Por qué el blanqueo para la construcción no es suficiente sin créditos hipotecarios

Por qué el blanqueo para la construcción no es suficiente sin créditos hipotecarios
Además del acceso a la financiación para los futuros compradores, los desarrolladores reclaman mayores incentivos impositivos para quienes son del sector
Por Marysol Antón
03.05.2021 17.45hs Economía

El mercado inmobiliario intenta encontrar esperanzas en el blanqueo de capitales, que se espera pueda introducir al circuito inversiones por más de 5 millones de dólares. Pero hay un impedimento que, para los expertos, es la mayor barrera a la que se enfrenta: la falta de créditos hipotecarios. A esto se suma también el pedido de incentivos fiscales para los desarrolladores.

Es que los números sobre el acceso a los créditos, en este momento, son poco alentadores: en 2020, pese a cerrar el año con una inflación de más del 36%, el monto promedio de enero era de $214.598 millones y en diciembre apenas había aumentado en 84 millones. Por supuesto, a la baja oferta se suma la aprensión que los créditos UVA dejaron por sus resultados después de más de 4 años de una inflación por encima de lo esperado.

"El verdadero éxito de un programa de blanqueo se produce cuando se hace una planificación integral que contemple ambas puntas. No solo hay que permitirle a la gente blanquear el dinero que tenía en negro sino también potenciar a la gente que no dispone del dinero para comprar y está interesada en los emprendimientos a los que fue a parar ese dinero blanqueado", señala Gabriel Brodsky, CEO de la firma Predial.

Daniel Cohen Imach, titular de la desarrolladora Step Developments, es preciso al enumerar las medidas que considera necesarias para reactivar la industrias: "en primer lugar se deben otorgar créditos blandos a plazos de 10 años o más. A esto hay que sumar la derogación de la última ley de alquileres, que además de encarecer los mismos, ha ahuyentado al inversor de renta. Y por último generar incentivos impositivos y fiscales".

Sin crédito hipotecario el blanqueo podría quedar a mitad de camino en resultados.
Sin crédito hipotecario el blanqueo podría quedar a mitad de camino en resultados.

A su vez, Miguel Di Maggio, director de la inmobiliaria Depa, suma otros aspectos que podrían sumar para potenciar los resultados del blanqueo en la dinamización del sector. "Por ejemplo, una agilización de los permisos de obra permitiría a los desarrolladores contar con una mayor previsión de su actividad y, a partir de esto, presupuestar aún mejor sus obras. Esta agilización de los permisos de obra podría ser acompañada por beneficios impositivos para los desarrolladores. Siempre es positivo achicar todo tipo de medida recaudatoria que permita darle algo de aire al sector".

En pozo

Para el rubro inmobiliario, que viene muy golpeado desde hace dos años por una baja del volumen de operaciones concretadas, el blanqueo en la construcción puede llegar a ser un empujón para generar cierto movimiento.

"Lo más interesante de la iniciativa oficial es que está enfocada a obras de pozo con un grado de avance inferior al 50% y el costo para acceder es relativamente bajo", destaca Brodsky.

Las obras en pozo serían las más beneficiadas por el blanqueo.

Este experto, señala que la mayor parte de los emprendimientos que se nutrirán del blanqueo ofrecen departamentos de uno a tres ambientes, con full amenities, con unidades con valores que rondan los 60 mil dólares.

"No creo que el blanqueo dispare las ventas, pero sí que las reactive", enfatiza Brodsky, al mismo tiempo que insiste: "el gran ausente de esta película es el crédito hipotecario".

Teniendo en cuenta lo sucedido durante gobierno de Mauricio Macri (que en 2016 el blanqueo fue de US$116.800 millones pero "su éxito" fue empañado cuando el Impuesto a los Bienes Personales pasó de tener una alícuota de 0,25% al 1,25% para los bienes en el país y del 2,25% para aquellos que se encuentran localizados en el exterior), Brodsky pronostica que "este blanqueo será mucho más limitado en proporciones ya que lo que sucedió en 2016 fue de dimensiones extraordinarias".

Es importante destacar que la construcción siempre fue considerada uno de los motores de la economía "por la gran cantidad de rubros que requiere y el efecto multiplicador que conlleva, por lo que consideramos que no solo va a generar dinamismo al sector inmobiliario sino también a la economía en general", explica Martín Funes, socio fundador de Meta Desarrollos.

En este sentido, el desarrollador recuerda el caso de los cedines, que "si bien en su momento fueron pensados para todo el sector inmobiliario, la realidad es que han beneficiado en mayor medida al mercado del usado".