Más artículos

Avanza la negociación con China para la instalación de granjas porcinas sustentables

Avanza la negociación con China para la instalación de granjas porcinas sustentables
El cerdo representa el 70% de la proteína animal de la dieta del pueblo chino y la Peste Porcina Africana afectó la producción nacional
Por iProfesional
16.12.2020 16.31hs Economía

Personal diplomáico de la Embajada Argentina en China mantuvo un encuentro con directivos de una empresa estatal de ese país, cuyo objetivo fue analizar diversos proyectos de inversión en producción porcina en territorio argentino, informó este miércoles desde Beijing, la sede diplomática.

"Por instrucciones del presidente Alberto Fernández, el representante especial para la Promoción del Comercio y de las Inversiones, Sabino Vaca Narvaja, mantuvo un encuentro con directivos de la empresa estatal China Animal Husbandry Group (CAHG), dedicada a la industria agrícola y ganadera, con altos niveles de innovación, sustentabilidad y desarrollo", detalló un comunicado consular.

El cerdo representa el 70% de la proteína animal de la dieta del pueblo chino y la Peste Porcina Africana afectó la producción nacional, lo que generó un déficit a cubrir, en el presente año, de 8 a 12 millones de toneladas.

A su vez, sus dos principales proveedores europeos, España y Alemania, se encuentran afectados por la misma enfermedad en origen. A esto se suma que, con su tercer proveedor, Estados Unidos, se encuentran en un escenario de incertidumbre.

Este contexto posiciona favorablemente a la Argentina, por lo que la reunión se centró en una propuesta de instalación de granjas inteligentes, seguras, sostenibles y sustentables de no más de 10.000 madres, en detrimento de las llamadas megagranjas, como las instaladas en LOS Estados Unidos, que suelen albergar a más de 100.000 reproductoras.

Sabino Vaca Narvaja junto a uno de los directivos de la empresa estatal China Animal Husbandry Group (CAHG)

En este marco, "Argentina y China encuentran intereses compartidos en el incremento de la producción de cerdos en suelo argentino. La cooperación estratégica en este sector representaría un cambio en la matriz exportadora argentina a la vez que implicaría un avance en la soberanía alimentaria perseguida por China", expresó el comunicado.

Según la Embajada, el desarrollo del proyecto "reducirá el déficit en la balanza comercial al no requerir importaciones", como también "acortará los plazos de ingresos de divisas" por el corto ciclo reproductivo de los cerdos (seis meses).

Modificaciones

El aluvión de críticas recibidas por el impacto ambiental que generará el para proveerle carne de cerdo a China hizo efecto y, a contramano de la obsesión política, el Gobierno aplazó en su momento la firma del memorándum de entendimiento con la potencia asiática.

En ese entonces se comunicó de forma escueta a través de un "tuit" en la cuenta oficial de la Cancillería: "Hemos incorporado especialmente al Memorándum de Entendimiento con China un artículo donde se asegura el respeto de las leyes de protección ambiental, los recursos naturales y la bioseguridad".

A partir de este movimiento, iProfesional tomó contacto con fuentes del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto quienes indicaron que el Gobierno procurará cerrar el acuerdo en el marco de la intervención argentina en la feria internacional de Shanghai.

Respecto del freno explicitado, las voces interpeladas expusieron que se tomó la determinación ante el pedido chino de revisar lo sumado a último momento por el oficialismo en términos de pautas ambientales. Desde Cancillería se indicó que "se incorporaron artículos", dando cuenta que el cambio es más amplio que lo notificado en el "tuit".

el Gobierno cerrará el acuerdo en el marco de la intervención argentina en la feria internacional de Shanghai
En respuesta a las críticas, el proyecto sufrió modificaciones

Respecto de las características de esta modificación, la respuesta formal consistió en exponer que el memorándum -con las pautas ahora incorporadas- "promueve las buenas prácticas ambientales para que las actividades no sólo sean respetuosas de las leyes ambientales sino que además contribuyan a promover la salud de los ecosistemas y la protección de los recursos naturales en las regiones directamente involucradas".

El proyecto en cuestión, que contemplaría desembolsos asiáticos por casi 4.000 millones de dólares, procura garantizarle a China hasta 900.000 toneladas anuales de carne de cerdo y contempla el desarrollo de mega granjas con capacidad para albergar a 300.000 hembras.

Aunque puertas hacia afuera el Gobierno continúa esquivando los pronunciamientos, muy cerca de la cartera de Agricultura reconocen que Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe son las provincias que marchan al frente en términos de eventuales primeros destinos de inversión.

Detalles del proyecto

La intención del Gobierno, de acuerdo a un documento al que accedió iProfesional, es impulsar granjas de 12.000 "madres" dotadas con plantas de prensado de soja y maíz transgénicos -para la alimentación del ganado porcino-, instalaciones de balanceado, frigoríficos para la exportación de lo faenado y áreas de empaque.

Los módulos en cuestión se instalarán en zonas dotadas con establecimientos agropecuarios de, como mínimo, 100 hectáreas. Y en puntos del país que garanticen la disponibilidad de al menos 17.000 hectáreas de maíz y soja. Este aspecto recorta las posibilidades de las provincias que carecen de estos transgénicos para el forraje.

Según la hoja de ruta oficial, las granjas se levantarán en áreas que puedan aportar un flujo de agua del orden de los 1,5 millones de litros diarios. Otra pauta establecida en el proyecto: la producción intensiva se llevará a cabo en "terreno consolidado no inundable en los últimos 50 años".

Hay más: las provincias que procuren ofrecer su territorio para la radicación de estos complejos deberán contar con una buena infraestructura en términos de caminos, disponer de conexión ferroviaria y, además, garantizar mano de obra.

El proyecto en cuestión, que contemplaría desembolsos asiáticos por casi 4.000 millones de dólares, procura garantizarle a China hasta 900.000 toneladas anuales de carne de cerdo
El proyecto en cuestión apunta a garantizarle a China hasta 900.000 toneladas anuales de carne de cerdo. 

La postura oficial, de acuerdo al proyecto, comprende el "aprovechamiento de los recursos presentes en la locación, como así también de los productos secundarios que se generen de la industrialización in situ de los diferentes procesos."

Se trata de una propuesta a desarrollar en el lapso de 6 años mediante la cual China apunta a recuperar el stock de carne que perdió a partir de la matanza de cerdos que llevó a cabo el año pasado tras un brote de peste africana.

Las autoridades sanitarias de ese país aniquilaron al 40 por ciento del ganado porcino y la posterior escasez de productos derivó en la decisión de salir a buscar superficies en el mundo para criar los animales que necesita la potencia asiática.

Si bien Brasil es el socio comercial predilecto en esta región, las sucesivas devaluaciones argentinas redireccionaron el interés de los chinos, que en Asia producen un kilo de carne de cerdo a razón de los 2 dólares de inversión mientras que aquí podrían generarlo por apenas 70 centavos de la misma moneda.

Impacto ambiental

Los puntos de cría promoverían en muy poco tiempo un caudal de nacimientos cercano a las 6 millones de cabezas anuales.

Semejante volumen, exponen distintas organizaciones sociales y ambientalistas, derivaría en un nivel de contaminación inédito en agua y suelos.

Según reportes de Greenpeace, en países de producción porcina intensiva como México los establecimientos como los que pretende promover el Gobierno generan emisiones diarias de gases letales -dióxido de carbono y metano, entre otros- en un rango similar al funcionamiento, en simultáneo, de millones de vehículos.

Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído