El Gobierno quiere inundar el mercado con lácteos a precios bajos: los detalles del plan

El Gobierno quiere inundar el mercado con lácteos a precios bajos: los detalles del plan
La industria volcará el equivalente a 40 M de litros al mes en productos a valores que en algunos casos se ubicarán por debajo de los costos de producción
Por Soledad Caprini
26.05.2021 16.17hs Economía

El Gobierno insiste en la misma receta que viene dando pobres resultados para contener la inflación: el control de precios y acuerdos con la industria. Ahora le llegó el turno a las empresas lácteas que en las próximas horas firmarán un acuerdo para volcar el equivalente a 40 millones de litros de leche al mes al mercado interno, a valores por debajo de las actuales cotizaciones en las góndolas.

El convenio se firmará mañana por la mañana y busca también sumar más productos lácteos al programa Precios Cuidados, con el objetivo a mediano plazo de ponerle fin al programa Precios Máximos, tal como viene solicitando desde hace meses la industria de la alimentación.

Lo cierto es que, desde la industria láctea, nucleada en el Centro de la Industria Lechera (CIL) que congrega a las principales empresas del sector, temen que el Gobierno avance en el mediano plazo también con una suspensión de las exportaciones, tal como lo hizo con la carne vacuna.

La industria volcará el equivalente a 40 M de litros al mes en productos, a precios más bajos

El fiasco de la carne

Los antecedentes son poco favorables, ya que luego de meses de negociaciones la secretaría de Comercio de Interior y el ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, firmaron en enero pasado un convenio para que los frigoríficos vuelquen al mercado interno 8.000 kilos de carne vacuna a precios más accesibles.

Lo cierto, es que si bien el acuerdo se cumplió, no fue suficiente para frenar la escalada de los valores de la carne que en el último año registró un incremento superior al 65%.

La suba de los commodities agrícolas, principalmente el maíz que juega un rol estratégico en la alimentación animal, tuvo mucho que ver con el incremento de la carne en el mostrador, pero también la escalada de los costos laborales, los combustibles y fletes, entre otros ítems explican la disparada de los precios en el mercado interno.

Mientras tanto, en lo que respecta a los lácteos, según las estadísticas del INDEC, hasta abril mostraron un incremento del 35%, contra el 46,3% de la inflación, pero justamente en el mes pasado se encendieron las alarmas del Gobierno porque algunos productos particulares como la manteca o el dulce de leche evidenciaron subas de entre el 18% y el 22%, en un contexto que el consumo de lácteos continúa en franca caída de la mano del menor poder adquisitivo de la población.

Según fuentes industriales, desde el 2010 a la fecha el yogur perdió presencia en el 24% de los hogares del país, lo que significa que más de 3,2 millones de familias argentinas dejaron de consumir este alimento considerado esencial.

La disminución en el consumo de productos lácteos encuentra un paralelismo, según detalla la consultora Claves, al considerar la tendencia declinante del PBI, que se redujo 13 % durante la última década.

En contraposición crecen las exportaciones, según las estadísticas del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), durante el primer cuatrimestre del año la exportación de productos lácteos creció 14% en volumen y 12% en dólares. De esta manera, entre enero y abril se embarcaron 121.700 toneladas de derivados de la leche, por u$s380 millones. Ese volumen significó el 26% de la producción nacional de leche fluida.

El principal producto lácteo que exporta Argentina es leche en polvo, que se queda con el 50% del total y justamente este ítem actualmente muestra una demanda sostenida en el mercado internacional, a lo que se le suma además una suba en las cotizaciones que rondan los u$s3.800 por tonelada.

En este contexto, las empresas lácteas temen una mayor intervención del Gobierno en el sector, como el virtual cierre de exportaciones o cupos para vender al exterior, por eso se apuraron a firmar un convenio que promete volcar productos indispensables como leche fluida, queso cremoso y manteca a precios que en algunos casos cubre el costo, pero en otros está por debajo.

Muy lejos parece haber quedado la intención inicial de la industria de solicitar a cambio una rebaja en las retenciones a la exportación de leche en polvo que hoy se sitúan en el 9%. Según explican, el mercado interno siempre estuvo abastecido y se espera un mejor segundo semestre en cuanto a niveles de producción que servirán no solo para proveer a las góndolas locales sino también crecer en el comercio internacional.

Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído