Más artículos

Exclusivo: acreedores confían en el pragmatismo de Alberto y creen que es cuestión de días para llegar a un acuerdo

Exclusivo: acreedores confían en el pragmatismo de Alberto y creen que es cuestión de días para llegar a un acuerdo
Dos referentes de grupos de bonistas participaron de una charla privada donde se mostraron inusualmente optimistas. Duras críticas al FMI y a Martín Guzmán
Por Leandro Gabin
03.06.2020 06.42hs Economía

Los acreedores de la Argentina esperan que en las próximas horas Martín Guzmán les haga llegar lo que ellos consideran debería ser la "oferta final" para aceptar el canje y terminar con el default.

El ministro de Economía está delineando un paper con algunas mejoras que acerquen la propuesta argentina a valores en torno a los 50 dólares por cada 100 que debe el país. Todavía estaría un poco lejos de los deseos de los bonistas pero sería un paso más desde la primera oferta que estaba 60 por ciento por debajo de las aspiraciones de Wall Street. 

Pero en el lado de los bonistas hay un inusual optimismo por estas horas. De hecho, así lo deslizaron dos importantes jugadores que están en la mesa de negociación con el Gobierno.

Fue durante una conferencia virtual organizada por la Emerging Markets Traders Association (EMTA) realizada este martes donde participaron Hans Humes (de Greylock Capital Management), que forma parte de un comité de bonistas, y el abogado Dennis Hranitzky (Quinn Emmanuel Urquhart & Sullivan, LLP) que asesora al grupo que recientemente presentó una propuesta conjunta con otro comité liderado por BlackRock.

En ese webinar, que era privado y que prohibía el acceso a la prensa -además de cobrar casi 500 dólares para presenciarla a aquellos no socios de la entidad-, sorprendieron las palabras de Hranitzky. Según pudo reconstruir iProfesional, este abogado afirmó que las posiciones entre los bonistas y el país están muy cerca y esperan que haya un acuerdo en los próximos días. Hranitzky es considerado un "duro" en el mundo de las finanzas, ya que fue incluso el que asesoró a Paul Singer de Elliott Management en el juicio que le ganó al país en 2015. 

También Humes coincidió con el pronóstico. Este financista lidera otro grupo de bonistas asociados con el banco UBS y uno de los que más conoce a la Argentina. Desde su firma Greylock ya participó de dos canjes argentinos, en 2005 cuando lo rechazó y en 2010 cuando finalmente tomó la oferta. Además, conoce personalmente a Alberto Fernández de su paso por la Jefatura de Gabinete de Néstor Kirchner en 2005.

Humes es uno de los principales bonistas con llegada a Alberto Fernández y Sergio Massa.
Humes es uno de los principales bonistas con llegada a Alberto Fernández y Sergio Massa.

Bonistas creen que no habrá muchos holdouts

Tanto Humes como Hranitzky dijeron que parte importante en el cambio que están viendo en la posición argentina tiene que ver con el giro pragmático que está mostrando el Gobierno. Los hombres de Wall Street dicen eso tiene que ver con la decisión de Alberto de involucrarse de lleno y no delegar la tarea en Guzmán.

Los acreedores no tienen la mejor opinión del ministro de Economía, que en privado lo tratan de "amateur e incapaz" y lo señalan como el culpable de que el país haya dilapidado siete meses para empezar a encaminar un acuerdo.

"Tuvieron una visión bastante constructiva con respecto a la Argentina, ellos quieren cerrar ya. Si el país les pone sobre la mesa una oferta que valga 55 dólares, firman inmediatamente", comentó una persona que participó de la charla, en el sentido de que los acreedores están deseoso de sellar un acuerdo.

De hecho, durante la charla, los dos representantes de los acreedores manifestaron que no creían que hubiera un tendal de holdouts como en el canje del 2005 y 2010. Tanto Humes como Hranitzky afirmaron que si el país presenta algo acorde, la gran mayoría -por no decir la totalidad- de los bonistas entrará a la operación.

También los bonistas, en la charla virtual de EMTA titulada "Perspectivas Económicas de Argentina", dispararon con munición gruesa al Fondo Monetario Internacional. Tildaron, literalmente, de "amateur" la posición del Fondo en la negociación de la deuda externa.

Creen que el organismo multilateral es culpable de haber fogoneado una propuesta que iba a ser unánimemente rechazada. Dicen que el FMI se prestó al "juego de Guzmán" y que eso no prosperó.

Además se mostraron muy críticos del documento presentado por el organismo internacional que avalaría la posición de dureza del país. La burocracia de Washington señaló que la propuesta revisada de reestructuración de la deuda de las autoridades argentinas "sería consistente con el restablecimiento de la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad" y agregó que "existe solo un margen limitado para incrementar pagos a los acreedores privados y al mismo tiempo cumplir con los umbrales de deuda y servicio de la deuda estimados por el personal técnico del FMI".

Duras críticas de los bonistas a Guzmán y al Fondo Monetario Internacional.
Duras críticas de los bonistas a Guzmán y al Fondo Monetario Internacional.

Mejora la tasa de financiamiento a futuro

La contestación pública al FMI por parte de los bonistas no se hizo esperar. "Las partes no están tan lejos, el FMI reconoce que hay espacio para que argentina mejore su oferta. Los tenedores de bonos han mostrado mucha flexibilidad al hacer una oferta sostenible. Depende de Argentina mostrar un serio deseo de cerrar la brecha restante, y será desafortunado si Argentina endurece su posición en respuesta a la declaración del FMI", dijo Hranitzky en un comunicado hace 48 horas.

Los acreedores no entendieron volvieron a criticar la posición del Fondo y dicen que si el país no arregla con ellos, tampoco habrá plata para repagarle al organismo porque la Argentina en default total sería caótica. "No se entiende la postura del FMI. Debería convenirle que cierre un acuerdo con nosotros", afirman por lo bajo el grupo de acreedores.

De todas formas, la mayoría de los expositores en la charla virtual de EMTA se mostraron optimistas con el resultado final de la operación. En un pasaje del webinar se discutió a qué tasa cotizarían los bonos argentinos después de un acuerdo y en seis u ocho meses vista.

Alberto Bernal, jefe de estrategia de XP Investments, dijo que estaría en torno al 8 o 9 por ciento, similar a la visión de Humes que desde su fondo Greylock también cree que post canje habría valor para invertir en deuda argentina. O sea, teniendo en cuenta que los rendimientos de los títulos actualmente son mucho más altos, si hay un final positiva para la deuda, en Wall Street creen que las tasas caerían a 8 o 9 por ciento. 

Quién estuvo más pesimista fue Edwin Gutierrez (Aberdeen Standard Investments), un fondo que si bien tiene bonos argentinos en cartera, cree que la recuperación de los precios será más lenta y que será difícil que el país recupere la credibilidad de los inversores.

En Wall Street ven factible que el acuerdo se cierre incluso antes del nuevo deadline del 12 de junio. Pero en caso de que no se llegue, porque la nueva oferta de Guzmán no termina siendo tan atractiva, confían en que en una próxima instancia breve se pueda terminar de afinar.

La diferencia, volvieron a enfatizar los acreedores, es pequeña y debería primar el sesgo pragmático que está mostrando Alberto Fernández para evitar un default total de la deuda. "Estamos listos para acordar mañana, de ser necesario", repiten, optimistas, los principales tenedores de la deuda argentina

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído