Más artículos

Preparados en "modo pánico": por qué desde la City ven una nueva escapada del riesgo país

Preparados en "modo pánico": por qué desde la City ven una nueva escapada del riesgo país
Los inversores afirman que las medidas que podría llegar a tomar el Gobierno tendrán un efecto limitado. Y dicen que la única solución es política
Por Leandro Gabin
29.04.2019 06.20hs Finanzas

La reversión que tímidamente se vio sobre el final de la rueda financiera del jueves e inicios del viernes no perduró. El peso argentino y los bonos volvieron a quedar en terreno negativo al cierre de la semana pasada, poniendo en serias dudas la "durabilidad" que pueda llegar a tener algún rebote técnico de los activos.

De este modo, el Gobierno no consigue oxígeno y todas las apuestas marcan que esta semana será otra vez muy complicada y con intensa volatilidad.

En el mercado, incluso, ven poco probable que este escenario de incertidumbre pueda revertirse. "No hay política económica que te saque de este pozo. Ya no hay nada por hacer. Todo va a depender de que el Gobierno pueda generar algún shock político que cambie las expectativas. Pero no hay medidas mágicas que descompriman la situación", describió ante iProfesional un banquero privado desde sus oficinas en Retiro.

Bajo esa visión, los expertos del mercado financiero creen que de ninguna manera puede pensarse que las compras de bonos realizadas por hedge funds la semana pasada puedan implicar que se le puso un nuevo piso a la caída de los títulos de deuda argentina. Más bien al contrario, el ánimo imperante en la City apunta a que hay más factibilidad para una nueva caída en las cotizaciones que para una estabilización.

El derrotero de la semana pasada dejó una sensación de pánico en el mercado. El balance semanal fue el siguiente, según cálculo de Grupo SBS:

-El S&P Merval subió el viernes 1,50% pero punta a punta en la semana cayó un 6,35%. Los papeles más golpeados fueron Cablevisión (-15%), Grupo Financiero Galicia (11,67%), Macro (-11,30%) y BYMA (-10,62%).

-Los bonos en dólares cayeron el viernes entre 0,75 y 1 dólar a lo largo de la curva. En la semana las bajas promediaron 6,50%. El Credit Default Swap (CDS, los contratos para cubrirse frente a un eventual incumplimiento de pagos) a cinco años cerró en 1.214 puntos, cayendo 35 unidades pero trepando en la semana 265 unidades, liderando cómodamente el ranking de países con más riesgo de default del planeta (exceptuando a Venezuela).

-Por su parte, los bonos en pesos terminaron la semana pasada con caídas de 8% promedio para los ajustables por CER y del 6% para el caso de los floaters. En cuanto a las letras, las Lecaps quedaron operando en tasas del 56% promedio para el tramo corto, del 60% promedio para el tramo medio y del 66% promedio para el plazo más largo. Finalmente, las subastas de Leliqs arrojaron una tasa promedio de 71,87% (suba de 475 puntos en la semana).

-En cuanto al dólar mayorista, el viernes subió $1,07 para cerrar en $45,97, máximo del día. No sorprende que el peso haya sido la moneda que más se depreció durante la semana pasada a nivel mundial (con excepción del Bolívar venezolano), nada menos que 8,85%.

Pesimismo en la City

"Lamentablemente (Mauricio) Macri tiene poco margen para dar vuelta la situación. El único escenario en donde se puede llegar a producir una expectativa positiva respecto de las posibilidades de que Cristina no gane las elecciones es que lo reemplace María Eugenia Vidal", remarcó la fuente consultada, si bien tampoco cree que esa alternativa sería suficiente para frenar totalmente el malhumor.

De esta manera, el dólar seguirá viéndose presionado y los títulos de la deuda seguirán sin seducir a los inversores. Desde Consultatio, la compañía que lidera Eduardo Costantini, no ven catalizadores que puedan generar un rebote sostenido en las valuaciones desde estos niveles.

"Por un lado, existen varias razones que nos llevan a pensar que las medidas económicas que el Gobierno pudiera tomar de ahora en adelante tendrían un efecto muy limitado", resaltan. ¿Por qué? Según Consultatio, una razón es que en este contexto, la política es lo único que importa a la hora de ponerle un precio a los mercados. Otro argumento es que Cambiemos no tiene demasiado margen para moverse. 

"El margen de maniobra también es acotado porque las propuestas deben pasar el filtro del Fondo Monetario Internacional. Finalmente, el impacto de nuevas medidas económicas sería limitado por la pérdida de credibilidad en el Gobierno", resaltan.

En el mercado tampoco creen demasiado en que las medidas que se rumorea podría llevar a cabo el Ejecutivo tengan resultados positivos: van desde salir a recomprar deuda en el mercado secundario o volver más angosta la zona de no intervención y aumentar el monto de las intervenciones, hasta medidas fiscales como un alza de las retenciones a las exportaciones para presionar a los sojeros a que liquiden más (y el Tesoro pueda recaudar más todavía).

"Contra la subjetividad de un evento de temor, no hay mucho por hacer si no se revierte la desconfianza que lo sustenta", reseñó Quantum Finanzas, la consultora de Daniel Marx a la hora de explicar el castigo que están recibiendo los bonos por el miedo a un default de la deuda bajo otro mandato del kirchnerismo.

Paradójicamente, este escenario con bonos rindiendo casi 20% en el corto plazo y en dólares se produce en condiciones mucho mejores que otros momentos de la historia argentina.

Quantum tomó tres momentos de estrés de la deuda local: 2008, 2013 y la actualidad. ¿Qué encontró?

-Contexto internacional: en la actualidad, el contexto internacional es más benigno que en el pasado. Claramente, la situación actual no es similar a la de la crisis internacional 2008/09, con una tasa del Tesoro a 10 años que es inferior en 120 puntos a la de aquel entonces, y el riesgo emergente es la mitad en el mismo período. Sin embargo, la situación actual es similar a la de junio de 2013, con niveles similares en ambas variables. 

-Político/financiero: el riesgo local muestra en la actualidad una clara diferenciación entre Argentina y el resto de emergentes, con riesgo país EMBI+ Argentina de 1.000 puntos, casi tres veces el de emergentes. Estos niveles se asemejan al pico de estrés de 2013 (28/6). Sin embargo, el valor de los CDS es inferior. En ese momento, el CDS en 3.000 puntos reflejaba el fallo reciente del juez Griesa que ordenaba a la Argentina pagarle al fondo NML Capital su tenencia de deuda.

-En términos de inversores -en particular del exterior-, la posición técnica actual es muy superior a la de 2013, con lo cual las decisiones de reducción del riesgo argentino en los portafolios pueden implicar movimientos en precios relativamente mayores que en el pasado.
 
-Calidad crédito: en la actualidad se observa una clara diferenciación entre los bonos de Ley Argentina y los de Ley New York. Hayun spread del orden de 200 puntos en los primeros, penalizando el riesgo de mayor consentimiento de la Justicia local ante eventuales escenarios de reestructuración. En ese entonces no había un acuerdo de asistencia financiera con el FMI como ahora, lo cual condiciona el manejo de la política económica en búsqueda del equilibrio fiscal y externo y fundamentalmente permite el acceso a financiamiento.

¿Qué plantea este comportamiento de los activos locales? Consultatio dice que la Argentina cotiza en "modo pánico".

"Los fundamentos macro no son relevantes si su impacto, por ser de mediano plazo, no logran influir en la dinámica electoral", aseguran. 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar