Más artículos

Lo que viene

Acciones de empresas, ¿conviene invertir ahora?: la respuesta de la City

Por la recesión y la incertidumbre política, en el mercado creen que este año está perdido para invertir en acciones
El valor de los papeles que cotizan en la Bolsa local cayó u$s58.000 millones en lo que va del año. Qué pronostican hacia adelante los operadores
Por Leandro Gabin
22.10.2018 11.00hs Finanzas

Es altamente probable que este año termine siendo muy poco auspicioso para quienes invierten en acciones.

Más allá de haberle puesto fichas a algún papel que les dibujó una sonrisa, si se toma el índice Merval, la pérdida en lo que va del mes ronda el 15%.

El acumulado anual también permanece en campo negativo, un 5% en pesos, y ni hablar si las cuentas se hacen en términos de dólar.

"Para los que apostaron por las compañías locales, es un año muy duro", afirma un veterano operador de la City.

"De todas las que cotizan, apenas cinco o seis están en terreno positivo. El resto, al igual que los índices de acciones -como los fondos comunes, muestran números desfavorables. El panorama no es el mejor", añade.

Por la devaluación, el valor de las empresas medido en "moneda dura" se derrumbó en 2018. ¿Cuánto? Un total de u$s58.000 millones. Es decir, el equivalente al paquete entero que consiguió el país del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La capitalización en dólares del conjunto de las empresas cotizantes en la Bolsa porteña pasó de u$s356.000 millones, finales de 2017, a los actuales u$s298.000 millones, según datos del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC).

Si bien en estos días el tipo de cambio se estabilizó (factor que ayuda a contener las pérdidas en esa moneda), las altísimas tasas en pesos, la inestabilidad de los mercados globales y la fuerte recesión que se verá en las utilidades de las compañías confirman un escenario muy complejo.

"Vemos un mercado bajista. En este contexto, no es apropiado salir a recomendar papeles argentinos. Creemos que va a ser un año perdido", sentencia un importante broker local.

El mercado de renta variable presenta hoy día una muy alta volatilidad debido a factores locales e internacionales que inciden en los valores.

"Si bien hay empresas que cotizan en el Merval que aún lucen atractivas, por sus fundamentals y valuaciones, la realidad es que el marco actual, con altas tasas en pesos, juega en contra para tomar posiciones al menos en el corto plazo", coincide Agustín Trella, gerente de Balanz Capital.

El especialista recuerda que, en el ámbito internacional, los datos de actividad de Estados Unidos empiezan a evidenciar un estancamiento y la Reserva Federal seguramente continuará transitando un sendero alcista de los tipos de interés.

"Esto genera una caída al momento de descontar las ganancias esperadas de las empresas, lo que hace descender sus valuaciones actuales", señala Trella.

El contexto externo, una vez más, resulta determinante. El mercado local "lateraliza" al ritmo de la situación afuera: cuando cae el S&P, cae Brasil, y Argentina no es ajeno a ello.

"Si mañana rebotan, probablemente nuestro mercado hará lo propio, y ese parece ser el hilo conductor", afirman desde Delphos Investment.

En su visión, las valuaciones lejos están de poder ser catalogadas como "regaladas". Y esto da margen a que, si el clima internacional sigue siendo adverso, los papeles puedan incluso seguir retrocediendo.

La sensación general es que el mercado no tiene un norte claro y carece de un disparador que permita revertir la historia. La mediocridad parece que seguirá por largo rato.

Para Delphos, una de las principales variables a monitorear a la hora de predecir el futuro es el índice del dólar DXY: si no deja de subir, el mal momento para los emergentes y Argentina continuará (exceptuando tal vez a Brasil, más concentrado en las elecciones que en otros factores).

"Estamos frente a un problema relevante para los inversores quienes, además de enfrentarse a valuaciones poco atractivas -en un contexto recesivo-, ahora también deben sumar el factor incertidumbre derivado de la elección presidencial 2019", afirman desde Delphos.

"En este contexto, resulta difícil ser optimistas con los activos financieros argentinos, solamente queda espacio para el trading", indican desde la consultora.

Las buenas noticias que no llegan

Una palabra que resume el sentimiento general del mercado es "cautela". 

Muchos inversores ya se "quemaron" con Argentina y no están dispuestos a volver apostar antes de ver resultados concretos.

Tampoco ayuda a las acciones que los bonos locales presenten una floja demanda. Si no resurge el interés por comprar deuda argentina, es muy poco probable que se despierten las acciones.

El panorama no es positivo para la renta fija. "Las buenas noticias no parecen despertar el interés ni el apetito de los inversores", advierten desde GMA Capital.

Añaden que "algunas novedades, como el nuevo acuerdo con el FMI, el espaldarazo financiero que obtuvo Argentina, la efectividad de la política monetaria y la reducción del déficit externo no han resultado suficientes como para encender la chispa de la confianza".

Para la consultora, hay factores de naturaleza política que son los que están gravitando con más fuerza.

En este sentido, hace referencia a la incertidumbre sobre las elecciones presidenciales 2019, la gobernabilidad, la opacidad de las reglas de juego y ciertas dudas del exterior.

Todo esto impide que el riesgo país pueda regresar al promedio de los 500 puntos básicos y, por ende, darle impulso a los precios de los bonos y a las valuaciones locales.

Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal Inversiones (PPI), cree que la volatilidad del mercado seguirá siendo elevada.

"No descartamos compras parciales, pero fijando como estrategias stop loss en caso de que el escenario se complique, por razones propias o externas", afirma.

Coincide en que las valoraciones de los papeles locales están mucho más ajustadas a la realidad actual que hace meses. No obstante, aún pueden ser objeto de correcciones, en un marco en el que las variables macro se están ajustando.

De cara a lo que resta del año, en la City creen que será muy importante el apoyo político que reciba el Gobierno para aprobar el Presupuesto 2019, como así también la capacidad que tenga para despejar la incertidumbre sobre la economía y los coletazos que provengan del exterior.

"Mientras continúe un escenario tan incierto, podrían mantenerse bajas las valuaciones de los activos de riesgo. En especial, de sectores cíclicos y cuyas acciones tengan menor liquidez en el mercado", remarcan desde Capital Markets Argentina (CMA).

Frente a la debilidad del peso, las compañías con escasa deuda en dólares e ingresos en moneda dura se verán mayormente beneficiadas ante este panorama.

Claro que los financistas lejos están todavía de poder analizar este tipo de cuestiones para detectar empresas que puedan resultar atractivas como para ponerles algunas fichas.

"La incertidumbre es la amiga del inversor a largo plazo", afirmó una vez Warren Buffet.

Sin embargo, por más que este postulado lo haya dicho un "gurú" de las finanzas, no alcanza para convencer a muchos sobre las ventajas de apostar ahora por la Argentina. 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar