Más artículos

Brasil es el epicentro de la fuga de capitales en América Latina: pierde casi u$s12.000 millones en dos meses

Brasil es el epicentro de la fuga de capitales en América Latina: pierde casi u$s12.000 millones en dos meses
En menos de tres meses, Brasil se convirtió en la zona cero de la salida de capitales de la región y uno de los epicentros del bloque emergente
26.03.2020 08.30hs Finanzas

En menos de tres meses Brasil pasó de ser el nuevo ojo derecho de los inversores en América Latina, ansiosos por que confirmase sus señales recuperación —esta vez parecía que sí, que era la buena—, a ser la zona cero de la salida de capitales de la región y uno de los epicentros del bloque emergente.

En los dos primeros meses desde el estallido de la crisis del coronavirus el gigante latinoamericano ha sufrido salidas de capitales por valor de 11.730 millones de dólares (10.825 millones de euros), según la base de datos del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés, una organización en la que está representada la plana mayor de la banca mundial), según indicó El País.

México va a la zaga de Brasil, aunque a mucha distancia: un mes y medio después del inicio de la crisis del coronavirus (el último dato disponible en el país norteamericano) ya había sufrido la salida de 2.000 millones de dólares de su economía. Una cifra también gruesa, a pesar de no incluir aún las fugas de dinero invertido en Bolsa, pero a años luz del gigante sudamericano: en ese mismo periodo —para que ambos datos sean plenamente comparables—, Brasil ya había perdido más de 10.000 millones de dólares, en su mayoría por venta de acciones. El tercer país de la región incluido en la estadística, Colombia, apenas sufre pérdidas.

Los emergentes en su conjunto y, muy particularmente los países latinoamericanos, se llevan la peor parte cuando los inversores repliegan velas y se refugian en la liquidez en dólares. Y esta vez esa norma se está cumpliendo a rajatabla: como receptores netos tanto de inversiones en Bolsa y deuda procedentes del exterior como de inversión extranjera directa —todavía no incluida en esta estadística: habrá que esperar al cierre del primer trimestre para poder tenerlos— y, según los datos de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad, por sus siglas en inglés), esta caerá entre un 5% y un 15% entre este año y el próximo. Las monedas de la región también se han visto arrastradas y un puñado de ellas han caído hasta zona de mínimos históricos. El desplome del real brasileño ha sido especialmente abultado, en consonancia con los datos de salida de capitales disponibles hasta ahora.

"Brasil es un país muy sensible a lo que ocurre en el exterior y, por su tamaño, es una buena aproximación del riesgo de los emergentes en general. Muchos administradores de carteras y fondos de inversión tienen el mandato de vender activos del bloque y, al ser un mercado grande y líquido, las salidas son mayores", explicó el economista jefe del IIF para América Latina, Martín Castellano.

"El otro factor tiene que ver más con los fundamentos de Brasil: una economía que sale de una recesión muy prolongada y que está muy expuesto a la venta de materias primas, (cuyo consumo ha caído en picado con el coronavirus) China, el país que sufrió primero el choque del coronavirus", añadió.

Aunque todavía habrá que esperar unos días para que los datos sean completamente homogéneos y comparables entre los tres países latinoamericanos analizados, Castellano no alberga dudas: Brasil es el epicentro de la salida de capitales de la región desde que comenzó la crisis.

Con todo, el recorte en las previsiones de crecimiento de la patronal global de la banca, es generalizada en todo el subcontinente y, más aún, en todos los emergentes. La salidas de capitales, junto con el frenazo en seco en las ventas de materias primas —con el petróleo por los suelos— y el golpe encajado por los mercados financieros de todo el mundo "han cambiado sustancialmente" el panorama económico del bloque en vías de desarrollo y, muy especialmente, el de los países latinoamericanos.

"El coronavirus y el estrés en los mercados golpea al mundo emergente en un contexto de bajo crecimiento persistente e inversión débil, lo que hemos caracterizado como un estancamiento secular. Tanto Asia como Latinoamérica sufrirán por la combinación de precios bajos de los productos básicos, dislocación financiera y recesión en socios comerciales clave", subrayan los técnicos de la organización en el último informe de perspectivas del organismo con sede en Washington.

Según las últimas proyecciones del IIF, actualizadas esta misma semana, América Latina se expone a una enorme dentellada económica por el virus: su economía retrocederá un 2,7%, frente a la expansión del 1,2% prevista cinco meses atrás. Las cinco grandes economías del área cerrarán el ejercicio en negativo: Argentina caerá un 3,1% frente al 1,6% pronosticado hasta ahora; Chile pasa de crecer un 3,2% a caer un 2,3%; Colombia pasa del 3,3% al -0,4%; México, del 1,2% al -2,8%; y Brasil, del 2% al -1,8%. Pese al batacazo, estas cifras son prudentes: en México, por ejemplo, las autoridades ya esperan un golpe aún mayor sobre el crecimiento que el que contempla la patronal bancaria mundial.

"El choque se produce sobre una posición de partida pobre, tras años de crecimiento decepcionante. Incluso bajo el supuesto de una fuerte recuperación en 2021, el PIB seguirá ampliamente por debajo de la tendencia", apuntan sobre México.

"Y Brasil está en una situación similar, con mucha capacidad ociosa en la economía", cierran los técnicos del Instituto de Finanzas Internacionales. Sin que haya terminado aún marzo ya hay algo claro: 2020 será un año para olvidar.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Te puede interesar