Más artículos

Hyundai Veloster N: ¿Cómo anda el último deportivo que llegó al mercado?

Hyundai Veloster N: ¿Cómo anda el último deportivo que llegó al mercado?
Subimos al deportivo de última generación que inauguró la línea N en el país. Detalles de un día de pruebas y aprendizaje en el circuito de Oreste Berta
Por Guillermina Fossati
10.05.2019 08.29hs Autos

La Fortaleza de Oreste Berta tiene ese "no se que" que transmite mucho con solo mencionarlo. Es un lugar emblemático para quienes aman los fierros, fundado por uno de los hombres más importantes en la historia del automovilismo argentino.

Hasta ahí llegamos con Hyundai el día después de haberse quedado con el primer y segundo lugar en el Rally de Córdoba, con la gran misión de compartir un co-driving con uno de sus pilotos, Dani Sordo, experiencia que fue impresionante (leer nota).

Sin embargo ese no fue el único plan de la marca para el reducido grupo de periodistas, sino que había otro dato que entusiasmaba: se iba a poder probar en un circuito profesional, con varias curvas, "pianitos" y contracurvas, el Veloster N.

Este modelo que llegó al mercado en enero pasado (leer nota) es muy importante para la marca a nivel mundial. Junto con el i30 y el i30 N Fastback, están bautizados con la letra N, que representa a la gama de vehículos deportivos de la coreana.


¿Por qué N? Por varios motivos:

- Por un lado, porque es la división deportiva que nació en Namyang, centro de I+D global de Hyundai Motor en Corea.

- Por el otro, porque ha sido perfeccionado en Nürburgring, uno de los circuitos más exigentes del mundo y sede del centro de pruebas de Hyundai.

- Por último, porque la ‘N’ simboliza una chicana, la esencia del desarrollo de automóviles de alto rendimiento de Hyundai Motor.

Con todos estos condimentos, y teniendo en cuenta que el mercado no está pasando por su mejor momento, la apuesta de la marca es más que valorable: apuntan a un segmento de nicho, hiper-exclusivo, y donde enfrentarán a rivales de peso como Volkswagen Golf GTi y el Peugeot 308 GT, ambos de larga trayectoria.

Lejos de cualquier temor, la marca llevó al Veloster a un circuito bien exigente para que no queden dudas de su andar.


Las opciones de prueba fueron dos: en la primera nos llevó a la pista nada menos que Dani Sordo, el piloto de Rally. Los neumáticos crujieron en semejante recorrido, y las curvas prácticamente fueron imperceptibles con la velocidad que se atravesaron. Tranquilo, como si fuera en una recta a 40 km/h, a Sordo no se le movió un pelo, mientras que los acompañantes quedamos atónitos antes la puesta a prueba.

"Me gustaría tener uno de estos para andar todos los días", mencionó el español tras hacernos vibrar en dos vueltas y sentir que arrazaba con todos los conos que había en la pista, los cuales ni siquiera pasó cerca.

Luego fue el turno de tomar el volante, lo cual después de semejante experiencia era imposible repetir. Quien nos acompañó y tomó el riesgo de subir como copiloto fue Hugo Massini, un experimentado hombre del automovilismo, de la escuela de conducción de Oresta Berta.

Una vuelta de reconocimiento de pista, tranquila, y la segunda pisando el acelerador a fondo, llegando no más que a poner la cuarta marcha porque el circuito es bien trabado.

Sensaciones entremezcladas, satisfacción por poder probar un deportivo en un lugar seguro y confianza por el copiloto que tomaba el volante haciendo las indicaciones pertinentes, hicieron del recorrido una excelente clase de manejo.

Contacto

Si bien el recorrido fue corto y por eso quedó en un breve contacto, fue una buena oportunidad para conocer al Veloster N y sentir de cerca lo que es el deportivo. Más con la previa pasada en manos del piloto experto.

En diseño (siempre la imagen es lo que primero atrae), el Hyundai deportivo es un auto que gusta. Lo más destacable es que es diferente, rompe por completo con el estilo conservador de sus rivales. Recordemos que el Golf ya va por su octava generación y poco ha cambiado en este tipo.

El Veloster es un coupé de tres puertas bien bajo, estirado y trompudo, con un alerón que completa su estirpe deportiva a la perfección. El color celeste (el cual pocos elegirían para un auto) le queda muy bien, y los detalles que sobresalen en rojo, típicos de los modelos de competición, aportan el plus perfecto para ubicarlo en el segmento que quiere ganar.


Por dentro lo pude probar tanto al volante como de copiloto, y también en la parte de atrás. Lo cierto es que resulta más cómodo de lo esperado, y esta tercera puerta simplifica el ingreso a los asientos traseros.

En cuanto al andar, las diferencias del Veloster N comparado con el convencional son varias, y hacen a la diferencia.

El motor es turboalimentado de cuatro cilindros, 2.0 litros de 250 CV y 280 Nm, que está asociado a una transmisión manual de seis marchas.

"Queríamos ofrecer un auto cómodo para andar en ciudad, pero atento, por ejemplo, cuando uno quiere participar y salir bien parado de Track Day", definen en la marca. (Ver comercial)

Esto se logra gracias al sistema de selección de modo de manejo N Control System (Normal, Sport, N, Eco y N Custom), por medio del cual se puede tener prácticamente dos autos en uno.

Otros elementos diferenciales del N respecto del Veloster convencional son los siguientes:

- Chasis (puntos de soldadura adicionales, anclajes y brazos de suspensión, patas de motor)

- Cooling System (sistema de refrigeración para Track Days)

- Sistema de frenos reforzados

- Suspensión ajustable

- Sistema de control N Grin (paso a modo N)

- Personalización Modos de Manejo

- Computadora con información sobre Fuerza G, Turbo, Torque, Potencia y medidor de tiempos de vuelta y aceleración.

- Spoiler trasero de 2 niveles

- Cubiertas de alta performance Michelin y llantas deportivas 18 pulgadas

- Suspensión de control electrónico de tres niveles

- Launch control

- Indicador de cambios deportivo

- Pedalera deportiva metálica

- Salida de escape doble

- Tablero exclusivo versión N

- Asientos deportivos de cuero "N"

Lo que dejó este contacto

 

El tiempo de prueba de este Veloster N fue muy breve como para hacer conclusiones, pero igual siempre quedan sensaciones para destacar. Además, cuando uno sube y baja de diferentes autos todas las semanas, ya hay una primera impresión que dice mucho.

En su aspecto deportivo, este modelo queda muy bien parado en el segmento, es decir, puede rivalizar mano a mano con la competencia. Además, también puede convertirse en un auto de calle (obvio más duro) en su modo normal.

Sin embargo, lo más memorable es cuando despierta la verdadera potencia con el modo N, donde la suspensión se endurece y el rugir del motor estremece los oídos. Esta posibilidad de disfrutar un auto que con detalles de competición, en uno para todos los días, seguramente es un gran decisor de compra para quienes gustan de los deportivos.



Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas