Más artículos

Otro problema para el Gobierno: automotrices frenan inversiones por desplome de ventas de 0Km

Otro problema para el Gobierno: automotrices frenan inversiones por desplome de ventas de 0Km
El panorama que enfrenta el sector se agravó. Se espera que marzo siga dando malas noticias, mientras más empresas ponen en duda millonarios proyectos
Por Guillermina Fossati
14.03.2019 11.00hs Autos

La industria automotriz atraviesa una de las peores tormentas de los últimos tiempos. Y lo más grave es que la recuperación parece alejarse cada vez más. De hecho, las complicaciones para el sector se ven en todas las áreas. 

Por un lado, en las flojas ventas en mercado interno, a raíz de la desconfianza de los consumidores, la pérdida de poder adquisitivo y la falta de financiación, junto con el derrumbe de los planes de ahorro. 

Pero también, a nivel producción. Esto está provocando que las suspensiones de empleados sean cada vez más comunes. Y, como consecuencia de este combo, se está generando un problema que preocupa y mucho al macrismo: avanza la postergación o se demoran varios planes de inversión que ya estaban confirmados.

En este contexto, la industria que brilló en la primera mitad de 2018 dejó de ser el "caballito de batalla" de un Gobierno que se jactaba por los números récord de patentamientos. 

Un marzo difícil

Tras un bimestre en baja, con niveles que no se veían desde 2006, marzo está lejos de traer noticias de un repunte.

Según anticiparon fuentes de ACARA, las tasas de caída podrían ser bastante similares a las que se vieron en el arranque del año.

Esto se da porque las comparaciones todavía siguen siendo con un período exitoso, como fue el primer semestre de 2018 y porque en 2019 marzo tiene menos días hábiles, por el feriado del Carnaval.

"Esperamos que los patentamientos lleguen a las 40.000 unidades promedio, con un ritmo diario de 2.150 unidades frente a las 2.000 de febrero", explicó Franco Roland, especialista de Abeceb.com.

Como todavía faltan varios días hábiles para que termine el mes, y siendo que muchas veces las últimas jornadas se activan las ventas, iProfesional consultó a los referentes si podrá darse haber algún cambio de tendencia. 

"Sería algo muy difícil. Prevemos que marzo será un mes malo en ventas. En 2018 se patentaron 85.000 autos, pero ahora el escenario es negativo y no hay posibilidad de recuperación. En abril, si hay paritarias, podría desacelerarse un poco el desplome, agregó el especialista.

A esto se suma otro problema: no hay financiamiento por parte de los bancos, o los que existen son muy caros; y los planes de ahorro viven el peor derrumbe en años, ocasionado por un incremento de las cuotas que se triplicó en meses y los suscriptores no pueden enfrentar.

Como solución, para tratar de mover stock, muchas marcas están afrontando el financiamiento de algunos modelos puntuales, realizando rebajas en otros 0Km y activando bonificaciones mes a mes, para paliar la crisis. 

Puntualmente en el caso de las pick ups, algunos de los modelos que más se venden, las marcas aprovechan y se suman a las temporadas del cosechas, con créditos un poco más flexibles, que pueden comenzar a cancelarse cuando los productores cobran por los granos que entregan. 

Sin embargo, los expertos aseguran que nada es suficiente para liquidar la gran cantidad de autos parados.

Planes demorados

En medio de la baja producción que se espera este año por la caída del mercado interno, las proyecciones también tambalean porque muchos proyectos que en estos meses se deberían haber puesto en marcha no lo han hecho.

Uno de ellos es el que llevan adelante en Córdoba las marcas Nissan-Renault en alianza con Mercedes Benz. La única pick up que se lanzó al mercado es la Frontier, de la marca japonesa, mientras que las otras dos no tienen fecha confirmada.

En el caso de la Renault Alaskan, recién hacia el último trimestre de 2019 podría llegar al mercado, mientras que no hay información sobre el modelo premium de la marca alemana.

En este caso, las tres compañías habían proyectado que iban a producir 70.000 unidades, de las cuales Nissan confirmó hace más de un año a iProfesional que 25.000 llevarían su logo. De esta forma, quedan en estado latente unas 45.000 unidades que no se sumarían a la producción, tal como estaba previsto que suceda entre 2019 y 2020.

"La caída de los volúmenes de fabricación esperamos que llegue a 10% este año, en parte por demoras en algunos proyectos, como es el caso del de la alianza Renault-Nissan-Mercedes Benz", explicaron fuentes del sector que pidieron estricto off the record. 

"Se está frenando la salida de las nuevas pick ups. Y hasta hay rumores de que podrían dar marcha atrás", agregaron. 

En PSA también habría algún retraso en medio de esta crisis. Por lo pronto, ya avanzaron con suspensiones, aunque unas 500 personas están activas, abocadas a la nueva plataforma. Sin embargo, es probable que el primer modelo que salga de la planta este año lo haga recién en 2020 y no este año, como se había especulado. 

"Eso retrasa el proyecto y también es una mala señal para el cambio de expectativas", agregaron desde el sector.

Otras inversiones que están en marcha son las de Volkswagen en Pacheco y Chevrolet en Alvear, provincia de Buenos Aires.

En el caso de Volkswagen, confirmaron que los planes siguen tal como lo previsto y que no hubo cambios. Desde Chevrolet también afirmaron que a mitad de año estará listo el restyling del Cruze. Sin embargo, no hay mucha más información sobre la inversión de u$s500 millones que se anunció el año pasado para un nuevo modelo.

Fuentes del sector aseguran que General Motors lleva adelante en Brasil una política agresiva de inversiones y por eso también reclaman incentivos. 

Suspensiones: otro mal síntoma

Con el mercado interno en baja, la producción sufre un año complicado. Únicamente las exportaciones pueden ser el "salvavidas" para seguir fabricando, aunque no al ritmo que se esperaba.

En febrero, la producción nacional de vehículos alcanzó los 32.662 unidades, un 16% por debajo del desempeño del mismo mes de 2018.

Esta caída se tradujo en más suspensiones, que en marzo llegaron a afectar a más de 7.000 empleados. Y nadie en el sector sabe con exactitud hasta cuando se extenderán.

"En las automotrices se intentó mantener la producción al máximo posible hasta que la caída los llevo a tomar las decisiones más extremas. En tanto las expectativas sigan siendo un poco más favorables para el segundo semestre, entonces no debería agravarse la situación. Pero si la economía no mejora estas medidas continuarán", comentó Roland.

En las terminales también muestran desconcierto. Desde Peugeot aseguraron a iProfesional que la suspensión de sus 1.000 empleados será solo por el mes en curso. Pero desde los gremios aseguran que también se extenderá al mes de abril.

Lo cierto es que en la francesa aseguran que son decisiones que se tomarán de acuerdo a la evolución del mercado. Es decir, no está nada dicho.

En cuanto a la esperada recuperación del mercado interno -que en enero se pronosticaba iba a ocurrir en julio-, ahora la apuesta es a que se termine dando enagosto-septiembre. Es decir, podría llegar recién en el último cuatrimestre, un mal dato para el Gobierno, que necesita de una reacción del mercado lo antes posible, en la previa electoral. 

En cuanto a las exportaciones, Brasil hacía suponer un salto de las ventas al exterior. Pero también hay trabas.

"Las exportaciones serán una salida adicional, pero hay que tener en cuenta que el impacto por la quita de reintegros y la suba de las retenciones también afectó este sector", comentaron en una automotriz.

Desde Abeceb estiman que las ventas al exterior crecerán este año un 1% en relación al año pasado, con 280.000 unidades.

Proyecciones

La radiografía del sector automotor, al menos hasta agosto, es "mala", dicen los directivos de las marcas.

Con este marco, para 2019 se espera un mercado de 618.000 unidades frente a las 803.000 de 2018, es decir, una caída de 23 por ciento.

"En términos generales, esperamos un mejor segundo semestre. En 2018 se vendieron 302.000 autos entre julio-septiembre y creemos que se podría llegar a 334.000, una suba de 10% en seis meses, pero el primero dejará una baja muy grande, al pasar de 501.000 unidades a 283.000 en 2019. Entonces, si la primera mitad cae 44% y la segunda se recupera 10%, seguirmos con números rojos", dijo Roland.

Por último, en cuanto a la inestabilidad con el tipo de cambio que se generó la última semana y la inflación que no se detiene, desde los concesionarios estiman que no habrá impacto en precios como sucedió el año pasado, cuando fue la gran devaluación de mitad de año, básicamente porque el mercado está parado. De hecho, se espera que las marcas avancen con más promociones para reactivarla demanda. 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Autos en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter:
Más sobre Autos
Te puede interesar
Zoom Recomendadas