Más artículos

Cambio de tendencia: por qué se frenó la sangría de depósitos en dólares y crecieron por primera vez en más de cuatro meses

Cambio de tendencia: por qué se frenó la sangría de depósitos en dólares y crecieron por primera vez en más de cuatro meses
De a poco, los depósitos en dólares comenzaron a mostrar cierta recuperación. ¿Qué beneficio fiscal tiene esta movida? ¿Cuál es el plan de los bancos?
Por Juan Bergelín
30.12.2019 11.00hs Finanzas

Si bien nadie se anima a cantar victoria en la City, de a poco respiran con cierto alivio por lo que está pasando con los depósitos en dólares. Después de sufrir retiros de hasta u$s1.000 millones en un día, ahora no sólo se frenó el goteo sino que hasta comienza a notarse una leve recuperación.

Los últimos números del Banco Central muestran que en la semana del 16 al 20 de diciembre el stock de colocaciones del sector privado en moneda extranjera aumentó u$s339 millones, un promedio de u$s68 millones por día.

Además, esa fue la primera semana en la cual todos los días crecieron las colocaciones en dólares desde las PASO, cuando comenzó la sangría.

El dato contrasta con lo que pasaba a comienzos de diciembre, previo al cambio de mando presidencial, cuando en 10 días se habían ido u$s436 millones de los bancos, una caída del 2,3% del stock.

Con esos números en mano, algunas entidades ya vuelven a ofrecer, aunque de manera tímida, créditos en dólares para sus exportadores. Otros en cambio, siguen de cerca la situación y esperan para ver una consolidación de la tendencia.

"Parece haber pasado el temor inicial a que toquen los depósitos. Desde que empezaron a anunciar las primera medidas comenzaron a volver los dólares", explicó el director de un banco local.

"Posteriormente, las declaraciones de Martín Guzmán (el ministro de Economía) y las de Pesce (presidente del BCRA), ayudaron a bajar la angustia y el temor de la gente", agregó.

La pata fiscal

El ejecutivo aportó que el factor impositivo también pesó en este cambio de tendencia. En rigor, en un movimiento que se da siempre en los últimos días de diciembre, muchos inversores bancarizaron su tenencia de dólares billetes para evitar el pago de Bienes Personales.

"Igual creció en menor magnitud que en otros finales de año", señaló.

Ocurre que todas las colocaciones en caja de ahorro y plazo fijo, tanto en pesos como en dólares, no pagan este gravamen, a diferencia de la tenencia de dólares billetes, que sí está alcanzada por el impuesto.

Así, cuando cada contribuyente haga su declaración de bienes al 31 de diciembre, abonará este impuesto con alícuotas progresivas, las cuales hasta hoy van desde el 0,25% hasta el 0,75% sobre el valor de los activos, pero que cuando la AFIP reglamente la Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva, irán del 0,5% al 1,25%. Siempre el cómputo es a partir del patrimonio que exceda el mínimo no imponible, que se mantiene en $2.000.000.

Los abogados tributaristas, sin embargo, advierten que la AFIP podría invalidar la exención si se realiza un depósito un par de días antes de fin de año y se retira en los primeros días de 2020, ya que sería leído como un instrumento de "elusión" monetaria y no un ahorro genuino.

¿Quiénes regresan con sus billetes verdes?

Respecto al regreso de lo dólares a los bancos, en la City sostienen que se da tanto entre el público minoristas como entre las empresas. En las estadísticas oficiales, sólo se puede distinguir entre depósitos de más y de menos de un millón de dólares, una cifra demasiado elevada como para diferenciar entre pequeños ahorristas y grandes inversores.

Sin embargo, un ejecutivo de una entidad de primera línea confirmó que "el minorista está volviendo. Lo vemos en nuestro banco".

Desde el 12 de agosto, el lunes siguiente a las PASO, se fueron u$s14.296 millones, una caída del 43,9%. El miedo a un eventual corralito disparó el temor entre los ahorristas, algo que luego recrudeció con el improvisado default de Hernán Lacunza, que impactó de manera directa en los Fondos Comunes de Inversión.

De hecho, el momento de más salida de fondos fue en los días siguientes al "reperfilamiento", algo que también incidió a que Guido Sandleris ponga el primer cepo "light".

De consolidarse esta tendencia, los depósitos en dólares cortarían con una racha de cuatro meses consecutivos de caída. En agosto, el stock se redujo u$s5.541 millones; en septiembre, otros u$s5.240; en octubre se fueron u$s2.284 de los bancos, y en noviembre, ya con el cepo cambiario instalado, u$s658 millones.

En diciembre, pese al repunte de los últimos 10 días, el saldo sigue dando un rojo, pero bastante menor, del orden de los u$s204 millones.

"La mayoría de los dólares que se fueron siguen estando en los bancos, pero en las cajas de seguridad", sostuvo el gerente financiero de una entidad local. "No debería ser tan difícil hacer que esos dólares vuelvan. Con algún incentivo y un poco de confianza se puede lograr", agregó.

El impacto en los préstamos

El primer efecto directo que tuvo esta sangría de depósitos fue que los bancos congelaran las financiaciones en dólares. Ya desde agosto comenzaron a ser más selectivos a la hora de prestar y luego fueron limitando esos créditos a todos sus clientes.

En los últimos cuatro meses, el stock de prefinanciación de exportaciones se desplomó u$s4.753 millones, un recorte de casi el 40%.

En un intento por suplir esta falta de financiamiento, el Central aprobó la semana pasada la posibilidad de que las entidades presten en pesos indexado al dólar. La iniciativa creó los créditos con retribución variable atada al tipo de cambio más una tasa, a convenir por parte de los bancos.

Así, la idea que tiene el Central es que puedan prestar en pesos ajustados al valor de la divisa más 8 o 10 puntos de tasa. "Eso sería un costo muchísimo menor al 90% que le cobran por las líneas en pesos", explican.

Las entidades, en cambio, no ven con buenos ojos estas nuevas líneas, ya que recaería sobre ellas el pago de Ingresos Brutos por esa diferencia de cotización. "El capital no paga Ingresos Brutos, pero el flujo sí. La tasa del préstamo ya tiene incluído ese impuesto, con lo cual lo abona el cliente, pero todo el impuesto que se genere por la devaluación lo pagamos nosotros", explicaron en un banco local.

Según supo iProfesional, hace poco más de un mes, ADEBA le había enviado una carta al entonces presidente del BCRA, Guido Sandleris, para que autorice los créditos dollar linked.

"El préstamo dollar linked se da pesos pero el banco pone en su balance que el cliente debe dólares. Al igual que los que emiten bonos dollar linked", explicó una fuente que participó de ese proyecto. Los nuevos préstamos, en cambio, si bien a simple vista parecen similares, se computan en pesos y la variación del tipo de cambio tiene ese impacto impositivo que los bancos quieren evitar.

Desde el Central reconocen que las entidades deberán pagar Ingresos Brutos por la diferencia de cotización, y sugieren que se lo trasladen a la tasa. "Lo que proponía ADEBA era imposible de hacer. Deberían cambiar la ley para que puedan indexar un préstamo. Se hizo con los UVA pero sí o sí necesita ir al Congreso", comentaron.

Por lo pronto, y ya desde antes que el Central lance esta nueva línea, algunos bancos comenzaron a ofrecer pequeños cupos de préstamos en dólares a sus clientes. El Santander, el BBVA y el Galicia son algunos de los que avanzaron en esa dirección, aunque todavía de manera muy tímida.

"Por ahora vamos despacio, con algo de dólares de fondeo propio. Queremos esperar a ver cómo siguen los depósitos después del 1 de enero para analizar cuánto del crecimiento es genuino y cuánto fue por el efecto impositivo", reveló un ejecutivo de una de esas entidades.

Seguir el día a día de los depósitos será clave. Pasar la prueba del 10 de enero dará una pauta más certera de cuál es la capacidad prestable que tienen los bancos.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Temas relacionados