Guzmán y el BCRA se juegan todo para estabilizar al dólar: ¿podrán evitar una devaluación brusca?

Los funcionarios confían en juntar u$s3.000 millones antes de que termine el invierno. Cautela por el impacto en la actividad. Protesta de los empresarios
Por Claudio Zlotnik
29/06/2022 - 07,00hs
Guzmán y el BCRA se juegan todo para estabilizar al dólar: ¿podrán evitar una devaluación brusca?

Martín Guzmán y Miguel Pesce están convencidos de que podrán evitar una devaluación "abrupta". Es decir, un salto del dólar oficial. Cuando los consultan, ambos funcionarios afirman que lograrán quebrar las expectativas negativas del mercado. Dicen que ya lo lograron en el pasado, cuando desde las principales consultoras económicas afirmaban que habría un "saltito cambiario" hacia fines de 2020 o en 2021, a más tardar.

El banquero central cree que podrá repetir la consigna en base a una realidad, que espera que se concrete en los próximos meses. 

Básicamente, que de acá hasta el comienzo de la primavera conseguirá u$s3.000 millones para las reservas, por las compras que el BCRA concrete en el mercado de cambios.

La clave, claro, está en la eficiencia esperada de las últimas medidas, que pusieron condiciones muy duras para importar bienes y servicios desde el exterior.

Por las restricciones, el Banco Central logró comprar nada menos que u$s450 millones entre lunes y martes, los dos primeros días con las medidas. Igual, no es para sacar cuentas lineales: en ambas jornadas, las operaciones de comercio exterior (importaciones) estuvieron prácticamente paralizadas, con los bancos analizando el alcance de cada iniciativa oficial.

Guzmán y Pesce, confiados sobre la evolución del tipo de cambio oficial.
Guzmán y Pesce, confiados sobre la evolución del tipo de cambio oficial.

Cepo a las importaciones: impacto en la economía real

Al menos tres de las principales importadoras de alimentos confiaron a iProfesional que decidieron suspender las ventas en el mercado interno hasta que no tengan bien en claro las flamantes disposiciones.

"No sabemos dónde estamos parados. Ni cómo vamos a pagar de ahora en adelante. ¿Qué precio le tengo que poner a la mercadería si pago en dólares a 180 días? No nos va a quedar otra alternativa que ir al "contado con liqui" para abonar una parte de la importación, y eso encarece todo", analizó el director de una de las principales importadoras de alimentos del país, en diálogo con iProfesional.

Algunos de los productos que dejaron de comercializarse en las últimas horas incluyen desde café a enlatados de pescados (atún, caballa) a enlatados de frutas.

Más allá de los casos puntuales de estos nichos, las medidas generaron una dosis de incertidumbre en la industria en general. La COPAL -la cámara que agrupa a las fábricas de la alimentación- tendrá un encuentro con Pesce la próxima semana.

Esta realidad puede dar cuenta de una muestra de lo que viene: una actividad económica que se enfría, en medio de una inflación en alza.

Las nuevas restricciones a la importación ya comienzan a tener impacto para la población.
Las nuevas restricciones a la importación ya comienzan a tener impacto en la economía real.

Mercado del dólar: ¿cuándo se normalizará?

Miguel Pesce ya les había adelantado el panorama a las principales empresas de consumo masivo, justo antes del último fin de semana.

Sin dar cuenta de las medidas que se venían, el banquero central dijo que habría que esperar hasta septiembre para volver a notar una normalización en el mercado de divisas.

Para ese momento, Pesce aguarda que aflojen las compras externas de energía (combustibles y gas), que por ahora se llevan más de u$s100 millones de las reservas cada día. En ese contexto, es imposible juntar dólares. Más que por el compromiso firmado con el FMI, lo más complicado es que -sin dólares-, en algún momento no quedaría otra alternativa que una devaluación "abrupta" (de un solo golpe), algo que el Gobierno quiere evitar a toda costa.

Para el Gobierno, el impacto negativo de las medidas debería compararse con el que existiría en caso de un fuerte salto del dólar.

Una devaluación empeoraría el escenario económico y social, por el empujón en los precios cuando la economía ya está viajando con una inflación superior al 60% y con proyección para superar el 70% en el año. 

Pesce lo dijo con todas las letras durante una entrevista radial: "La medida que estamos tomando tiene efecto hasta el 1° de octubre, para superar la coyuntura. Llegamos a la mejor solución posible y nos da confianza saber que siempre que el Banco Central ha tomado medidas de estas características han sido exitosas. Hemos podido recomponer el balance cambiario y las reservas".

Las reservas del BCRA, bajo tensión por las compras de energía.
Las reservas del BCRA, bajo tensión por las compras de energía.

De fondo, las importaciones récord

Este mes de junio que está a punto de terminar pasará a la historia por tener el récord absoluto en la cantidad de importaciones: las cuentas provisorias de los funcionarios les da que superaron los u$s8.000 millones, con chances de que incluso hayan alcanzado los u$s9.000 millones. Un nivel nunca visto en un solo mes. Y que se da justo en el momento que la Argentina necesita imperiosamente juntar dólares para evitar una nueva crisis cambiaria.

De acuerdo con las estimaciones oficiales, de esos u$s8.500/u$s9.000 millones de importaciones, alrededor de u$s2.000 millones se fueron en compras de energía. Una verdadera pesadilla, dada la explosión de los precios internacionales tras el comienzo de la guerra en Ucrania. 

Guzmán y Pesce le prometieron a Alberto Fernández que la preocupante dinámica de las reservas se revertiría en la primera parte de septiembre. La clave es que, para ese momento, aflojarán las compras de energía que están dinamitando el objetivo de acumulación de dólares en el Banco Central.

La pregunta es si, aun cuando se cumpla la expectativa del ministro y del titular del Central, la caída en las importaciones de energía ante las temperaturas más templadas -que se efectúan a precios elevados- alcanzará para dar vuelta la ecuación. Es decir, que las divisas fluyan hacia el BCRA y mejoren las expectativas en el mercado financiero.

Economistas de distintas corrientes piensan que esta especie de "Plan Aguantar" (hasta fin del mandato de Alberto Fernández) no tiene grandes chances de éxito. Que precisará de un retoque antes.

Temas relacionados