Los precios de la ropa, sin freno: subieron más del doble en los últimos 12 meses

La medición oficial de agosto mostró aumentos del 106%, con mayor incidencia de la ropa sobre el calzado. Las "trampas" de los comerciantes y a qué se debe
Por Fabián Rojo
09/09/2022 - 18,00hs
Los precios de la ropa, sin freno: subieron más del doble en los últimos 12 meses

Los precios de la ropa y el calzado están lanzados a una carrera sin freno, que incluso se acelera mes a mes impactando muy fuerte en el índice inflacionario general.

La última medición que difundió hoy la Ciudad de Buenos Aires reveló que en agosto los valores de la indumentaria aumentaron 106% con relación al mismo período del año pasado, que es lo mismo que decir que subieron más del doble.

Este resultado se produjo luego de que en agosto los valores en las vidrieras de blusas, camisas, pantalones, zapatos y demás, se ajustaran 9,1% comparando con el mes anterior.

Inflación sin freno: la ropa aumentó más del doble en un año

Este fuerte avance se potencia aún más cuando observamos que en julio el rubro había acusado un alza de 9,4% contra junio, sumando en un solo bimestre un encarecimiento cercano al 20%.

El avance de 9,1% de agosto fue el mayor de todos los rubros relevados por la estadística oficial de la Ciudad de Buenos Aires y se ubicó casi 3 puntos por encima de la suba del índice general que fue de 6,2%.

Este mismo índice arrojó una variación interanual de 74,6%, mientras que la indumentaria, al llegar a 106%, exhibió un incremento 31,4 puntos superior. Sin dudas la situación más compleja de todos los segmentos que relevan los centros de estadísticas oficiales.

El límite a las importaciones y las facilidades de pago están entre las causas del aumento de precios.
El límite a las importaciones y las facilidades de pago están entre las causas del aumento de precios.

Cuando se discrimina por productos se aprecia que las prendas de vestir subieron mucho más que los zapatos (el rubro que los calcula une a ambos segmentos). Las prendas subieron en agosto 9,2% y en doce meses sumaron un crecimiento de 114,1%, en tanto el calzado el mes pasado aumento 8,8% y en un año 82,8%.

Esta situación descontrolada en el sector textil se prolonga desde hace por lo menos dos años de forma ininterrumpida.

La ropa, cada vez más cara: ¿por qué sucede?

Entre las diferentes razones que explican la situación se puede apuntar a facilidades en el financiamiento de las compras y al cierre de las importaciones, entre las de mayor peso.

Por un lado, el gobierno mantiene los programas de promoción en cuotas como Ahora 3, Ahora 6 y Ahora 12. Mediante estos planes se financia la compra de indumentaria pero existe un truco por parte de los comerciantes. El plan oficial habilita una determinada tasa de interés según el plazo de pago, pero los vendedores prefieren cargarlo sobre el precio de vidriera y luego ofrecer las cuotas "sin interés".

Contra esta jugada, que en muchos casos termina con los consumidores siendo rehenes de las tarjetas de crédito debido a que sus resúmenes quedan enganchados con esa obligación, el gobierno de Mauricio Macri intento establecer lo que se dio en llamar "Precios Transparentes", mediante el cual se obligaba a los comercios a ser precisos en los precios de venta al contado y financiado.

Su propuesta fracasó ante el desconcierto que generó en los consumidores ya que creó el efecto inverso al insinuarse que se había prohibido la financiación en cuotas.

La ropa y los alimentos son los rubros que más aumentaron en los últimos meses.
La ropa y los alimentos son los rubros que más aumentaron en los últimos meses.

Los planes vigentes son muchos más laxos en este sentido y el comprador no tiene la opción de eludir el pago de los intereses que ya aparece incluido en el precio final.

De todas formas, contra una inflación del 90%, la tasa de interés para una compra con Ahora 12 es de 41,31% y en Ahora 6 de 19,18%, lo cual resulta conveniente. Si tomamos en cuenta esta última tasa, el precio de una prenda comparada en junio se licuó con los aumentos de julio y agosto.

El cepo a las importaciones dispara los precios

El otro aspecto que influye es la menor competencia de indumentaria importada, producto de que el gobierno privilegia el uso de los dólares para insumos de producción y evita los de productos para consumo.

De acuerdo al último informe de la Cámara Industrial de la Indumentaria se observa que las compras al exterior del sector entre enero y julio de este año se encuentran un 22% por debajo de los volúmenes pre pandemia.

De acuerdo a la entidad, se compraron 8.369.553 kilos contra los 10.789.389 que se habían adquirido en el mismo período de 2019.

Es cierto que cuando se coteja contra 2021 aparece un alza de 37,4%, pero cabe apuntar que durante la primera parte del año pasado aún estaban restringido el comercio por la pandemia, especialmente por la falta de fletes internacionales que había trabado el transporte de todo tipo de mercadería.

El Indec anunciará el índice de inflación la semana próxima. Se espera que sea menor que en septiembre pero se mantendrá en niveles muy altos.
El Indec anunciará el índice de inflación la semana próxima y se espera que sea menor que en septiembre.

Además la base de comparación es muy baja ya que enero/julio 2021 muestra una retracción de 43% contra enero/julio 2020

Dentro del total de productos comprados en el exterior, el 31,5% corresponde a abrigos, 16% a pantalones y 15,3% a swetears.

Por otra parte, el 56% del volumen total de las importaciones llegan desde China, siendo el segundo proveedor Vietnam con el 7,5% del total, muy lejos del gigante asiático.

Desde otro punto de vista lo que sucede con los precios de la indumentaria choca con la actualización de los salarios, ya que no existe paritaria que pueda equiparar incrementos de precios superiores al 100%.

Además se llegan a casos muy llamativos con precios publicados de zapatillas por encima de los $ 80 mil cuando el salario mínimo vital y móvil que rige las relaciones básicas laborales es en septiembre de $ 51.200, o sea un 56% superior a lo que representa el trabajo de un mes.

La temporada de verano ya es incipiente y renovar el placard será un lujo para algunos.

Temas relacionados