El RIGI no alcanza para levantar el cepo: Milei y Caputo aceleran plan para tentar a inversores

El Presidente y el ministro esperan por la llegada de Sturzenegger para seguir quitando restricciones. Qué harán para que ingresen más dólares
20/06/2024 - 08:15hs
El RIGI no alcanza para levantar el cepo: Milei y Caputo aceleran plan para tentar a inversores

Tras el fuerte espaldarazo que volvió a darle esta semana el presidente Javier Milei, Luis Caputo terminó de tomar la decisión de subir a fondo su perfil y dejar de ser sólo el ministro del ajuste para empezar a mostrarse activo en cuanto a la llegada de inversiones.

El funcionario viene manteniendo diálogos con cámaras empresariales, con el fin de transmitir a sus asociados la firme decisión oficial de capitalizar la Ley de Bases y el régimen de grandes inversiones RIGI para que empiece una llegada fuerte de capitales a la Argentina.

Para Javier Milei y Luis Caputo, la Ley de Bases no alcanza: cómo tentarán a inversores

Caputo destacó -por ejemplo- en redes sociales la decisión de Transportadora Gas del Sur de invertir u$s 700 millones en el mercado gasífero, y luego viajó por sorpresa a Neuquén para participar en una actividad con el gobernador Rolando Figueroa y visitar yacimientos de YPF en Vaca Muerta, donde se sumó el titular de la petrolera, Horacio Marín.

"El mercado ya está convencido de que este programa tiene una firme ancla fiscal. Ahora queremos transmitir que no nos quedaremos en eso, sino que vamos a apostar fuerte a que la Argentina se convierta en un polo de inversiones", repite Caputo ante sus interlocutores.

El ministro tiene llegada a varias de las referencias políticas libertarias, y lo demostró con el viaje a Neuquén, donde fue acompañado por la diputada rionegrina Lorena Villaverde, muy cercana a la secretaria de la Presidencia, Karina Milei.

Milei y Caputo saben que Ley Bases y el RIGI son herramientas para hacer más viable las inversiones, pero coinciden en que será necesario mostrarle al mundo que la Argentina eligió un nuevo camino y que el Gobierno tiene suficiente consenso político para avanzar en el sendero de la apertura a los inversores.

El RIGI no alcanza para levantar el cepo: Milei y Caputo aceleran plan para tentar a inversores

Es en esa sintonía que existe una decisión de poner a la energía y a la minería como los principales focos de interés para la llegada de inversiones.

Aquí es donde entra a tallar con fuerza la necesidad de avanzar con la eliminación de restricciones cambiarias, que permitan al inversor convencerse de que traer sus capitales a la Argentina no significará una encerrona, ante la cual no pueda salir si los proyectos no marchan como se esperaba.

Federico Sturzenegger aterriza en el Gabinete con el foco en liberar el cepo

El escenario que se va abriendo permite concluir que Caputo seguirá manejando la macroeconomía con medidas destinadas a achicar el déficit fiscal, poner en caja a la inflación y, sobre todo, atraer inversiones.

Por su parte, Federico Sturzenegger, quien está a punto de desembarcar en un ministerio de desregulación de la economía, tendrá a su cargo avanzar con reformas de fondo en el Estado y sanear las empresas públicas que serán privatizadas.

Sturzenegger, quien ya mantuvo reuniones con el jefe de Gabiente, Guillermo Francos y, junto a Caputo, se ocuparon de desmentir diferencias entre ambos, será una pieza clave en el armado de la nueva reforma del Estado. Tendrá a su cargo más de 3.000 reformas y avanzar en los procesos de privatización.

Aysa, Aerolíneas Argentinas, Correo Argentino, Corredores Viales, Administración General de Puertos (ADP) y Télam quedarían bajo su órbita.

El Gobierno desmintió rumores de internas
El Gobierno desmintió rumores de internas y espera la llegada de Sturzenegger para liberar el cepo cuanto antes.

En cambio, Caputo seguiría manejando todas las vinculadas a la energía, como Arsat, Núcleo Ingeniería, Enarsa, Cammesa, Yacimientos Río Turbio, YPF y las de transporte.

Milei pretende que este mecanismo funcione lo más aceitado posible y por eso salió a respaldar a Caputo y a elogiar las capacidades de Sturzenegger, quien deberá definir cuáles son los mejores caminos para encarar los procesos de privatización: entre las opciones se barajan los DNU, resoluciones ministeriales o redacción de leyes especiales, un camino más complicado teniendo en cuenta las diferencias que existe entre el Gobierno y el Congreso.

El Gobierno espera un guiño del FMI para quitar restricciones

Pero tanto Milei como Caputo coinciden en que el paso clave para que se destraben las inversiones será terminar con el cepo cambiario. En ese sentido, hay iniciada una presentación para llegar a un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que permita destrabar otros u$s 10.000 millones. Y también contactos con un grupo de bancos internacionales destinados a poder sumar u$s 5.000 millones más.

Si esas gestiones se encaminan, será más simple ir hacia una competencia de monedas, el levantamiento de las restricciones cambiarias y, tal vez, una dolarización si, como espera Milei, la gente se inclina muy fuerte hacia la moneda norteamericana.

El Presidente es consciente de que reformular la relación de fuerzas necesitará de ir hacia las elecciones de medio término en octubre del 2025, para lo cual falta una eternidad. Antes, espera poder negociar con algunos gobernadores claves, una tarea que ya inició a fondo el jefe de Gabinete, y a la que esta semana se suma formalmente Caputo.

Si el Gobierno consiguiera masa crítica entre los mandatarios provinciales, podría lograr un respaldo del Congreso a las leyes que faltan y aparecer menos debilitado de cara a la gobernabilidad que miran constantemente los inversores y los tenedores de bonos.

Mientras se muestra como referente internacional, Milei
Mientras se muestra como referente internacional, Milei espera dar una buena señal a inversores con consensos políticos.

Por ahora Milei ha privilegiado su perfil internacional, viajando permanentemente a distintos lugares del planeta y mostrándose como referente del mundo liberal.

Pero necesita que esos apoyos que consigue en otros lugares del globo, se transformen en respaldos concretos a nivel local, y eso sólo se conseguirá si alguien se dedica a construir diálogos políticos, un rol clave que por ahora quedará en manos de Francos, pero al que se podría ir sumando otros funcionarios a la brevedad.