Dólar versus plazo fijo: qué pueden esperar ahorristas para estas dos inversiones en los próximos meses

En pocas semanas, los dólares libres escalaron y generaron más retornos que un plazo fijo, pero el balance de los últimos 12 meses es distinto. Qué pasará
Por Mariano Jaimovich
05/12/2021 - 19,01hs
Dólar versus plazo fijo: qué pueden esperar ahorristas para estas dos inversiones en los próximos meses

La inflación en niveles altos y un tipo de cambio oficial que todavía sigue muy lejos del valor que tiene el dólar libre, encienden distintos interrogantes entre los pequeños ahorristas argentinos, respecto al clásico debate sobre si conviene más, en este momento del país, volcar los pesos a un plazo fijo tradicional. O bien, inclinarse a comprar divisas.

A contramano de lo que varios inversores creen, más allá de la suba de los precios de los dólares libres de las últimas semanas, no siempre el billete estadounidense le gana en rendimiento a las colocaciones en pesos.

De hecho, en los últimos 12 meses, las apuestas en moneda nacional ofrecieron mejores ganancias que la compra de divisas.

Y en el transcurso del 2021, el resultado de una u otra opción fue variando en los distintos períodos, al generar un cambio de "ganador" de acuerdo al momento analizado.

Por ejemplo, aquél que invirtió en un plazo fijo tradicional a 30 días, en el que obtiene un 3% mensual de renta, debe de estar lamentándose frente a los rendimientos que logran en el mismo tiempo quienes compraron divisas, tanto a través del mercado informal (dólar blue) como mediante el arbitraje que propone el dólar MEP.

"De sólo advertir que esta última cotización de dólar bursátil subió 10% en sólo 30 días, y triplicó así la ganancia que ofrece una colocación bancaria, el ahorrista debe estar replanteando su estrategia", dice a iProfesional el analista Andrés Méndez, director de la consultora AMF Economía.

De hecho, en todo noviembre el valor implícito de dólar contado con liquidación asciende 20%, mientras que las de MEP (o Bolsa) crece 10%.

Ahora bien, si el análisis se traslada a los últimos seis meses, y se comparan las rentas obtenidas desde la segunda mitad de mayo al presente, se puede apreciar que aquellos que compraron dólar MEP y billetes blue consiguieron un rendimiento que supera en 50% al que tuvo un ahorrista de plazo fijo.

Es decir, en los últimos seis meses, el ahorrista que apostó y fue renovando cada 30 días su colocación bancaria en pesos, ganó en ese lapso casi 20%. En cambio, aquellos que se dolarizaron consiguieron una renta de alrededor de 30%.

"Este último semestre fue a ´puro dólar´, aunque la visión completa del gráfico podría esbozar una sonrisa digna de una revancha para el depositante en plazo fijo. Es que en el último año fue ésta la alternativa más redituable, ganándole por goleada a quien se posicionó en dólar blue en noviembre de 2020. Incluso, aquél que compró dólares a través de la Bolsa, en aquella época, los rindes obtenidos al presente son inferiores a los del plazo fijo", resume Méndez.

Sin embargo, si se analizan los últimos 12 meses, la ecuación se invierte para los inversores.

Es que el ahorrista de plazo fijo tradicional obtuvo de renta 43,8% en ese período, mientras que aquel que fue por dólar MEP acrecentó 40,1% la cantidad de pesos. Y el que apostó por el mercado ilegal, sólo ganó 22,6% en el mismo período.

En el acumulado de los últimos 12 meses, el plazo fijo tradicional rindió más que el dólar.
Pese a las últimas subas de los dólares libres, en el acumulado de los últimos 12 meses, el plazo fijo tradicional rindió más que el billete estadounidense.

Qué se espera para próximos 6 meses

Respecto a que ocurrirá desde ahora en adelante con la "guerra" entre plazo fijo y la compra de dólares, también las estimaciones de los analistas cambian de acuerdo al plazo considerado.

En resumen, se ven mejores perspectivas para la compra de divisas en el corto plazo, pero se estima que, en el acumulado de los próximos 6 meses, la inversión ganadora en dicho período será la colocación de pesos a plazo fijo tradicional.

"Este comportamiento, que pareciera estar más vinculado con algún resultado aleatorio que con la clásica oferta y demanda de divisas del mercado, responde, en un contexto de volatilidad, a la cíclica liquidación de divisas de los exportadores cerealeros y aceiteros de nuestro país, que explican una porción sustancial de las ventas externas del país", explica Méndez.

Y completa: "Tradicionalmente, los segundos semestres de cada año son dificultosos para la supervivencia del peso. En tanto, la primera mitad de cada ejercicio es más llevadera, en especial por la inminencia del ´trimestre de oro´, que es el segundo trimestre del año", por la liquidación fuerte de divisas por parte de las exportaciones del campo.

En concreto, en los últimos meses del año, según este experto, a cada mes "le faltan" alrededor de u$s1.000 millones de abastecimiento de divisas, "privilegio que se derrama sobre los meses de abril a junio".

"Naturalmente, las tempestades domésticas tienden a diluir cualquier lógica que pueda aportar el flujo neto de divisas", aclara este analista sobre el momento actual del país.

Aunque también pesa que en el período actual de fin de año cae la oferta estacional de dólares.

"Bajo este supuesto, puede esperarse que en un plazo de tres meses, hasta inicios de marzo, el dólar blue, y quizás también el MEP, puedan superar a los rendimientos del plazo fijo tradicional", detalla Méndez.

Pero, agrega que, nuevamente, "la proximidad del segundo trimestre de 2022 tenderá a cambiar el curso de la historia, aplanándose la cotización de las divisas financieras y manteniéndose el lento ascenso del rendimiento de los plazos fijos. En rigor, se espera una mayor paridad que la observada en los últimos meses, donde la evolución de los precios de los tipos de cambio libres apabullaron al rendimiento de los pesos colocados a plazo renovados cada 30 días".

Así, se espera que dentro de 6 meses el plazo fijo rinda alrededor de 20% acumulado, mientras se proyecta que el dólar blue suba apenas 15% y el MEP un 10% en todo ese período.

Más allá que en lo inmediato se espera una mayor devaluación, Para los próximos 6 meses se espera que el plazo fijo le vuelva a ganar al dólar.
Más allá que en lo inmediato se espera una mayor devaluación, para el acumulado de los próximos 6 meses se espera que el plazo fijo le vuelva a ganar al dólar.

Estas proyecciones son la radiografía actual que realizan los analistas en base a las expectativas del momento para los próximos meses. Si alguna condición cambia, todo puede modificarse.

"Puede esperarse que las paridades cambiarias financieras mantengan en valores reales los niveles que presentan en la actualidad, o sea, que evolucionen a la par de la inflación, aunque comience a ralentizarse el dólar MEP por la intervención que pueda efectuar el Banco Central en el arbitraje de bonos", sostiene Méndez.

Sin embargo, considera que, a partir de marzo, y con más intensidad entre abril y mayo, se espera una "mayor tranquilidad cambiaria", por la liquidación del campo de divisas de las exportaciones.

En tanto, por el lado del rendimiento de los plazos fijos minoristas, se prevé que permanecerá en una tasa ofrecida del 3% mensual.

"Precisamente, en los últimos tres meses de la simulación, las colocaciones en pesos recuperan lo perdido en la fase inicial y pasan a liderar los seis meses analizados", resume Méndez.

Para mayo del 2022, por la liquidación de divisas del agro, se espera que el precio del dólar libre se ubique en torno a los $230.
Para mayo del 2022, por la liquidación de divisas del agro, se espera que el precio del dólar libre se ubique en torno a los $230.

En el mismo sentido, los pronósticos estiman para mayo de 2022, que el dólar blue puede ubicarse en $232, mientras que el MEP se establecería en torno a los $225.

Temas relacionados