iProfesional

Empresarios plantean al Gobierno fin del "techo" para precios de alimentos

Las alimenticias piden subas de hasta 10%. Argumentan que los afectó el aumento de materias primas, de servicios logísticos y también el tipo de cambio
Por Claudio Zlotnik
06/05/2020 - 06,06hs
Empresarios plantean al Gobierno fin del "techo" para precios de alimentos

Los precios de los alimentos de la canasta básica corren peligro de salir de la cuarentena en los próximos días. Eso es lo que pretenden, al menos, las principales fábricas del sector, que en los próximos días elevarán al Gobierno una lista con los aumentos que pretenden aplicar a partir del martes 19.

Ese día finaliza el acuerdo de "precios máximos" que las principales empresas sellaron con el Gobierno para atravesar el parate generalizado en plena cuarentena. Esas compañías están ajustando los detalles de los informes que le presentarán a Paula Español, secretaria de Comercio Interior.

Los aumentos que pedirán esas compañías van del 7% al 10%, de acuerdo a las menciones que hicieron desde cuatro fabricantes líderes al ser consultadas por iProfesional.

Esos incrementos incluyen a la mayoría de los productos de la canasta básica alimentaria: yerba, fideos, aceites y hasta las lentejas. También existen presiones para un ajuste en los precios de los lácteos. Por una cuerda paralela transita el precio del azúcar, cuyos fabricantes se niegan a adherir a un programa de control, y hoy es uno de los pocos productos con precio libre en la economía.

"No sería razonable un aumento de golpe en medio de la cuarentena, pero sí un esquema paulatino", razona uno de los industriales consultados por iProfesional.

La idea de los fabricantes es llevar las carpetas con los análisis de los costos a Comercio Interior para intentar la justificación de los incrementos que quieren trasladar a los consumidores.

El principal argumento pasa por los sucesivos incrementos en las materias primas. En el caso del trigo, la suba acumula un 30% desde enero. Aseguran que sólo pudieron trasladar una pequeña porción de ese incremento a las góndolas, ya que el control de los precios viene desde el 6 de marzo.

Un porcentaje similar -en torno del 30%- se elevó el precio mayorista de la yerba. A su vez, el aceite crudo de girasol se incrementó 15%.

Algunas cámaras como la de las Pastas Secas (UIFRA) se sumaron al reclamo por obtener precios más altos por su mercadería.

En la lista de reclamos figurará, además, el movimiento del dólar "oficial" de las últimas semanas. Los industriales aseguran que el permanente deslizamiento del tipo de cambio afecta sus costos. Desde comienzos de año, la cotización del dólar mayorista subió 11,9% (ayer cerró en $67).

Ese alza estuvo por debajo a la inflación acumulada entre enero y abril, estimada en el 10 por ciento.

Los argumentos del Gobierno

La presión de las industrias para actualizar sus listas de presión ya fue expresada en la última reunión cumbre que mantuvieron en la última semana de abril -vía videoconferencia- los empresarios con los funcionarios.

Ahí quedaron en que sostendrían el congelamiento hasta el 19 de mayo, pero con el compromiso de analizar las nuevas listas antes de esa fecha.

A los incrementos de las materias primas y del tipo de cambio, los empresarios agregarán a la logística, que según sus números también se encareció durante la cuarentena.

En el último encuentro con los empresarios, desde el Gobierno contraatacaron: los funcionarios aseguraron que la estabilidad de las tarifas, la baja de las tasas de interés y la paz cambiaria benefician a las compañías.

Es más, desde el equipo económico sostienen que, detrás del pedido de los empresarios, subyace la pretensión de mejorar sus ganancias en plena cuarentena.

Recuerdan que, en contra de lo que sucede con la mayoría de los sectores económicos, las fábricas de alimentos están trabajando a pleno, e inclusive sin poder cumplir con los pedidos de los comerciantes.

Supermercados, en guardia

Desde las cadenas de supermercados monitorean de cerca la pulseada entre fabricantes y el Gobierno.

Algunas de las cámaras que los agrupan ya advirtieron que podría haber faltantes en las góndolas por culpa de los proveedores. Aseguran que varios de ellos presionan con aumentos de precios que no están convalidados por el ministerio de Desarrollo Productivo.

Y denuncian que hay entregas a cuentagotas por parte de varios fabricantes.

Mientras tanto, hay rubros de alimentos -algunos que son estacionales y otros, como el azúcar que quedaron al margen de las negociaciones con el Gobierno- que vienen con fuertes remarcaciones.

Así lo destacó el último relevamiento de Isepci (Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana) desplegado entre 440 negocios de 20 distritos del conurbano bonaerense: "En lo que va del 2020 algunos precios aumentaron desmesuradamente y sin demasiada explicación en los negocios de los barrios del conurbano bonaerense: azúcar (62,50%); polenta (50%); yerba (44,50%); arroz (38,50%); naranjas (71,43%), acelga (66,67%), y huevos (50%)".

Según el relevamiento mensual de ISEPCI, una familia tipo (dos adultos y dos menores) necesitó $45.086 para cubrir sus necesidades básicas durante abril y no caer por debajo de la línea de pobreza.

Se trata de un fuerte aumento respecto a diciembre del año pasado, cuando el mismo estudio arrojaba una canasta básica de $36.498. Se trata de un incremento del 23,53% en apenas cuatro meses.

El próximo capítulo por los precios de los alimentos ya tiene los datos sobre la mesa. Ahora falta conocer el resultado de las nuevas negociaciones. En medio de la cuarentena y la caída en picada de la actividad económica, esta es acaso la pulseada más relevante después de la pelea diaria con el Covid-19.