de cara al público

"En el origen, parecía que las profesiones en contacto con personas podían ser las que provocan más burnout, pero hoy sabemos que está más relacionado con aspectos organizativos y con la capacidad de dar respuesta a los problemas que se plantean en el trabajo", explicó

Causas del síndrome

Como ya lo explicamos, el principal detonante del síndrome de burnout es el entorno laboral y las condiciones de trabajo.

El empleado que está expuesto de manera continua a, entre otros, altos niveles de estrés, carga de trabajo excesiva, poca autonomía, malas relaciones en el trabajo y ausencia de apoyo en su entorno, falta de formación para desempeñar las tareas, puede llegar a padecer un estrés crónico que acabe provocando el burnout.

Por ese motivo, el vínculo entre el estrés y el burnout es muy fuerte.

El entorno laboral es clave en el trabajo.
El entorno laboral es clave en el trabajo.

Sin embargo, la principal diferencia entre burnout y estrés, es que el estrés no siempre es negativo, sino que en muchas ocasiones nos permite ser más efectivos, reaccionar mejor, rendir más.

En cambio, el síndrome de estar quemado o burnout, que es "un desajuste continuado entre las demandas y capacidades físicas y mentales del organismo", siempre es negativo.

Por lo tanto, en el origen del burnout suelen haber unas exigencias excesivas que originan tensiones. Pero también existen una serie de factores de riesgo según el tipo que lo afecte. El síndrome del trabajador quemado puede dividirse en dos tipos:

  • Burnout activo: El empleado mantiene una conducta asertiva. Se relaciona con elementos externos a la profesión.
  • Burnout pasivo: Suele tener sentimientos de apatía y se relaciona con factores internos psicosociales.

Para poder diagnosticar el síndrome, los especialistas tienen que conocer los síntomas de la patología y realizar una entrevista clínica con el empleado que les permita averiguar si existe la sospecha de padecer la enfermedad. Además, conviene que el profesional conozca cómo es su situación dentro de la empresa y cómo está organizado el trabajo.

Existen diferentes escalas o sistemas de medida para detectar el desgaste profesional. La más utilizada es la escala de Maslach o Maslach Burnout Inventory (MBI), que está constituido por 22 ítems en forma de afirmaciones sobre los sentimientos y actitudes del profesional respecto a su trabajo, el entorno laboral, sus compañeros, entre otros.

 En el origen del burnout suelen haber unas exigencias excesivas pero también existen factores de riesgo 

La organización: ¿cómo influye en el síndrome de burnout?

Situaciones como el exceso de burocratización sin apoyo específico, falta de tiempo para organizar las tareas (que llevan a que el trabajador nunca salga a su hora y tenga que llevarse trabajo a casa), así como no contemplar las sustituciones por bajas temporales pueden elevar los niveles de estrés y, a la larga, propiciar el burnout.

Por otro lado, todos los trabajadores tienen unas expectativas respecto a su actividad laboral que muchas veces no se ajustan a la realidad cotidiana y provocan que la adaptación a esa realidad se produzca de forma más lenta.

Si esas expectativas son muy altas y no se cumplen, el trabajador puede desarrollar síntomas como ansiedad, apatía o tristeza, entre otros. También afectan las características personales. Y de esta manera genera el llamado burnout.

Aunque no existe un perfil de la persona que puede padecer esta afección del síndrome de burnout, sí existen algunas cualidades y rasgos personales que suponen una mayor vulnerabilidad a tener el síndrome.

Así, las personas conformistas, inseguras y dependientes tienen más posibilidades de sufrir depresión y ansiedad si tienen que enfrentarse a situaciones estresantes. También son más propensos los individuos con una baja autoestima y demasiado perfeccionistas.

Las principales manifestaciones de este síndrome

El síndrome de burnout se manifiesta de la siguiente forma:

  • Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia
  • Baja autoestima
  • Poca realización personal
  • Estado permanente de nerviosismo
  • Dificultad para concentrarse
  • Comportamientos agresivos
  • Dolor de cabeza
  • Taquicardia
  • Insomnio
  • Bajo rendimiento
  • Absentismo laboral
  • Aburrimiento
  • Impaciencia e irritabilidad
  • Comunicación deficiente

Prevención

La prevención del síndrome de burnout o del trabajador quemado debe comenzar en la empresa del empleado. La primera medida que hay que tomar es evaluar las situaciones que generan el estrés y la ansiedad en el trabajador y tomar las decisiones y las medidas adecuadas para intentar reducirlo.

La prevención del síndrome de burnout o del trabajador quemado debe comenzar en la empresa del empleado

Para ello, debe mejorar la organización y proveer de herramientas necesarias para que el trabajador pueda realizar sus tareas de forma adecuada y no tenga tanta sobrecarga laboral.

Además, el trabajador puede adquirir una actitud asertiva, estableciendo una relación comunicacional, sin discutir, ni someterse a la voluntad del resto de compañeros y defendiendo sus convicciones.

Por otro lado, es recomendable que los trabajadores modifiquen las expectativas que tienen en el trabajo para no persistir con el síndrome del burnout.

No se trata de que el empleado renuncie a sus ambiciones y aspiraciones. Simplemente debe buscar un punto intermedio que se ajuste más a la realidad y ver la situación como una oportunidad para aprender y crecer en otros ámbitos diferentes a los que se había propuesto inicialmente.

Tratamientos para el síndrome de burnout

El síndrome de burnout debe abordarse de forma global, con iniciativas que incluyan desde cambios organizativos en la empresa hasta tratamiento psicológico. En el plano individual, el tratamiento psicológico de los afectados debe centrarse en los siguientes aspectos:

  • Psicoeducación y autonococimiento: conocer el burnout y los factores que lo originan, así como las circunstancias que están detrás de cada caso particular.
  • Aprender a afrontar el estrés: mediante técnicas de relajación y respiración, así como con terapia psicológica congitivo-conductual.
  • Ajustar las expectativas a la realidad.
  • Mejorar la autoestima.
  • Trabajar la resiliencia y la asertividad.
  • Hábitos saludables. Una alimentación sana, abandonar el tabaco, el alcohol y otras drogas y la práctica regular de ejercicio físico son fundamentales para afrontar el estrés y contribuyen a la salud mental.

En los casos en los que el afectado padezca depresión y ansiedad, deberá someterse al tratamiento farmacológico que le prescriba el médico.

Otros datos

El síndrome de burnout se caracteriza porque es un proceso que va creciendo de manera progresiva si no se toman medidas para impedirlo.

La frustración comenzará a estar presente de manera constante en una persona con burnout

Esto puede provocar que el desgaste laboral evolucione y alcance otros aspectos como los ideales y la percepción de los logros. A medida que avanza, el trabajador puede tener dificultades para resolver problemas y ejecutar tareas que antes le resultaban sencillas.

La frustración comenzará a estar presente de manera constante en una persona con burnout, permanecerá en un estado continuo de agotamiento y los síntomas podrán evolucionar a estados más graves. En algunos casos, los trabajadores pueden llegar a abusar de los psicofármacos, del alcohol y las drogas.

Por último, algunas personas con síndrome de burnout pueden llegar a tener síntomas depresivos, de psicosis e incluso tener ideas de suicidio.

Pronóstico

El síndrome de desgaste profesional o burnout se puede tratar. Aunque pequeños cambios pueden tener un impacto positivo, a veces es necesario tomar medidas más drásticas como cambiar de trabajo o renunciar a ciertos objetivos.

Al recibir apoyo, muchas personas con burnout comienzan a sentirse bien rápidamente. Sin embargo, si no se trata, el síndrome de desgaste profesional aumenta el riesgo de presentar trastornos psiquiátricos y problemas físicos en el futuro.