Tensión en la paritaria de metalúrgicos: si fracasa, habrá "plan de lucha" en Acindar y Techint

El sector nuclea a empresas de la magnitud de Acindar y Ternium del Grupo Techint, las que se niegan a reabrir paritaria rubricada en abril hasta octubre
23/08/2022 - 21:52hs
Tensión en la paritaria de metalúrgicos: si fracasa, habrá "plan de lucha" en Acindar y Techint

Día de definiciones para la conducción de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), cuyos representantes paritarios se reunirán con sus pares de la rama de la siderurgia para resolver la paritaria del sector. En caso de no llegar a un acuerdo por la paritaria, la UOM dispondrá medidas de fuerza, teniendo en cuenta que ya se terminaron los plazos de la conciliación obligatoria y el ministerio de Trabajo no puede dictar una nueva prórroga.

Se descarta que mientras se desarrolle el encuentro entre las partes, una nutrida movilización de metalúrgicos se concentre en las inmediaciones de la cartera laboral para demostrar su poder de fuego.

Lo llamativo del caso es que el sector nuclea a empresas de la magnitud de Acindar y Ternium del Grupo Techint (Siderca y Siderar) que se niegan a reabrir la paritaria rubricada en abril pasado con vigencia hasta octubre.

Vale recordar que la UOM fue uno de los primeros gremios en cerrar una paritaria anual en el orden del 45%, bajo el mandato de Antonio Caló. Como en otros casos, la disparada inflacionaria habilitó la reapertura de la discusión salarial. Sin embargo, el nuevo secretario General del sindicato, Abel Furlán, se encontró con la negativa empresaria en su conjunto, disparando el conflicto.

Acuerdo con la rama metalmecánicos

Si bien no hubo medidas de fuerza relevantes (estado de alerta, asambleas y algún paro en fábricas del interior del país), la intervención del ministerio de Trabajo permitió acercar a las partes. Fue entonces cuando se acordó adelantar a agosto el aumento del 12% previsto en principio para octubre y sumar un 20%, dividido en dos cuotas: 10% en octubre y 10% en noviembre. De esta forma, UOM consiguió para llegar a un total anual del 65%.

La conducción de los metalúrgicos estimó que la Rama 21 (siderúrgicos) iba a replicar la revisión sellada (y ya homologada) con la rama 17 de los metalmecánicos. Ante la falta de acuerdo y la posibilidad de realizar un plan de lucha que ya estaba aprobado, la cartera laboral dictó la conciliación. Sin embargo, las reuniones no lograron avanzar en una solución, ya que los directivos de las siderúrgicas consideran que la paritaria del 45% no amerita una reapertura y que recién en octubre se sentarán a analizar la relación salarios-índices inflacionarios.

La UOM dispondrá medidas de fuerza, teniendo en cuenta que ya se terminaron los plazos de la conciliación obligatoria 

El encuentro, entonces, es de significa importancia. Si las patronales insisten en su postura y no se alinean con el acuerdo ya establecido (o lo mejoran, cosa que a esta altura del partido se parece una utopía), el consejo directivo de la UOM avanzará con el plan de lucha que comenzaría con paros por turnos y no se descartan movilizaciones a las sedes de las empresas para visualizar el conflicto.

Fracasan negociaciones entre dirigencia gremial y empresarial

Las sucesivas reuniones entre la dirigencia gremial y empresarial fueron acompañadas por una masiva movilización para respaldar las demandas laborales. Los metalúrgicos aprovecharon además, se manifestaron frente a las oficinas del Grupo Techint en Retiro, donde expresaron su malestar por la situación.

Desde el sector empresario sostienen que "vamos a cumplir con la paritaria tal como está firmada", mientras que la UOM redobló la apuesta, señalando que "de alguna forma, empresas como las del Grupo Techint son culpables de la inflación que sufre la Argentina. La movilización de la CGT fue para mostrar que a esos grupos no les interesa nuestro país".

Voceros de los metalúrgicos sostienen en que "las empresas están tensionando la negociación en forma innecesaria, porque nuestra demanda está dentro de los parámetros económicos que estamos atravesando, no estamos exigiendo un aumento del 100 por ciento".

Explicaron que "estas empresas venden en dólares y pagan en pesos, obteniendo estabilidad extraordinaria. Pero además está creciendo la producción y se están creando puestos de trabajo; sin embargo, tenemos sueldos con los que no podemos llegar a fin de mes".